La Generalitat reta a la Unión Europea: “¿Qué artículo dice que nos echan?”
  1. España
  2. Cataluña
5 ALTERNATIVAS AL 'NO' DE RAJOY

La Generalitat reta a la Unión Europea: “¿Qué artículo dice que nos echan?”

A los nacionalistas, lo que digan el vicepresidente europeo o la portavoz les resbala. “Que me digan qué artículos dicen que nos quedaríamos fuera”

placeholder Foto: Manifestación de la Diada. (EFE)
Manifestación de la Diada. (EFE)

Los nacionalistas catalanes sacaron pecho ayer para reforzar el apoyo político, social e institucional al proceso independentista que quiere llevar adelante el Gobierno catalán que preside Artur Mas. A los nacionalistas, lo que digan el vicepresidente europeo o la portavoz les resbala. “Que me digan qué artículos dicen eso de que quedaríamos fuera”.

Quien se mostraba así de farruco era el portavoz del Gobierno catalán y consejero de Presidencia, Francesc Homs, en respuesta al jarro de agua fría de por la mañana: el vicepresidente de la CE, Joaquín Almunia, pronunció una conferencia en Barcelona donde advirtió claramente que si Cataluña se declara independiente, quedaría automáticamente fuera de la UE.

Es el mensaje que se repite cada vez que hay un ‘gesto’ como la Diada. Minutos después fue la portavoz de la CE, Pia Ahrenkilde, la que corroboró las palabras de Almunia: “Lo que nuestro vicepresidente ha dicho se ajusta perfectamente a nuestra línea, que es que si un territorio de un Estado miembro deja de formar parte de ese Estado porque se convierte en un nuevo territorio independiente, los Tratados ya no se aplican”.

El vicepresidente de la ce y responsable de competencia, joaquín almunia (efe)

Homs tiró horas después de archivo y sacó a colación que “en 1982, Groenlandia votó a favor de salir de la UE, pero en el 85 todavía estaba negociando y aún ese año negoció sus acuerdos con la UE. Por tanto, no es una cuestión automática. Ya veremos si quedamos fuera al día siguiente. Esa es una cuestión que ha de plantear un Estado miembro para que la CE se pronuncie, pero hasta ahora no se ha hecho. Ningún Estado miembro pidió a las instituciones comunitarias que se pronuncien y, por tanto, no sabemos qué piensa la CE”.

El desmarque del PSC

El portavoz de la Generalitat subrayó también que “estamos en un debate jurídico donde se fija una posición política. Pero no hay un manual para llegar al Estado propio”. También criticó con dureza a los contrarios al referéndum independentista. “No podemos prohibir la democracia. ¿Se puede llamar uno demócrata e impedir la consulta? Es una contradicción”, enfatizó. Y echó en cara reiteradamente al Gobierno central que “dicen que esto es una cacicada, que es una cosa de cuatro gatos pero al final acaban llamando a los embajadores. Pongan como se pongan, esto acabará siendo una negociación política”.

Pero la oposición recibió como agua de mayo los posicionamientos de la UE. El portavoz socialista, Jaume Collboni, consideró muy grave que los nacionalistas no expliquen que Cataluña quedaría fuera de la UE y exigió un plan B. “Deberán explicarnos qué estrategia se va a seguir para solicitar el ingreso y qué consecuencias tendrá para la vida de la ciudadanía”.

Los socialistas están escamados por las maniobras de los nacionalistas. El expresidente del Parlamento Joan Rigol, a quien Artur Mas encargó elaborar el Manifiesto del Pacto Nacional del Derecho a Decidir, compareció junto a Francesc Homs para presentar este manifiesto. “A lo largo del mes de agosto, intenté contactar con el PSC. Y en estos momentos sé que está pensando en la iniciativa de dar apoyo a este texto, aunque no lo harán explícitamente en el pacto”. Por la tarde, el presidente del Consejo Asesor para la Transición Nacional, el jurista Carles Viver Pi-Sunyer, compareció en comisión en al Parlamento y volvió a dejar caer que los socialistas habían sido consultados y que se habían autodescartado.

