EXIGEN EL ANTIGUO MÉTODO DE CONTABILIZACIÓN

Los nacionalistas se lanzan contra Montoro por romper el mito de las balanzas fiscales

El anuncio del ministro Cristóbal Montoro sobre la desaparición inminente de las balanzas fiscales ha causado verdadero pánico entre los nacionalistas catalanes

Foto: El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro. (EFE)
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro. (EFE)

Las balanzas fiscales van a ser el caballo de batalla de Gobierno y nacionalistas durante los próximos meses. Son un método tan subjetivo de valorar las cuentas públicas que cada quien interpreta sus resultados como le viene en gana. De ahí que el anuncio del ministro Cristóbal Montoro sobre su desaparición inminente haya causado verdadero pánico entre los nacionalistas: según uno de los métodos de contabilización, España podría deber a Cataluña más de 16.000 millones de euros anuales, que es el dinero que se va a las arcas estatales sin que retorne.

Eso es lo que dicen los nacionalistas y es también el método al que se ha aferrado incluso oficialmente el Gobierno de Artur Mas para difundir que existe un expolio económico de España para con Cataluña. Pero donde las dan las toman: otros métodos invocados por el Gobierno central permitían concluir que Cataluña debía a España 4.000 millones al año. Probablemente, ni uno ni otro serían de todo correctos si se utilizasen parámetros más objetivos por cada uno de los expertos.

Entre los dos extremos, pues, se contabiliza un abanico de 20.000 millones de euros anuales. Y eso quiere decir que alguien nos está robando la cartera. Ningún método serio permite una disparidad de resultados de 20.000 millones en un presupuesto de talla ínfima como puede ser el de Cataluña. ¿Dónde está la trampa? El Confidencial lo explicó muy claro ayer: Montoro introducirá las pensiones en la contabilización. Y ahí Cataluña pierde puntos, porque sus pensionistas cobran mucho más de lo que la comunidad genera. ¿Es correcto? Desde el punto de vista contable, más que correcto. Aunque eso signifique que el tanto per cápita de contribución de Cataluña se desplome hasta situarse en niveles similares a los de otras comunidades autónomas.

La otra lectura del anuncio de Montoro es que desmontan las tesis más optimistas de los nacionalistas, que si no contabilizan pensiones, Exteriores o Defensa, por poner algunos ejemplos, disfrutarían de unas cuentas saneadísimas. De ahí que ayer los partidos nacionalistas saliesen en tromba contra la intención del Gobierno español. “No estamos ante un problema de metodología. No puede ser que den carpetazo ante unos números que no son los que ellos quieren. El documento que quiere presentar el ministro Montoro serán Cuentas Públicas Regionalizadas, pero no balanzas fiscales. Y se ha de publicar lo que se ha acordado y comprometido. Montoro lo sabe. Por tanto, pedimos que se publiquen las balanzas fiscales”, afirmó con rotundidad Josep Maria Pelegrí, consejero de Agricultura y secretario general de Unió Democràtica (UDC), tras la reunión de la dirección de CiU.

Artur Mas conversa con el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, y Josep Maria Pelegrí.
Artur Mas conversa con el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, y Josep Maria Pelegrí.
Pelegrí abominó del nuevo método contable y, especialmente, de que en adelante se observen los números de la Administración bajo el prisma de Cuentas Públicas Regionalizadas. “El Gobierno estatal ya debe de tener sus resultados y busca la forma de dar sólo sus números y sus cuentas”, subrayó.

Los nacionalistas consideran que el anuncio de Montoro es el “café para todos”, que los catalanes no quieren. “Volvemos a la firme voluntad del Gobierno de que España sea el referente mundial del café para todos. Nosotros siempre hemos dicho que tratar a todos por igual es la mayor de las discriminaciones”.

Los dirigentes de Esquerra Republicana siguen la misma senda. “ERC deplora los argumentos del miedo y las manipulaciones que ha hecho servir el PP en su cita en Barcelona este fin de semana”, exclamó Anna Simó, portavoz de la formación independentista. La dirigente republicana rechazó rotundamente no sólo los anuncios de Mariano Rajoy al prometer que nunca habrá referéndum mientras él sea presidente, sino también la afirmación de Montoro al decir que abolía el método de las balanzas fiscales. “Como si la negación de la realidad escondiese la evidencia de un Estado que no invierte en Cataluña y que maltrata a los catalanes con sus presupuestos”.

La portavoz de ERC, Anna Simó. (EFE)
La portavoz de ERC, Anna Simó. (EFE)
Simó acusó a PP de fracturar Cataluña estableciendo dos características de catalanes: los autóctonos y los que vienen de fuera. “Es absolutamente irresponsable que los que hablan de ruptura de la cohesión social y abogan por la unidad sean los que hacen un discurso basado en la división partiendo del origen, que no corresponde en absoluto a la realidad”.

También ICV se lanzó a la yugular de los populares a través de la diputada Laia Ortiz. El hecho de eliminar las balanzas y utilizar el nuevo método anunciado por Montoro, para Ortiz, es un hecho muy grave. “En términos de transparencia, democracia y eficiencia económica, es de extrema gravedad el anuncio de Montoro de no publicar las balanzas fiscales”, subrayó. Y no sólo eso: “Debilita la democracia”, apostilló la diputada ecosocialista. Terminó tachando al Gobierno central de trilero y de que cuando no puede ganar, “hace trampas y cambia las reglas”. Los tres representantes de los partidos del frente independentista (que firman el manifiesto para realizar el referéndum separatista) son los que han saltado al cuello de los populares.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
48 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios