Rajoy responde por carta al reto de Mas: “Los límites no pueden sobrepasarse”
  1. España
  2. Cataluña
MONCLOA LE HARÁ LLEGAR EL ‘FLEMÁTICO’ TEXTO

Rajoy responde por carta al reto de Mas: “Los límites no pueden sobrepasarse”

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ya tiene lista la respuesta a la carta reivindicativa que le envió antes de vacaciones Artur Mas

placeholder Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas. (EFE)

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ya tiene lista la respuesta a la carta reivindicativa que le envió antes de vacaciones el presidente de la Generalitat catalana, Artur Mas. En contestación a la misiva del líder nacionalista, en la que solicitaba el permiso para celebrar un referéndum independentista y donde este le enumeraba las posibles vías para celebrar "por las buenas" una consulta separatista en Cataluña, Rajoy responde con flema en otra carta hecha a su medida y que Moncloa hará llegar a Mas después de la Diada.

Rajoy es tajante en su respuesta, cuyo borrador está ya cerrado. “No da pie a interpretaciones”, subrayan las fuentes consultadas. En la comunicación, Rajoy le recuerda el “marco constitucional y democrático” y el “diálogo que ha de haber entre todos”. Y le advierte de que es en ese marco donde nos hemos de mover todos. Cada uno desde su ámbito de responsabilidad, pero “los límites no pueden sobrepasarse”.

Para los nacionalistas, la actitud de Rajoy no es ninguna sorpresa. Para los más radicales, es incluso la respuesta que esperaban, ya que si el presidente español da un portazo a la posibilidad de celebrar un referéndum “por las buenas” se pasa al siguiente estadio de la hoja de ruta: la convocatoria de unas elecciones plebiscitarias y, dependiendo del resultado, la proclamación unilateral de la independencia.

placeholder El presidente de la generalitat, artur mas (efe)

Para los populares, la convocatoria de unas elecciones plebiscitarias no está tan clara. “Si hablamos en esos términos, ¿qué fueron las elecciones de 2012, convocadas sin tener que convocarse? ¿Acaso no fueron unas elecciones extraordinarias, donde Mas pidió una mayoría excepcional pero acabó con 12 diputados menos? Se presentó como el paladín de Cataluña y le dieron un revolcón histórico. Más plebiscito que en las elecciones autonómicas del 25 de noviembre, imposible. Pero CiU salió escaldada”, explican las fuentes conocedoras de la respuesta de Rajoy.

Desde las filas populares, se subraya que “no existe una figura jurídica para las elecciones plebiscitarias que pretende Mas. Sinos atenemos a las circunstancias históricas, elecciones plebiscitarias ya lo fueron el año pasado, cuando CiU perdió 12 diputados. ¿Eso no les dice nada? ¿Es que no fue suficiente? Lo que pasa es que hacen ver que aquí no ha pasado nada, pero lo que tiene que hacer el president es convocar elecciones como todo el mundo y a ver qué pasa”.

Tras el “discurso preventivo”

La misiva se hará llegar al presidente catalán después de la Diada. Es una cuestión de tempos: desde el Gobierno se valora positivamente que Artur Mas se pronunciase hace cinco días y admitiese que posiblemente no podría convocar su referéndum independentista en el 2014, tal y como acordó con sus socios de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). Aseguran que fue un “discurso preventivo”. Pero luego, ante las presiones de ERC, la cúpula convergente volvió a su anterior discurso del “referéndum independentista sí o sí en 2014”. Ante ello, el Gobierno central le pedirá otro paso más allá: algo que evidencie su desmarque de la senda independentista radical.

placeholder Imagen de archivo de la diada de 2012 (efe)

Para los nacionalistas, los pasos dados por Artur Mas ya son suficientes y, por ello, el Gobierno central debería dar su permiso para el referéndum el año que viene. “Hay una diferencia fundamental con el año pasado: entonces, hubo un punto de inflexión. Hoy, se refuerza el proceso a favor del derecho a decidir y a favor de la consulta”, dice a El Confidencial un miembro de la dirección de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). Su “prioridad absoluta” sigue siendo, afirman, que haya una consulta “pactada o tolerada” en año próximo.

Para ello, cuentan con dar hoy un nuevo aldabonazo con una cadena humana de más de 300.000 personas que intentará ser vendida al exterior como el ‘ansia’ del pueblo catalán por resolver varios siglos de injusticia, como ya vendía ayer Mas en un artículo en el New York Times.

Pero dentro de las filas nacionalistas existen también problemas por la senda secesionista que ha adoptado el Gobierno. El propio portavoz del Ejecutivo catalán, Francesc Homs, manifestó ayer, tras la reunión semanal del Gobierno, que el éxito de la convocatoria de hoy “reforzará la decisión colectiva del derecho a la autodeterminación que tomó el pueblo de Cataluña el pasado 25 de noviembre”. Lo curioso es que el Gobierno no ha convocado nada para hoy, sino que ha sido una asociación privada, la Asamblea Nacional Catalana (ANC), la que ha organizado una cadena humana de norte a sur de Cataluña.

La nueva ‘espantá’ de Duran

Por si fueran pocas las contradicciones, el líder de Unió Democràtica de Catalunya (UDC), Josep Antoni Duran Lleida, no asistirá a la convocatoria independentista, al contrario que toda la cúpula de Convergència. Lo hace, además, por convicción, porque UDC no es secesionista, aunque navegue en el mismo barco que CDC y, ahora, con el apoyo de ERC. Sí asistirá, en cambio, su colega democristiana y vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega, que precisamente ayer fue la representante del Gobierno catalán en la toma de posesión del inspector general del Ejército en Barcelona, teniente general Ricardo Álvarez-Espejo.

El desmarque de Duran no es nuevo. En los círculos soberanistas ya era esperada su espantá. A nadie cogió por sorpresa, pero los continuos mensajes antisecesionistas que ha pronunciado a lo largo de los últimos meses ya comienzan a tomarse muy en serio en la cúpula de sus socios de CDC. Incluso dentro de Unió hay un movimiento proindependentista que no está mal visto por los convergentes, al que alientan desde la sombra.

Mariano Rajoy Diada Independencia de Cataluña Artur Mas
El redactor recomienda