Es noticia
Menú
“Si Rajoy no permite el referéndum, habrá ruptura de Cataluña con España”
  1. España
  2. Cataluña
LOS NACIONALISTAS REDOBLAN SU PRESIÓN

“Si Rajoy no permite el referéndum, habrá ruptura de Cataluña con España”

Los nacionalistas consideran que una movilización popular como la Diada significa un apoyo político a Artur Mas. Ahora es el turno de Mariano Rajoy

Foto: El presidente catalán, Artur Mas. (EFE)
El presidente catalán, Artur Mas. (EFE)

El éxito de la convocatoria independentista del 11 de septiembre (una cadena humana enlazó el norte con el sur de Cataluña en una movilización que, según el Gobierno catalán, congregó a 1,6 millones de personas y, según el Gobierno central, a unas 400.000) ha dado alas a los soberanistas catalanes y, especialmente, a Convergència i Unió. Los nacionalistas consideran que una movilización popular de esta magnitud significa un apoyo político a la estrategia de Artur Mas. Y, por tanto, es ahora el presidente español, Mariano Rajoy, quien debe tomar la iniciativa tras sacar conclusiones de la movilización popular.

“La alternativa de Rajoy es la ruptura. Ruptura es que no haya consulta en Cataluña. El camino que hemos emprendido es un camino sin retorno, cuyo final, si el Gobierno central no lo remedia, son unas elecciones plebiscitarias y una declaración unilateral de independencia. Queremos que el Estado tome conciencia de cuál es la situación en Cataluña”. Así se expresa, en declaraciones a El Confidencial, un miembro de la cúpula de Convergència de Catalunya (CDC), que todavía está digiriendo la resaca de la Diada del 11 de septiembre. Se puede decir más alto, pero no más claro.

placeholder Cadena humana por la independencia

Aunque Convergència debe todavía analizar serenamente los resultados del 11-S, hay una cosa que su cúpula tiene muy claro: “El Gobierno central no ha hecho una propuesta clara de lo que quiere. No hay una alternativa a la propuesta que le hicimos desde Cataluña. Y, de momento, sólo sabemos que el único proyecto que ilusiona a la gente es el de la independencia. Jamás ha habido en España una movilización tan impresionante como la que se convoca bajo el lema de la independencia en Cataluña. Y eso es un dato a tener en cuenta. Hasta ahora, la respuesta del Gobierno de Rajoy ha sido el palo a todo lo que se mueve, pero esa respuesta ilusiona todavía más a la gente de aquí. Es de una irresponsabilidad tremenda la posición del Gobierno español”.

Para los nacionalistas catalanes, “el mero hecho de que haya una consulta no significa que vaya a ganar el sí a la independencia. Nosotros no lo tenemos tan claro. A lo mejor no gana el sí. Pero lo único que tenemos claro es que, en estos momentos, la gente se ha ilusionado con un proyecto y que la centralidad de Cataluña ha cambiado. Que consulten al pueblo y que salga lo que salga. Es lo único que pedimos”.

La estrategia de Convergència

Las mismas fuentes aseguran que ni el Gobierno central ni el PP podrán parar el proceso iniciado “porque el proceso social ya ha sobrepasado al proceso político. Que no se piensen que es Artur Mas el que puede llamar a Carme Forcadell [presidenta de la ANC, la organización responsable de la macromanifestación del año pasado y de la cadena independentista de este año] y decirle lo que tiene que hacer o que ha de sacar a la gente a la calle. No es así. El movimiento que hay es una movilización civil. Y es el Estado el que ha de dar respuesta. El silencio no hará que la cosa se calme”.

placeholder Viaje inaugural del ave barcelona-figueres

Convergència tiene muy clara cuál será su estrategia a partir de ahora. “Queremos un referéndum pactado o tolerado, como quiera el Gobierno central. Nos da lo mismo. Si el Estado no delega en la Generalitat las facultades para convocarlo, aplicaremos la Ley de Consultas catalana. Tenemos la del 2010 y otra en trámite, pero esperamos que en el mes de noviembre ya esté lista.Si aun así nos dicen que referéndum es ilegal, tendremos lío. Al Gobierno español le ponemos sobre la mesa cuatro posibilidades legales para realizar una consulta democrática… todas ellas significan que hay un pacto con el Estado. Pero si eso no es posible, iremos con elecciones plebiscitarias, lo que implica que al día siguiente proclamaremos la independencia”, señalan las fuentes consultadas por este diario.

Para Convergència, “la centralidad de Cataluña ha cambiado. La ilusión de la gente está ahora en otro ámbito”. Y, siguiendo la senda que ya ha marcado Artur Mas, esperan que en dos meses ya tengan una fecha para un posible referéndum independentista a celebrar el año que viene. ¿Y si no se puede llevar a cabo? “Lo que nos importa es fijar la fecha. Que se anuncie la fecha y que el Gobierno central lo impugne. Ya veremos entonces lo que pasa”. En esa tesitura, los nacionalistas no saben qué puede suceder: si pueden echar mano de instrumentos jurídicos o si conviene emplear herramientas puramente políticas. Pero eso es lo de menos: en último extremo, CDC recurrirá a los instrumentos que tenga a su alcance para forzar una respuesta contundente contra el Gobierno central. Por eso, cualquier respuesta es buena. Sólo quieren que Rajoy se pronuncie.

El éxito de la convocatoria independentista del 11 de septiembre (una cadena humana enlazó el norte con el sur de Cataluña en una movilización que, según el Gobierno catalán, congregó a 1,6 millones de personas y, según el Gobierno central, a unas 400.000) ha dado alas a los soberanistas catalanes y, especialmente, a Convergència i Unió. Los nacionalistas consideran que una movilización popular de esta magnitud significa un apoyo político a la estrategia de Artur Mas. Y, por tanto, es ahora el presidente español, Mariano Rajoy, quien debe tomar la iniciativa tras sacar conclusiones de la movilización popular.

Cataluña Artur Mas Mariano Rajoy
El redactor recomienda