Es noticia
Menú
Mas responde: “La voluntad del pueblo catalán no la podrá parar el Congreso”
  1. España
  2. Cataluña
TRES VÍAS ‘LEGALES’, CERRADAS DE GOLPE

Mas responde: “La voluntad del pueblo catalán no la podrá parar el Congreso”

Artur Mas ha afirmado que el rechazo del Congreso a la consulta soberanista es una oportunidad perdida y un punto y aparte, pero el camino continúa

Foto: Fotografía facilitada por la Generalitat de Cataluña del presidente Artur Mas durante su comparecencia. (EFE)
Fotografía facilitada por la Generalitat de Cataluña del presidente Artur Mas durante su comparecencia. (EFE)

El Congreso de los Diputados no parará el proceso catalán. Eso es, al menos, lo que prometió el presidente catalán, Artur Mas, nada más terminar el debate. “Quieren presentarlo como un punto y final, pero, como presidente de Cataluña, os he de decir que esto no es un punto y final. La dolorosa votación de hoy es un punto y seguido. Y a partir de este ‘no’ doloroso, las instituciones catalanas buscarán la construcción de marcos legales para hacer la consulta el 9 de noviembre y dar la voz al pueblo de Cataluña. Aquí no se acaba todo, ni mucho menos”, subrayó el president. Y todo porque “al final, la voluntad del pueblo no la puede parar una votación del Congreso de los Diputados. Mientras sea cívica, firme, democrática y pacífica, no la podrán parar”.

El dirigente nacionalista afirmó que “hoy se perdió una nueva oportunidad. La perdió el Gobierno español y los partidos estatales. Habíamos ido con la mano extendida porque había voluntad de acuerdo, de pacto, de negociación”. Y añadió que “nuestra mano seguirá extendida durante los próximos meses para llegar a acuerdos, a pesar de que siguen con el ‘no’ a todo”.

.

Mas señaló, asimismo, que “han podido decir 'sí' pero no han querido. Lo lamento mucho. Tenían marcos legales suficientes para tramitar esta propuesta. Lo han dicho constitucionalistas españoles de alto nivel. Pero no han querido. Ellos tienen más fuerza política y más fuerza financiera. Son más poderosos y que no confundan: no ha habido voluntad política”.

Mas aseguró en su alocución que, “en su obsesión del ‘no’ a todo, ni si quisiera han dejado tramitar esta proposición no de ley que hubiese podido incorporar luego enmiendas. Y los grandes partidos tienen miedo a que el pueblo de Cataluña vote. Lo constato. Lo vi en las intervenciones de PP, PSOE y UPyD. Es una lástima. Pero ese miedo se debe a que saben que están en falso respecto a Cataluña”.

Un alto dirigente de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) detalla a El Confidencial un poco más la hoja de ruta que se prevé para los próximos meses. “No está todo perdido. Nuestro próximo paso es aprobar la Ley de Consultas y acogernos a la legalidad catalana para poder convocar el referéndum” subrayó esta fuente. Y esta es la posición oficial de casi todos los nacionalistas catalanes tras el ‘no’ del Congreso de los Diputados a ceder la competencia para convocar el referéndum soberanista.

Tres vías cerradas de golpe

El pleno del Congreso de los Diputados, sin embargo, no sólo dio al traste con una de las vías legales que el Instituto de Estudios Autonómicos (IEA) había recomendado a Artur Mas. En realidad, cerró tres puertas que los expertos explicaban. Porque el posicionamiento del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, echó por tierra la posibilidad de aplicar el artículo 150.2, que era el que se discutía ayer y que no es otra cosa que la delegación de la potestad de convocatoria de un referéndum a la Generalitat de Cataluña.

Mariano Rajoy (i) habla con Alicia Sánchez-Camacho, presidenta del PPC. (EFE)
Junto a esta vía legal, Rajoy finiquitó otras dos posibilidades: una era la aplicación del artículo 92.1 de la Constitución, por el que el Gobierno central puede convocar un referéndum sobre “decisiones políticas de trascendencia especial”. Evidentemente, el presidente español no piensa convocar nada. Y la otra puerta que se cierra es la de la reforma de la Constitución en el sentido de que esta pueda incorporar de manera expresa un referéndum de ámbito autonómico.

Ahora, a Mas le quedan sólo dos vías legales, Otra cosa es que pueda echar mano de ellas. La primera es aplicar la Ley 4/2010, que no es otra cosa que la Ley de Consultas del Parlamento catalán. La otra es utilizar la Ley de Consultas No Referendarias al amparo del artículo 122 del Estatuto. Esta última ley es la que se tramita actualmente en la Cámara autonómica, aunque dependiendo de su redactado, existe la posibilidad de que sea recurrida por el Gobierno central ante el Tribunal Constitucional, lo que implicaría su paralización.

Mas, no obstante, tiene un problema: cualquiera de las dos últimas vías sólo se puede aplicar si el Estado no recurre ni los textos legales ni la consulta que se promueva.

Ante este negro augurio sobre el referéndum, ¿qué puede pasar el 9 de noviembre, la fecha fijada por el frente soberanista para la consulta? El propio portavoz de la Generalitat y consejero de Presidencia, Francesc Homs, lo expresó muy gráficamente ayer: “Votar, se votará, ¿o es que van a suspender la democracia en Cataluña?”.

El conseller de Presidencia de la Generalitat, Francesc Homs. (EFE)
“No nos vamos con resignación, sino con más determinación”, advirtió en su réplica el portavoz de CiU en el Parlamento catalán, Jordi Turull. “No vamos a volver a Cataluña con los brazos caídos. No nos vamos a rendir. Esto no acaba aquí. Tenemos un mandato democrático que cumplir y es legal. Acepten el juego democrático. Podemos presentarnos a unas elecciones proponiendo un referéndum y eso es legal y la gente puede votarlo. El 9 de noviembre votaremos, ya que no hay ninguna ley que prohíba votar porque votar es democrático. No venimos a pedir permiso, sino a buscar un acuerdo para la democracia”, espetó también Marta Rovira, portavoz de ERC.

“Nos saldremos con la nuestra: votaremos”

Fuentes nacionalistas señalaron a El Confidencial que pocas cosas van a cambiar en un futuro inmediato. “Se esperaba la decisión de hoy. Pero aún queda mucho camino. Y los catalanes nos saldremos con la nuestra: votaremos”, señala un alto dirigente de Convergència.

Es una decisión irrenunciable. Pero ¿cómo? Admiten, en privado, que si el Gobierno central cierra todas las puertas, el referéndum no se podrá realizar. Y, entonces, Cataluña tendrá que ir a unas “elecciones plebiscitarias”.

Admiten también, sin embargo, que lo que se convocarán serán unas simples elecciones autonómicas, aunque con “connotaciones especiales”. Ahí es donde entrará el juego la capacidad de los diferentes partidos que forman el frente soberanista para tratar de consensuar, al menos, una parte de sus programas electorales para introducir en los mismos el compromiso de declarar la independencia o, como mínimo, de convocar un referéndum independentista.

David Fernández, portavoz y diputado de la Coordinadora d’Unitat Popular (CUP), la formación que, aunque forma parte del frente soberanista no apoyaba la petición al Congreso, reconoció que la jornada fue “la crónica de una muerte anunciada” y sentenció que “la Transición ha muerto”.

Movilizaciones continuas e inminentes

El dirigente independentista subrayó el bloque monolítico de la “mayoría parlamentaria española”, a la que calificó de “búnker” y habló de “agotamiento de régimen y de profunda anomalía democrática”. También achacó a los partidos mayoritarios su “imposibilidad de escuchar y la ausencia absoluta de voluntad resolutiva”. Fernández también detalló la respuesta que tendrá la postura del Congreso de los Diputados: movilizaciones continuas, la primera el próximo sábado, a favor del “triple sí”: sí al referéndum, sí a la independencia y sí a los Països Catalans”. En el acto tomarán la palabra los tres diputados autonómicos de la CUP y representes de diferentes organizaciones o personajes relacionados con la cultura, como Salam Almaslamami, presidenta de la Comunidad Palestina en Cataluña, o el actor Sergi López.

La Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) también tiene en agenda una batería de movilizaciones y ya ha previsto una concentración de protesta para este mismo miércoles. Y Carme Forcadell, presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), que el pasado sábado aprobó su hoja de ruta (donde también están previstas unas “elecciones plebiscitarias” en caso de que fracasen todas las demás vías), alertó de que el debate del Congreso “es un paso que era preciso dar para visualizar ante Europa y el mundo que el Gobierno español no quiere dialogar”. Y a última hora, tuiteó su determinación: “El 2012 demostramos que somos muchos los que queremos un estado libre y soberano, el 2013 demostramos que estamos preparados y el 2014 decidiremos”.

Todos ellos, sin embargo, como dejaron patente los representantes del frente soberanista que defendieron la propuesta en el Congreso ayer, tienen un punto en común: el proceso es irreversible. O, al menos, ya nada volverá a ser como antes.

El Congreso de los Diputados no parará el proceso catalán. Eso es, al menos, lo que prometió el presidente catalán, Artur Mas, nada más terminar el debate. “Quieren presentarlo como un punto y final, pero, como presidente de Cataluña, os he de decir que esto no es un punto y final. La dolorosa votación de hoy es un punto y seguido. Y a partir de este ‘no’ doloroso, las instituciones catalanas buscarán la construcción de marcos legales para hacer la consulta el 9 de noviembre y dar la voz al pueblo de Cataluña. Aquí no se acaba todo, ni mucho menos”, subrayó el president. Y todo porque “al final, la voluntad del pueblo no la puede parar una votación del Congreso de los Diputados. Mientras sea cívica, firme, democrática y pacífica, no la podrán parar”.

Artur Mas
El redactor recomienda