Pero el portavoz parlamentario del PSC, Maurici Lucena, le replicó con contundencia: “Se podía haber evitado esa afirmación. No es verdad. He hablado con varios dirigentes de mi partido y ustedes no habían llamado a ninguno de ellos”. Poco antes, Collboni hacía público que los socialistas no entrarán en el Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, aunque en el pleno del Parlamento podría votar a favor del texto de Rigol.

El 75% de catalanes, por la consulta

En su comparecencia, sin embargo, Viver Pi-Sunyer detalló el contenido del segundo informe del consejo asesor. “Hemos constatado que el 75% de los catalanes dan apoyo a una consulta. Y se está llegando al 80%, con un altísimo grado de transversalidad territorial y social. Hay muy pocos fenómenos, hoy, en el mundo, que tengan este apoyo popular”. Para el jurista (que había sido vicepresidente del TC), el tema “viene de lejos. No es fruto de la coyuntura económica de hace pocos años, sino que tiene sus raíces en las democracias liberales”.

El asesor de Mas explicó que, tal y como indica el primer informe del Instituto de Estudios Autonómicos (IEA), hay cinco vías legales para realizar la consulta: que el Gobierno central la convoque él mismo; que delegue en la Generalitat, que le permita a ésta hacerlo con los reglamentos autonómicos o incluso que se cambie la Constitución. Lo importante, para Viver, es “que quede claro que se intentó por todos los medios hacerlo legalmente”. De este modo, se puede presentar internacionalmente el tema como un veto político, no jurídico.

Artur mas arenys

Pero ya prevé el rechazo del Estado. ¿Qué pasará entonces, si las vías legales quedan “bloqueadas”? El consejo asesor da a Artur Mas cinco alternativas: la primera, parar el proceso. “Pero ni siquiera contemplamos este punto”. La segunda alternativa es promover mecanismos de intermediación internacionales. “Pero tiene problemas, porque exige el acuerdo de las dos partes y sus procesos son muy largos”. La tercera alternativa es convocar unas “elecciones alegales” similares a los referéndums de los ayuntamientos. “Pero, ¿qué credibilidad internacional tienen? Muy baja. Además, la participación sería muy reducida. Esta posibilidad tiene más desventajas que ventajas”.

La cuarta alternativa es una declaración unilateral de independencia. El problema es que el actual Parlamento autonómico “no tiene un mandato explícito para hacer esta declaración”. Por tanto,. Le queda una quinta alternativa: convocar unas elecciones plebiscitarias. Mas tendría que convocar unas elecciones ordinarias y deberían ser los partidos los que las convirtiesen en plebiscitarias proponiendo como único punto de su programa o como uno de los más importantes la declaración de la independencia. “Pero se pueden mezclar el futuro de Cataluña con otros temas. Sin embargo, aunque no es la solución óptima, sí es la menos mala”.

En el diálogo posterior con los grupos de la comisión, el asesor de Mas señaló la importancia de llegar a una declaración unilateral de independencia después de haber agotado todas las vías legales. “Porque en los organismos internacionales ya se comienza a decir que una declaración así ya no es ilícita, porque legalmente no se ha podido hacer. Por tanto, los Estados no pueden alegar ya el principio de integridad territorial”.

El problema, según Viver Pi-Sunyer, se daría en la fase de la implementación a la hora de hacer la declaración unilateral de independencia en el Parlamento y las reacciones del Estado ante el proceso. Aquí, los asesores del president se limitan a decir que el Estado puede ir a los tribunales, minimizan las sanciones penales porque están derogadas y apuntan a una posible declaración del estado de excepción y de sitio.

Cataluña Independencia Unión Europea Joaquín Almunia PSC Artur Mas
El redactor recomienda