Es noticia
Menú
El comercio catalán fragua su ‘Santa Alianza’ contra un megacentro en Barcelona
  1. España
  2. Cataluña
botiguers, supermercados, grandes superficies

El comercio catalán fragua su ‘Santa Alianza’ contra un megacentro en Barcelona

Por primera vez en muchos años todo el sector del comercio catalán se ha unido por una causa. Todos contra el megacentro comercial de Cerdanyola

Foto: (Efe)
(Efe)

Por primera vez en muchos años todo el sector del comercio catalán se ha unido por una causa. Desde la batalla, a mediados de los años noventa, por rebajar las comisiones de las tarjetas de crédito no se recordaba tal unanimidad: todos se han unido contra el megacentro comercial de Cerdanyola (Barcelona), un complejo de 120.000 mque aumentaría en un 1% la superficie de venta en Cataluña.

Esta unidad de intereses aúna por primera vez a sectores tradicionalmente enfrentados, como las asociaciones de pequeños comerciantes -Confederación Catalana de Comerciantes-y las grandes superficies, pasando por la asociación de supermercados Cat-Dis. Operadores de grandes centro comerciales como Unibail-Rodamco también les apoyan. Esta alianza puede reventar un pelotazo que planea la Generalitat para vender suelo público a un gran operador australiano.

La fuerza de estos lobbys, aliados de manera sorpresiva, amenaza los planes de la Generalitat para cerrar una grantransacción desolares. La empresa pública catalana Incasol pretendevender suelo al gigante australiano Westfield, un grupo que vale más de 14.000 millones de euros en bolsa y que quiere entrar en España con un gran proyecto, tal y como ya ha hecho en Italia.

placeholder

La Generalitat ha cambiado ya los usos de este solar para que se pueda construir un megacomplejo comercial de 120.000 m. En esta aprobación se ha dejado notar el poder de estos lobbys. El plan inicial de la Administración catalana era dar luz verde a 200.000 m pero finalmente se ha rebajado el proyecto a casi la mitad en un intento de apaciguar al sector del comercio.

Sin embargo, como explica el secretario general de la Confederación de Comercio de Cataluña, Miquel Àngel Fraile, “incluso con esta configuración es excesivo, porque está la ampliación de Glòries, el nuevo outlet de Viladecans y otros proyectos de ampliación. Y está claro que el comercio no lo aguanta todo”. Muchas nuevas ampliaciones han soliviantado a los comerciantes contra la Generalitat, pero ninguna tanto como el nuevo complejo de Cerdanyola.

Sin referirse en concreto a este proyecto, el director general del grupo Condis, Enric Ezquerra declaraba esta pasada semana que “el comercio en España vive una burbuja. Se siguen abriendo establecimientos, pero con una superficie constante, nadie crece”.

Los planes del Incasol

Incasol se quiere subir a esta burbuja antes de que explote. La empresa pública realizó una serie de compras muy agresivas de suelo y, entre otros proyectos, quería impulsar una gran zona de oficinas tecnológicas en Cerdanyola, junto al Sincotrón. Pero el mercado de oficinas se ha hundido, las tecnológicas no apuestan ni por zonas más consolidadas, como el 22@ en el Poblenou de Barcelona, y para la Generalitat la única manera de darle una salida al proyecto es cambiar los usos de buena parte de la zona y dedicarla al comercial.

placeholder Santi Vila y Artur Mas. (Efe)

Curiosamente, el conseller de Territorio y Sostenibilidad, Santi Vila, del que dependeIncasol, ha calificado la zona de “trama urbana consolidada” cuando actualmente es poco más que un patatal. En todo caso, la limitación a 120.000 m todavía dejaría margen para que el grupo australiano impulsase su proyecto.

“El comercio no lo aguanta todo. Los comerciantes no tenemos la culpa de queIncasol haya acumulado una deuda de 900 millones”, lamenta Fraile.

Pero no son sólo los pequeños comerciantes los perjudicados: centros comerciales como La Roca del Vallès, grandes superficies como el Alcampo de Sant Quirze del Vallès, los Carrefour de Barberà o Terrassa o El Corte Inglés de Sabadell. Y esto en un momento en que las ventas están estancadas o caen. Por ejemplo, las ventas de Carrefour descendieron en España en 2,2% en 2013.

Nueva Ley del Comercio

La nueva batalla de los diversos segmentos del comercio contra los australianos se dará ahora en laLey General del Comercio que prepara la Generalitat. En este texto, los comerciantes quieren condicionar la nueva licencia comercial en Cerdanyola a que se construyan la mitad de las viviendas previstas en la zona. Teniendo en cuenta que el planeamiento prevé 4.700 viviendas, habría que levantar más de 2.400 pisos en un momento de parón inmobiliario total.

placeholder Andreu Mas-Colell. (Efe)
Andreu Mas-Colell. (Efe)

La justificación sería que el nuevo gran centro comercial sirviese para atender a los vecinos de los nuevos barrios, pero no para atraer compradores de la B23, la ronda que conecta Barcelona con el Vallès.

En la práctica esta limitación haría que el proyecto se retrasase tanto que los planes de Westfield o de cualquier otro operador careceríande sentido.Incasol se quedaría sin su pelotazo.

Fuentes del sector del comercio explican que el conseller de Empresa y Ocupación Felip Puig apoya a los comerciantes, mientras que Santi Vila sería partidario de vender a los australianos. Una vez más le tocará al conseller de Economía, Andreu Mas-Colell ejercer de árbitro entre estos intereses encontrados.

Por primera vez en muchos años todo el sector del comercio catalán se ha unido por una causa. Desde la batalla, a mediados de los años noventa, por rebajar las comisiones de las tarjetas de crédito no se recordaba tal unanimidad: todos se han unido contra el megacentro comercial de Cerdanyola (Barcelona), un complejo de 120.000 mque aumentaría en un 1% la superficie de venta en Cataluña.

Andreu Mas-Colell Cataluña
El redactor recomienda