UN INFORME DUDA DE LA GESTIÓN DE RAFAEL NIUBÓ

El hombre de confianza de Carod-Rovira amasó una fortuna bajo el manto público

Una docena de empresas con elevados capitales y millonarias facturaciones. Ese es el imperio logrado en las dos últimas décadas por el 'zar' Rafael Niubó

Foto: Rafael Niubó a la izquierda de Josep-Lluis Cardo Rovira.
Rafael Niubó a la izquierda de Josep-Lluis Cardo Rovira.

Una docena de empresas con elevados capitales y millonarias facturaciones. Ese es el imperio que ha logrado amasar en las dos últimas décadas Rafael Niubó, hasta el 2010 secretario general de la Vicepresidencia y anteriormente secretario general de Deportes de la Generalitat. Niubó es el zar del deporte catalán. Ha sido uno de los mayores impulsores de las selecciones catalanas, pero también ha sido la persona clave que dominó el panorama de las subvenciones al deporte desde que el Tripartito llegó al poder, a finales del 2003, hasta hace sólo un par de años. Ahora, su actuación está bajo sospecha y el PP ha llevado un informe de la Sindicatura de Cuentas a la Fiscalía para que investigue cómo se escurrían 40 millones de euros anuales en ayudas que escapaban a todo control oficial.

Niubó, además de militante de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y presidente de la poderosa Federación de Barcelona de 1999 a 2004, fue uno de los más firmes soportes del antiguo líder republicano, Josep-Lluís Carod-Rovira. Para muestra, un botón: después de que el Tripartito fuese desalojado de la Generalitat, Carod decidió darse de baja de su partido; pues bien, quien llevó la carta de baja a la sede fue el propio Niubó, que la entregó a las telefonistas de la recepción. Todo un símbolo de lealtad al que fue su gran valedor.

Rafael Niubó.
Rafael Niubó.
Su patriotismo quedó fuera de toda duda en 2007, cuando, con motivo de la campaña del CAT en las matrículas, Niubó fue multado por la Guardia Urbana por tapar con las siglas catalanistas la E de España y tuvo que pagar 90 euros de sanción. Con anterioridad, había sido jugador de balonmano en Hospitalet y luego había recalado en el segundo equipo del FC Barcelona. Y de la pelota, a la política.

Los detractores del 'zar' del deporte catalán le echan en cara que durante años haya tejido una enmarañada red de intereses políticos en torno al deporte, todo adobado con ingentes cantidades de dinero público. En su entorno, hay varios personajes que se mezclan tanto en el ámbito político como en el ámbito empresarial hasta el punto de que en ocasiones nadie sabe dónde está el límite entre uno y otro.

Un grupo de privilegiados

En su entorno de negocios, aparecen con frecuencia nombres como David Moner, Lolo Ibern o Anna Pruna. El primero, gran amigo de Niubó, es presidente de la Unió de Federacions Esportives de Catalunya (UFEC), organización que engloba al deporte catalán. Muy cercano a CiU, Moner también participa en negocios junto a empresas de Niubó.

Lolo Ibern, exjugador de waterpolo, es también íntimo amigo del 'zar', a quien sustituyó al frente de la secretaría general de Deportes cuando Niubó, con sus compañeros de ERC, abandonó el Gobierno de Pasqual Maragall. Para colmo, aunque Ibern no es ni de lejos de ERC, Niubó lo tenía como asesor en cuestiones profesionales hasta ese momento. Meses después, con el segundo Tripartito, Niubó fue elegido secretario general de la Vicepresidencia, es decir, el segundo de Carod en el Gobierno. Y eligió como secretaria general de Deportes a Anna Pruna, también íntima suya y directiva del pequeño holding de empresas privadas que controlaba el 'zar'.

Este holding, evidentemente del que Rafael Niubó era la columna vertebral, quedó en manos de su esposa, Montserrat Mas, cuando él pasó a engrosar las filas de altos cargos del Gobierno catalán para no tener problemas con posibles incompatibilidades. Pero en realidad dejó algunas responsabilidades, no todas.

Paradójicamente, el germen del pequeño imperio que controla tiene su origen en la asociación UBAE, impulsada por el Ayuntamiento de Barcelona en los años 90. Poco después, a través de esta marca, comienzan a crearse empresas en las que un grupo de amigos se repartían las responsabilidades.

Pero el republicano se lo curró de lo lindo. Cuando aún no tenía cargo oficial, visitaba territorio, se hacía recibir en ayuntamientos y proponía negocios deportivos que se habrían de nutrir exclusivamente con fondos públicos. El secreto, según una persona que le conoce bien, era que los Ayuntamientos no debían desembolsar nada, que la Generalitat sufragaba los gastos de complejos deportivos, y lo bueno era que la empresa intermediaria cobraba la comisión correspondiente. El avispado exjugador de balonmano había sabido encontrar el grifo del dinero en un terreno tan yermo como el deportivo. Era, en definitiva, el hombre del maletín, el gran hacedor, el conseguidor que convertía balones en billetes.

Acto central campaña carod rovira
Acto central campaña carod rovira

La extraña empresa de la UFEC

De esta manera tan simple, Rafael (Rafel, según algunos registros oficiales) se convirtió en todo un potentado del deporte. “Era una persona altiva, a la que he visto aparcar su coche particular en el lugar reservado a los altos cargos municipales y entrar en el Ayuntamiento como Pedro por su casa”, dice a El Confidencial una persona que le conoció en esa época. Eso es sólo una anécdota. Lo importante es la red de empresas que tejió durante años y que ahora maneja su esposa.

En la primera década de este siglo, cuando el 'zar' del deporte pasó a la Administración, ya controlaba empresas como Aiguajoc Borell, Fitness Ploms, Fitness Llefià, Eurofitness Ubae, Fitness Nou Barris, Grupo Fitness 2005, Jumpo 2001, Col.lectiu Fitness, Ubaefitness, Ubaeserveis, Esport i Salut l’Aliança, Equacat o Iniciativas Kisba.

Pero hay varias especialmente interesantes. Una es Roselló 231 SL, una sociedad en la que participa una serie de empresas interpuestas donde también figuraba Josep Lluís Vilaseca, un abogado en cuyo despacho se oficializó la sede de la sociedad.

Carod-Rovira.
Carod-Rovira.
Otra compañía es Parc Esportiu Internacional de Catalunya SL. En esta —un invento del mandamás de la UFEC, David Moner— figuraban no sólo Rafael Niubó, sino compañías de varias cajas de ahorro catalanas, algunos de cuyos directivos están actualmente imputados por delitos económicos. En la extraña empresa de la UFEC figuraban, por ejemplo, las sociedades Inversora Burriac, Servihabitat XXI, Invercartera, Banco Sabadell, Caja de Ahorros de Terrassa, Caja de Ahorros del Penedès y Caja de Ahorros de Sabadell. Y en su consejo se sentaban David Moner, Rafael Niubó, Josep Ibern (ex director general de Caixa Laietana) y Manuel Troyano, ex director general de Caixa Penedès procesado por destinar 20 millones de euros a su plan de pensiones junto a otros tres directivos de la entidad.

Curiosamente, esta empresa era de un solo socio, Tecnoparc Sant Cugat, propiedad, a su vez, de la UFEC y domiciliada en su sede social. A mediados del año pasado, se liquidó el Parc Esportiu Internacional de Catalunya, nombrándose liquidadora a la propia entidad deportiva. Pero lo curioso es que Tecnoparc Sant Cugat, su socio único, creó esta empresa a principios del año 2010 con más de 9 millones de euros de capital y apenas unos meses después se extinguía. ¿Por qué? Parc Esportiu quedó entonces en stand by con una presidencia en manos de las empresas de las cajas de ahorros y con Niubó como apoderado junto a David Moner, Josep Ibern e Isidre Oliveras. La preguntas clave es: ¿Para qué poner encima de la mesa más de 9 millones de euros en manos de una compañía (Tecnoparc) que cuatro meses después desaparecería? Nadie responde.

La tercera empresa bajo sospecha es New Lao Plus 5 SL, una sociedad creada en el 2000 por el 'zar' del deporte y su esposa y dedicada al asesoramiento y gestión deportiva que factura sólo unos 100.000 euros anuales. Según el registro mercantil, Niubó siempre tuvo en esta sociedad el cargo de administrador junto a su esposa, incluso cuando era alto cargo político, lo que contravenía la legislación vigente. Su sede social, además, está en uno de los domicilios familiares del matrimonio.

Pero hay más: New Lao era una de las empresas que había creado Roselló 231, donde figuran compañías como Elacinc, Estudis i Serveis 2007, Enteogenic o Deluna. En Roselló 231 está como apoderado Josep Bujons, que trabaja para UBAE y todo su grupo empresarial. Enteogenic es una empresa privada del propio Bujons y Deluna es otra compañía familiar de este ubicada en una céntrica calle barcelonesa.

No fue la única actividad del 'zar': además de ejercer de mano derecha de Carod, era apoderado de la empresa Aiguajoc Borell, un polideportivo municipal que gestionaba desde hacía años y en 2007 fue nombrado consejero de la empresa pública Túnel del Cadí.

En los últimos años, la esposa de Niubó también fue nombrada administradora solidaria de Capel Group 21 (factura 56.000 euros y su sede es la misma que la de New Lao) y administradora única de Nuscamps, que factura 2 millones de euros anuales. Hace pocos meses, también se la eligió como consejera de la sociedad Sidecu Gestión, una empresa de La Coruña controlada por Niubó y con la que este había conseguido adjudicaciones públicas en Galicia. De esta sociedad, el político republicano fue consejero hasta el año 2005. Otra de sus compañías era Sedena Gestión, que fue beneficiada con concesiones en Navarra y de la que el propio Niubó fue administrador mancomunado hasta el 2008, siendo ya secretario general de la Vicepresidencia del Gobierno catalán.

¿Intereses personales?

Ramón Canela.
Ramón Canela.
La difusa línea entre los intereses personales y los públicos quedó patente en una polémica que saltó en 2010. Ramon Canela, presidente de los prestigiosos gimnasios DIR, se hizo con los locales del antiguo Drugstore David, 4.400 metros cuadrados en la emblemática calle Tuset. Habló con el presidente de la Generalitat, José Montilla, con el consejero de Economía, Antoni Castells, y con el consejero delegado del Instituto Catalán de Finanzas (ICF), Miquel Salazar. Necesitaba un crédito oficial para una inversión de 7 millones (a devolver, of course) con el objetivo de reconvertir los locales y montar un negocio con 76 puestos de trabajo. Todos le dieron el visto bueno, pero era preceptivo un informe positivo del Consejo Catalán de Deportes, que estaba entonces presidido por Anna Pruna y que dependía directamente de Rafael Niubó. Pero resulta que los negocios privados de este con los gimnasios UBAE (de los que era directora su esposa, Montserrat Mas) eran competencia directa de DIR. Aunque el político siempre quiso deslindar sus responsabilidades políticas de sus intereses crematísticos, se da la circunstancia de que el tema, precisamente, se encalló en la Administración… en su Administración: todos estaban a la espera de la maldita carta de Pruna. ¿Casualidad?

Canela no se arredró y editó una revista de la que envió 80.000 ejemplares a los clientes de sus gimnasios contando la situación de bloqueo que padecía: “El ICF estudia la operación, la ve viable y el 13 de mayo [del 2010], el comité la aprueba, pendiente de completar el expediente con un informe preceptivo de la dirección general de Deportes, entidad que depende de la secretaría general de Deportes, o sea, de la señora Anna Pruna, o sea, del señor Rafael Niubó, o sea, indirectamente de UBAE. Hasta el día de hoy, 15 de septiembre [de 2010] este informe [el que había hacer Anna Pruna, la secretaria general de Deportes y exempleada de Niubó], a pesar de que el ICF lo ha reclamado por enésima vez y por diferentes vías, no se ha recibido. Incluso lo ha reclamado el consejero delegado del ICF a la señora Pruna y es conocedor de la situación el consejero Antoni Castells, todos ellos sorprendidos de la actitud de la secretaria general de Deportes".

A punto de entrar el tema en los juzgados, Vicepresidencia no tuvo más remedio que emitir el informe y Canela pudo, con muchos meses de retraso, abrir su gimnasio. Pero la actitud de Niubó y de la cúpula del área de Deportes de la Generalitat quedaron en entredicho. Igual que ahora su gestión durante años, a tenor de las graves irregularidades que se han descubierto en la gestión del Consejo Catalán de Deportes, detectadas por la Sindicatura de Cuentas, y que el PP llevará a la Fiscalía y a la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC).

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios