Los asesores de Mas: "El veto de España no tiene fuerza para echarnos de la UE"
  1. España
  2. Cataluña
NUEVO INFORME SOBRE LA PERMANENCIA EN EUROPA

Los asesores de Mas: "El veto de España no tiene fuerza para echarnos de la UE"

Pase lo que pase, Cataluña lo tiene muy fácil para convertirse en un nuevo Estado de Europa. Lo que diga un posible veto de España no es tan importante.

placeholder Foto: El presidente de la Generalitat, Artur Mas (EFE)
El presidente de la Generalitat, Artur Mas (EFE)

Pase lo que pase, Cataluña lo tiene muy fácil para convertirse en un nuevo Estado de Europa. Lo que digan altos dirigentes comunitarios e incluso un posible veto de España no son importantes. “No es previsible que el veto de un Estado, en este caso el Estado matriz [o sea, España] tenga tanta fuerza como para expulsarnos de la UE y ponernos a la cola para ingresar de nuevo, junto a Turquía o Serbia. Es impensable que un país sólo pueda obligar a tomar decisiones que puedan poner en peligro la integración de la UE”, explicó este lunes Carles Viver Pi-Sunyer, presidente del Consejo Asesor para la Transición Nacional (CATN), el organismo que asesora a Artur Mas en el tema de la secesión.

Para los nacionalistas, afirmó Viver, “la cuestión no es saber si el Estado catalán formará o no parte de la UE, sino que es cuándo y cómo se hará”. Porque ya lo dan por hecho, vaya. Los expertos, no obstante, reconocen que un hipotético veto podría retrasar la plena integración. “Lo que sí podría hacer el veto es disuadir a algunos Estados a adoptar el primer escenario previsto por nosotros, por lo que tendríamos que ir a un escenario en el que haya un periodo transitorio de integración”, añadió el jurista.

El informe establece cuatro escenarios diferentes para Europa en el caso catalán: el primero, que Cataluña, si se independizase, continuaría automáticamente dentro de la UE con todos sus derechos de Estado miembro; el segundo, que pudiese haber una adhesión rápida, en la que se abriría un periodo de integración sin que durante ese periodo Cataluña perdiera mientras tanto ninguno de sus derechos con la UE; el tercero sería la posibilidad de tener que abandonar la UE y convertirse en un tercer país, y hubiera de ponerse a la cola e iniciar un ingreso por la vía del artículo 49 del Tratado de Adhesión; la cuarta, que se quedara para siempre fuera de la UE gracias al veto permanente de algún Estado miembro.

placeholder

Para los asesores de Mas, sólo son posibles los dos primeros escenarios. “A la vista de este informe, constatamos la posibilidad del proceso de transición nacional que llevamos a cabo como país. Las cuestiones políticas y económicas son cruciales para la integración de Cataluña en el seno de la UE. Y tanto en términos políticos y económicos, las cosas se están haciendo razonablemente bien”, señaló Francesc Homs, portavoz del Gobierno catalán y consejero de Presidencia.

De ahí que, refiriéndose tanto a declaraciones del ministro Cristóbal Montoro como a la intervención de Mariano Rajoy en el pleno del Congreso de los Diputados el pasado martes, el consejero subrayase que el informe “es el ejercicio más sólido, transparente y riguroso que se hace sobre el debate de la independencia. Por primera vez, se analizan todos los escenarios posibles. Y es evidente que ni divagaremos por el espacio sideral ni pasaremos a residir en las islas de Robinson Crusoe. En este sentido, nos gustaría un poco más de rigor y un poco menos de propaganda”.

Nadie tiene razón

Viver, por su parte, afirmó que no es posible decir categóricamente qué pasará mañana si Cataluña se independiza porque “ni en el derecho europeo ni en el derecho internacional se plantea de manera expresa un caso como el catalán o ni siquiera como el escocés”. Pero aun así, subrayó que “hay un conjunto de reglas y principios que se han de respetar. La primera conclusión que sacamos es que las tesis que afirman que Cataluña quedaría automáticamente fuera de la UE no tienen una base jurídica sólida. Pero tampoco la tienen las tesis contrarias, que afirman que Cataluña quedaría automáticamente dentro de la UE”.

Los expertos, no obstante, tienen en cuenta una segunda premisa fundamental: que la UE, “cuando se le han planteado supuestos parecidos, siempre ha tenido una actitud extremadamente flexible y pragmática para conjugar los intereses de la propia UE, de los Estados miembros y de los territorios que se quieren independizar”. Se ha visto, afirman en casos como el de Groenlandia, la reunificación de Alemania o Chipre. Pero también admitió Carles Viver que se estudia con lupa el proceso de Kosovo para conocer al detalle las concesiones “de Estado” que la UE admite en este caso concreto.

placeholder

El presidente del CATN subrayó también que el que se quiera reconocer a Cataluña como un Estado independiente “es una cuestión que depende no tanto de criterios jurídicos, sino que pesarán más los criterios políticos y, especialmente, los económicos”. Por tanto, a la hora de prever qué pasará, habrá que sopesar “los argumentos de peso que se pongan encima de la mesa y la fuerza persuasiva de estos argumentos en la UE y en cada uno de sus Estados miembros”.

Viver explicó varios argumentos que se utilizarán en el previsible debate sobre la secesión. Como, por ejemplo, el “efecto emulación” que puede tener la independencia de Cataluña “en regiones que aspiran a la independencia. Si se las admite, se puede dar la impresión de una UE demasiado permisiva. Otro elemento es el principio de integridad territorial del artículo 4.2 del Tratado de Adhesión. Y otro elemento más que tenemos en cuenta es el veto-sanción, ya que algunos Estados miembros pueden tener la tentación de vetarnos, simplemente como sanción, por habernos atrevido a dar el paso”.

La economía, crucial

Los asesores de Mas, no obstante, aluden al “ADN de la UE, que es una organización de integración, no de cooperación. O sea, que entre sus principios fundamentales dice que quiere integrar el mayor número de Estados europeos. Y, si es así, iría contra su ADN excluir a una región o un Estado cuya economía está plenamente integrada en la UE, que está homologado, con una cultura también integrada. Además, si se expulsa a Cataluña de la UE, se condenaría a 6,5 millones de personas a perder sus derechos. Este es un elemento que tendrá en cuenta la UE a la hora de tomar una determinación, porque también hay ciudadanos europeos residiendo aquí que, de la misma manera, verían minorados sus derechos”.

Y desde el punto de vista económico, “tenemos más ventajas que inconvenientes siguiendo juntos, mientras que todos tendríamos enormes perjuicios si se levantan aranceles, puesto que eso perjudicaría a muchas empresas radicadas aquí o a inversores que tienen intereses financieros muy importantes. Eso sin contar que Cataluña es la puerta de entrada a Europa de las mercancías que van desde España a la UE. Pero luego hay otra razón de peso: Cataluña no sería un estado receptor neto de fondos europeos, como España, sino que sería un contribuidor fiscal neto”. En este sentido, Homs subrayó que, en términos relativos, Cataluña supera a Alemania como contribuyente de la UE, ya que envía a ésta el 0,69% de su PIB, mientras que los alemanes contribuyen sólo con el 042% de su PIB.

Independencia PIB Cataluña Francesc Homs Artur Mas Mariano Rajoy Cristóbal Montoro
El redactor recomienda