CON LA DEL 9-N ESPERAN GANAR 3 MILLONES LIMPIOS

Lluvia de millones para la ANC: el gran negocio de las camisetas independentistas

La ANC, entidad en torno a la cual se organiza todo el mundo independentista, ha ganado más de 800.000€ vendiendo las camisetas de la Via Catalana

Foto: Cadena a favor de la independencia (Efe)
Cadena a favor de la independencia (Efe)

La Asamblea Nacional Catalana (ANC), la entidad en torno a la cual se organiza todo el mundo independentista desde hace dos años, ha ganado más de 800.000 euros vendiendo las camisetas de la Via Catalana, es decir, la cadena humana formada de norte a sur de Cataluña el pasado 11 de septiembre, que reivindicaba el referéndum independentista. Esta organización controla la mayor parte del merchandising relacionado con la independencia de la región y, según confirman a El Confidencial fuentes internas de la misma, ha logrado autofinanciarse e incluso obtener jugosos beneficios.

Lo mejor, sin embargo, está por venir, puesto que lo de la prenda con el lema de la Via Catalana fue casi un ensayo: tiene ya lista una nueva camiseta con el lema del 9 de noviembre, la fecha fijada por el frente soberanista para realizar el referéndum independentista. Y, además, cuenta con un plan de marketing personalizado para esta promoción concreta. De este nuevo producto espera vender 500.000 unidades, que a un beneficio de 6 euros por cada una de ellas arrojaría una plusvalía de 3 millones de euros. “Nuestro producto estrella, con el que más ganamos, es la camiseta. Luego, también comercializamos pulseras independentistas, banderas, chapas… pero nada comparado con las camisetas, que nos dejan un mayor margen de beneficio”, señala un miembro de la ANC.

Via Catalana - "És a les teves mans"

“En estos momentos, no nos hace falta ayuda externa, subvenciones o dinero extra. Somos completamente autosuficientes y pagamos sin problema”, explican las fuentes consultadas. La ANC emplea a sólo seis personas. Las demás trabajan gratis para la organización. “La mayoría de la gente no esperamos recibir ninguna compensación económica. Nos basta con saber que trabajamos por nuestro país y no nos importa sacrificar incluso fines de semana o desembolsar gastos por las actividades que hacemos para la Asamblea, porque lo hacemos para defender nuestros derechos y aquello en lo que creemos”. Por si fuera poco, sus dirigentes afirman que tienen a “28.000 ciudadanos que cotizan un mínimo de 5 euros, aunque hay muchos que aportan más por propia voluntad”. Asimismo, hay algunas empresas que realizan donativos “para la causa”.

¿Cuál es el secreto de que una entidad como esta tenga una boyante situación económica a pesar de la crisis galopante? “Es que se llevan las cosas con mentalidad empresarial. Ya no se trabaja como antes, cuando parecíamos una colla de boy scouts. Se ha montado una estructura, se priorizan actividades y se controlan todos los aspectos económicos de la organización”. El otro secreto es racionalizar el gasto y no mantener una estructura onerosa.

La posibilidad de tener unos ingresos constantes por parte de sus militantes (“Todos los afiliados cotizan realmente, no son de aquellos que sólo figuran en el papel”, subrayan) o provenientes de la venta de artículos les da una cierta tranquilidad, puesto que sólo de las cuotas los ingresos llegan a casi 200.000 euros. Ello, unido a una mínima plantilla para que la administración funcione, da pie a sus dirigentes a afirmar que tienen una “estructura eficiente” que implica que no se utilice la organización como instrumento de crecimiento personal y económico.

El núcleo duro se mueve

La ANC entra ahora en una etapa crucial. En estos momentos, tiene dos fechas sobre la mesa por las que tendrá que apostar. La primera es el 11 de septiembre, la Diada Nacional de Cataluña. La segunda, el 9 de noviembre, fecha del hipotético referéndum. Ello da pie a diversos posicionamientos dentro de la organización. Estatutariamente, la ANC ha de celebrar anualmente su asamblea. Pero un núcleo duro de su secretariado maniobra para que este año no se celebre y se prorroguen los mandatos un año más. “Es lógico que, ante el ejercicio tan complicado que nos espera, no queramos romper el ritmo de trabajo del actual equipo. Estamos a nueve meses del referéndum y no podemos permitirnos cualquier cambio de equipo o parón momentáneo”, explican fuentes internas a este diario.

Mientras tanto, la organización va sumando colectivos. Hace escasos días, creó la asociación Secretario de Ayuntamientos por la Independencia en un acto que reunió a 130 secretarios de otros tantos consistorios catalanes. Y el próximo día 21 tendrá lugar en Tarragona la constitución del colectivo Policías por la Independencia, que se nutrirá de mossos d’esquadra y de guardias urbanos afines a esta ideología.

En una buena situación económica se encuentra también la otra gran entidad cívica independentista, Òmnium Cultural. Desde hace una década, esta organización pasó de tener 7.000 afiliados (este era el número de los que cotizaban en realidad) a los 34.000 actuales. La gran expansión se realizó durante los mandatos de Jordi Porta, mientras que la actual presidenta, Muriel Casals, sólo ha tenido que ir remando en la misma dirección. Òmnium es, de lejos, la entidad que más dinero ha recibido tradicionalmente de la Generalitat, aunque el año pasado ya renunció a una parte de las subvenciones aprovechando los drásticos recortes del Gobierno de Artur Mas, y este año apenas recibirá ayudas públicas.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios