pero RECORTA EL 70% EL DINERO A LAS ONG

Mas regala 300.000 euros al comisario del Tricentenario, el hombre que no cobraba

Mientras las ONG pasarán de recibir de 11,9 millones a solo tres, la Generalitat incrementan las partidas para acción exterior; dinero destinado a sus amigos

Foto: El periodista Miquel Calzada en una foto de archivo. (Efe)
El periodista Miquel Calzada en una foto de archivo. (Efe)

De auténtico escándalo. Sólo así se puede catalogar la política de subvenciones que lleva a cabo la Generalitat de Cataluña, que preside Artur Mas. Para el 2014, las ONG, que hasta ahora recibían 11,9 millones de euros, pasarán a recibir sólo 3,4. Pero, por el contrario, se incrementan sustancialmente las partidas para acción exterior (o sea, para buscar apoyos a la independencia en el extranjero) y el dinero destinado a los amigos.

Porque trabajar para la Administración catalana y no cobrar ni un céntimo puede ser un negocio redondo. Eso es lo que parece si observamos lo que le pasa a Miquel Calzada, Mikimoto, el comisario de los fastos del Tricentenario. En otras palabras, el organizador de todos los actos que se celebrarán el 2014 para conmemorar los 300 años de la caída de Barcelona ante las tropas de Felipe V.

Todo el conglomerado de actos estará bajo la supervisión de Mikimoto. El Gobierno de Artur Mas ya se ha encargado de plasmar en muchas ocasiones que su labor es totalmente desinteresada, que todo lo hace por amor al país. El decreto de nombramiento de comisario para “la organización y desarrollo de los actos conmemorativos del 300 aniversario del 11 de septiembre de 1714” añadía: “Este nombramiento no comporta recibir ninguna retribución”.

Dinero para Flaix FM

Pero ello no quita para que el pasado 23 de julio el Gobierno catalán le regalase 299.958,66 euros en concepto de “cápsulas informativas de interés general en Flaix FM, Ràdio Flaixbac, www.flaixfm.cat y radioflaixbac.cat”. O sea, el concepto recurrente con el que se premia a los medios amigos. El expediente PR-2013-454 fue un procedimiento negociado sin publicidad, es decir, concedido a dedo. Lo malo es que llega en un momento en que la dotación a las entidades sin ánimo de lucro ha caído más de un 71%.

 

En otras palabras, la crisis no existe en el sector de las radios musicales y, en especial, las de Mikimoto. La crisis no va con él. Es más: bienvenida sea, porque deja más dinero que nunca en sus bolsillos. ¿Las pruebas? En el 2011, su grupo de emisoras recibió 150.000 euros de las arcas públicas para la adaptación de sus infraestructuras a la tecnología digital y multimedia. Paralelamente, el comisario se embolsó 131.091,98 euros por la “inserción de cápsulas informativas de interés general para la ciudadanía en la emisora Flaix FM y en la emisora Ràdio Flaixbac y en sus respectivas webs”.

En el 2012, el Grup Flaix recibió de Presidencia 150.000 euros para “la realización de una radio interactiva”. Flaix FM percibió también 57.076 euros y Ràdio Flaixbac, 55.463.

Pues bien, este año, de momento, la Generalitat le aumentó el premio de la subvención directa concediéndole exactamente el doble. Y eso sin contar con que sus páginas web incorporan de forma permanente el logotipo del Departamento de Presidencia de la Generalitat. En otras palabras, un banner de publicidad pura y dura.

El monto de la ayuda a estas dos radios musicales llama la atención también por otras causas. Por ejemplo, la gran campaña institucional para informar sobre el proceso electoral de las autonómicas de noviembre del año pasado costó al Gobierno catalán sólo 240.790 euros. Sin embargo, dos emisoras musicales privadas pertenecientes al mismo grupo se llevan más que esa campaña ciudadana.

Media docena de empleados

Flaix FM es una empresa que declara unas ventas de algo más de 551.000 euros anuales y cuenta con poco más de media docena de empleados. Ràdio Flaixbac declara ventas de más de 544.000 euros y cuenta con 11 trabajadores. Si a ello se le suman los 300.000 euros de subvenciones, los ingresos totales (sin contar otras compañías del grupo) ascienden a casi 1,4 millones.

Pero Mikimoto no es el único favorecido por Artur Mas. El 24 de mayo, Presidencia ya había regado con dinero a otro de sus amigos: el Grupo Godó. El 24 de aquel mes, la Generalitat destinó una partida de 2.899.974,94 euros a la “inserción de cápsulas y microespacios divulgativos de contenido informativo de interés general para la ciudadanía en 8TV, RAC 1 y RAC 105”. Un amiguismo que ya se había puesto en práctica en otras ocasiones: el anterior año, por este concepto, el grupo citado ya se había beneficiado de 1,9 millones.

Pero a estas cantidades hay que sumar las subvenciones directas a los medios de Godó: 8TV, RAC 1, RAC 105, La Vanguardia y Mundo Deportivo, por lo que casi se dobla la cifra  citada. Una de sus empresas, por ejemplo, recibió 309.315 euros por un curioso concepto: “Modalidad C. Alianza entre empresas del sector de la cultura y de los medios de comunicación. RAC 105”. A esa ayuda habría que sumar otra de casi 29.000. La televisión del grupo, por su parte, recibió más de 270.000 euros en subvenciones directas. Además, el Gobierno catalán ha llegado a un acuerdo con el holding para comprar su diario y repartirlo gratuitamente en los hospitales catalanes. Por si fuera poco, premió al Conde de Godó con unos 6 millones de euros por sacar su rotativo en catalán. En resumen para los medios amigos del Govern, la crisis es una cosa tan antigua como el siglo pasado.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios