La venganza de la esposa de Maragall: apoya a los críticos del PSC contra Navarro
  1. España
  2. Cataluña
HABÍA ROTO EL CARNET DEL PARTIDO PÚBLICAMENTE

La venganza de la esposa de Maragall: apoya a los críticos del PSC contra Navarro

Las desavenencias de la familia Maragall con el PSC todavía viven episodios bélicos: la esposa del expresident se posiciona contra la dirección oficialista

placeholder Foto: Pasqual Maragall (c), junto con su esposa Diana Garrigosa (i). (EFE)
Pasqual Maragall (c), junto con su esposa Diana Garrigosa (i). (EFE)

La venganza es un plato que se sirve frío. Es un viejo dicho que cada día está más de moda y que cuenta con más ejemplos prácticos. Por ejemplo, las continuas desavenencias de la familia Maragall con el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) todavía viven episodios bélicos aun cuando nadie de esa familia milita ya en la veterana formación. Es más: Diana Garrigosa, esposa del expresidente de la Generalitat Pasqual Maragall, se posiciona ahora contra la dirección oficialista.

Así, como suena, a pesar de que hace casi ocho años que rompió el carnet del partido. Desde entonces, su marido dejó primero la presidencia del PSC; luego, dejó el partido; y, finalmente, su cuñado, Ernest Maragall, abandonó también el PSC para crear Nova Esquerra Catalana (NEC), que se coaliga con ERC en las próximas europeas.

El motivo de la vuelta a la escena de Garrigosa, sin embargo, son las primarias que el PSC inaugura en Barcelona para elegir el candidato en las próximas municipales. El sábado, militantes o simpatizantes pueden votar por cualquiera de los cinco candidatos que se presentan: el exportavoz del partido, Jaume Collboni, el actual líder del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Martí, la diputada Rocío Martínez-Sampere, la exdiputada Laia Bonet y la concejal Carmen Andrès.

Cada uno de ellos tiene su propio perfil y ha buscado la diferencia respecto a sus rivales. Pero estas primarias no son cualquier cosa: el PSC se encuentra en uno de los momentos más delicados de su historia, con una creciente protesta interna alentada por el sector independentista o soberanista. Y el tira y afloja con el líder del partido, Pere Navarro, no podía obviar esta cita electoral como uno de los escenarios para elevar sus cuotas de poder.

El exconseller Ernest Maragall (d), en una rueda de prensa junto al líder de ERC, Oriol Junqueras. (EFE)De esta manera, el mismo día en que se acababa la campaña de los cinco candidatos antes de la jornada de votación, el sector crítico del PSC salió del armario y apoyó a su candidato, que no es otro que Jordi Martí, que apostó desde el primer momento por convertir al veterano partido en un paladín de la independencia.

Lo malo, sin embargo, es que hay firmas que apoyan a este candidato que corresponden a nombres de peso que no pueden pasar desapercibidas. Una de ellas es la de Diana Garrigosa, que en realidad está en su derecho a apoyar al candidato que más le guste, pero que no es menos cierto que rompió públicamente el carnet del PSC después de que el partido no apoyara a su marido y lo descabalgara de la candidatura a presidir la Generalitat en el año 2006, cambiándolo por José Montilla. Garrigosa nunca perdonó a los socialistas ese desaire. Ahora, apoyando al candidato más crítico con la dirección oficialista, consuma su venganza por la traición a su marido.

Otro de los nombres que adornan la lista de apoyos de Martí es Toni Comín, exdiputado del PSC y hace poco reluciente fichaje de ERC. Además, el dirigente local socialista cuenta con la firma de Joan Ignasi Elena, líder de la corriente Avancem y uno de los diputados críticos que rompieron la disciplina de voto del PSC en el Parlamento catalán porque apoyan la estrategia del frente independentista (formado por CiU, ERC, ICV y CUP).

La exconsellera Montserrat Tura. (EFE)Al margen, el ala catalanista del PSC tomó partido también por Martí: los exconsejeros Antoni Castells, Montserrat Tura, Marina Geli y Joan Manuel del Pozo firman el manifiesto.

El texto del mismo alaba el programa inequívocamente de izquierdas de Jordi Martí por un lado y, por otro, “sus convicciones catalanistas y su defensa inequívoca del derecho a decidir”, que “da credibilidad a su propuesta de una Barcelona capital de Estado y permiten pensar que, con él en la alcaldía, la capital de Cataluña respondería a las expectativas de liderazgo nacional, hoy defraudadas”.

Además, los críticos aprovechan para lanzar un nuevo aviso a Pere Navarro: “Estas mismas convicciones catalanistas son un motivo de esperanza para todos aquellos que creemos en la imprescindible renovación del PSC, para evitar su progresiva marginalidad en la escena política”. Y todo porque si ganan este pulso a Navarro, creen que pueden “enderezar la actual deriva de alejamiento del PSC del corazón del catalanismo político. Los socialistas catalanes necesitan recuperar su posición tradicional al lado de todos los catalanistas”.

PSC Pere Navarro Ernest Maragall José Montilla
El redactor recomienda