MONCLOA CONOCÍA EL ENCUENTRO DE ANOCHE

Rubalcaba cena con Godó y la élite de la empresa catalana que pide una “tercera vía”

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, voló ayer por la noche a Barcelona para entrevistarse con significados representantes del empresariado y el mundo financiero catalán que piden una 'tercera vía' entre Mas y Rajoy

Foto: Fotografía de archivo de Rubalcaba (c), el vicepresidente de Caixabank (d) y Javier Godó. (EFE)
Fotografía de archivo de Rubalcaba (c), el vicepresidente de Caixabank (d) y Javier Godó. (EFE)

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, voló ayer por la noche a Barcelona para entrevistarse con significados representantes del empresariado y el mundo financiero catalán preocupados por el desafío independentista planteado por Artur Mas, pero partidarios de la negociación “con el Estado”. El dirigente socialista, que insiste en proponer una reforma federal de la Constitución como salida, fue ayer el invitado de honor en una cena organizada por el conde de Godó en su casa.

A la cena asistieron Javier Godó, presidente del grupo Godó, vicepresidente de La Caixa y anfitrión de la jornada; el presidente de CaixaBank, Isidre Fainé; el expresidente de Mediaplanning, Leopoldo Rodés: el presidente de Puig, Marc Puig; el presidente de Mango, Isak Andic, y el presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu. El presidente de Planeta, José Manuel Lara, también estaba invitado pero en el último momento excusó su presencia.

Este grupo se autodenominan, el G-7, y son considerados como la créme de la créme del empresariado catalán, por su combinación de sectores financieros e industriales y de grupos familiares históricos con grandes cotizadas del Ibex-35 pero con sede en Barcelona.

Fuentes empresariales asistentes a la reunión han explicado Rubalcaba quería pulsar de primera mano la sensibilidad de los grandes empresarios ante la crisis de Estado abierta por el proceso secesionista que impulsa Artur Mas.

Los empresarios salieron satisfechos de la cena y en su mayoría vieron muy positivo el mensaje que trasladó Rubalcaba: que para frenar el independentismo hacía falta poner propuestas concretas sobre la mesa y abrir una fase de diálogo, algo que el líder del PSOE contrapuso a la postura de Mariano Rajoy, de decir que no a todo cerrado a cal y canto. En este sentido, Rubalcaba siguió la senda de Felipe González, quien en un encuentro con Artur Mas ante las cámaras de La Sexta también abogó por el diálogo como salida al laberinto catalán.

Una reforma de la Constitución como salida

Después de la visita institucional de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, al presidente de la Generalitat, Rubalcaba realiza un desplazamiento más discreto (no figura en la agenda del PSOE) a Barcelona. El viaje tiene una clave interna porque servirá para estrechar relaciones con el PSC, pero también de promoción de su particular posición ante el reto separatista: se opone a la consulta de autodeterminación, pero insiste en ofrecer a Mas una reforma de la Constitución como salida, aunque el dirigente de CiU no lo pida e incluso lo rechace.

El Gobierno considera muy inconcreta esa tercera vía basada en proponer a los demás un nuevo modelo federal que sólo gusta al PSOE. En la Moncloa, que tenían conocimiento de esta cena de Rubalcaba con el conde de Godó y los empresarios catalanes, no se lo toman en serio y lo consideran más bien una forma de distanciarse en términos de imagen de la posición común compartida con el Ejecutivo en contra de la consulta de autodeterminación que pretenden Mas y Junqueras y en defensa de la soberanía del pueblo español en su conjunto.

Susana Díaz (d) saluda a Isidre Fainé (i) en presencia de Javier Godó. (EFE)
Susana Díaz (d) saluda a Isidre Fainé (i) en presencia de Javier Godó. (EFE)
Pero en Cataluña, sobre todo entre los empresarios, sí consideran necesario que el Gobierno ceda ante Mas y le ofrezca una salida para que frene en su apuesta por la independencia, tal y como le trasladaron en la reunión de ayer en casa del dueño del diario La Vanguardia. Rubalcaba se reúne ahora con algunos de esos empresarios o representantes de compañías que ven peligrar buena parte de su negocio con la inestabilidad institucional forzada por el presidente de la Generalitat.

Además de la reunión con Javier Godó, el secretario general del PSOE asiste hoy a un almuerzo en el Círculo de Economía, entidad que agrupa a empresarios de todas las tendencias. En su consejo, que preside Antón Costas, están desde José Manuel Lara a Josep Piqué.

En fuentes gubernamentales conocedoras de las reuniones de Rubalcaba se limitaron a reiterar su satisfacción con el hecho de que el secretario general del PSOE haya sabido reconducir a su partido socio el PSC, desde las posiciones más próximas al secesionismo catalán hasta la neutralidad al desmarcarse del empeño en la consulta de autodeterminación.

En los mismos medios admiten que son conocedores de la enorme preocupación del empresariado catalán con la deriva de Mas, y también de que plantean al Gobierno que le dé alguna salida. Pero añaden que Rajoy no puede ni quiere saltarse el marco constitucional, como pretenden CiU y ERC con la consulta, y que cualquier negociación se tiene que hacer dentro de la ley. Lo que exige Mas, un Estado propio o después asociado, es imposible y ellos lo saben, reiteran.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
63 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios