entraría en vigor junto con los Presupuestos

ERC y CiU ultiman un pacto sobre un impuesto a los centros comerciales

La iniciativa forma parte del paquete de nuevas medidas fiscales para conseguir cerrar las cuentas públicas del 2014 con un déficit del 1%

Foto: Artur Mas y Oriol Junqueras, en una imagen de archivo. (Efe)
Artur Mas y Oriol Junqueras, en una imagen de archivo. (Efe)

ERC y CiU ultiman un pacto para cambiar la calificación de los centros comerciales y considerarlos grandes superficies, con lo que quedarían sujetos al impuesto para este tipo de instalaciones comerciales que recauda la administración catalana. El cambio formaría parte de los nuevos impuestos que aplicará la Generalitat para intentar cuadrar los Presupuestos de 2014 que está negociando sacar adelante con el apoyo de los republicanos.

Fuentes del sector del comercio han asegurado que la extensión de este impuesto forma parte del paquete de nuevas medidas fiscales para conseguir cerrar las cuentas públicas del 2014 con un déficit del 1%. El Presupuesto de la Generalitat se presentará el martes de la semana que viene. Por su parte, fuentes de la conselleria de Economía han evitado hacer declaraciones al respecto.

La nueva modificación del impuesto sobre grandes establecimientos comerciales considerará como “gran superficie” no sólo a los gigantes de la distribución, como Alcampo, Continente y El Corte Inglés, sino también a los centros comerciales. El diseño legal que están llevando a cabo los dos partidos supone gravar sobre todo a los que no estén ubicados dentro de la trama urbana, como el gigantesco complejo de outlets de Value Retail, La Roca del Vallès; L’Anec Blau de Castelldefels, propiedad del fondo de pensiones británico Igipt; o Magic Badalona, controlado por Unibail-Rodamco; entre otros.

En cambio, el impuesto tendrá menos impacto sobre los centros comerciales que se encuentra en trama urbana como La Illa, propiedad de la familia Sanahuja, o Las Arenas, controlado por Metrovacesa, ambos en la ciudad de Barcelona.

Opción descartada

Desde que CiU quedó en minoría tras las últimas elecciones, la modificación de este tributo estaba sobre la mesa, en especial después de que el Tribunal Constitucional diese la razón a la Generalitat en su pugna legal con la patronal de grandes superficies, Anged.

En este debate entre republicanos y convergentes se contempló la posibilidad de rebajar la cifra que se ha fijado a las grandes superficies para gravarlas y que se sitúa en 2.500 m. De haberlo hecho, esto hubiera perjudicado a grupos como Mercadona, que han basado su expansión en Cataluña en situarse bajo este límite para eludir el impuesto. Finalmente esta opción se ha desestimado para evitar una nueva batalla legal, esta vez contra las cadenas supermercados.

En cambio se ha optado por gravar los centros comerciales, ya que en este momento había un vacío legal o incluso paradojas: de manera que el impuesto se carga ahora contra un Corte Inglés que ocupa un espacio de más de 2.500 m de un centro comercial pero no al Zara de Inditex que compiten al lado, por tener menos espacio.

Más impuestos

Ahora, esta modificación hará que el impuesto se cargue contra el propietario de la licencia comercial. Y este podrá optar entre asumirlo o repercutirlo a sus inquilinos. Lo más probable es que haga lo segundo, lo que en esencia afectará a grandes marcas de moda.

Se prevé que el impuesto sobre grandes establecimientos comerciales recaude este año unos 20 millones de euros, pero esto incluye los atrasos que adeudaban las grandes superficies de sus años de pleito Se prevé que el impuesto sobre grandes establecimientos comerciales recaude este año unos 20 millones de euros, pero esto incluye los atrasos que adeudaban las grandes superficies de sus años de pleito y que ahora se están haciendo efectivos de manera aplazada. Cuando la situación se normalice el impuesto supondrá para la Generalitat ingresar unos 15 millones anuales, a los que habrá que añadir otros 3 millones más por la extensión a los centros comerciales. La repercusión actual, si no se actualiza, es de 17 euros por m a partir de los 2.500 m de superficie comercial.

No es el único nuevo impuesto que aplicará la Generalitat a partir de 2014. Por ejemplo, también se prevé un tributo que pese sobre las bebidas embotelladas, en lugar de hacerlo sobre los refrescos gaseosos, como se pretendía inicialmente, según han explicado fuentes políticas cercanas a la negociación.

La duda es si la Generalitat optará por incluir todos estos cambios de nuevos impuestos en la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos de 2014 o si hará una nueva Ley de Medidas Fiscales que se tramitará con el apoyo de ERC antes de que finalice el año en curso.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios