Es noticia
Menú
Mas juega su última carta para alargar la legislatura en minoría
  1. España
  2. Cataluña
CATALUÑA APOYA LA CADENA INDEPENDENTISTA

Mas juega su última carta para alargar la legislatura en minoría

Mas se acerca a lo que en catalán se denomina o caixa o faixa, el todo o nada. Apoya el proceso independentista pero no ejecuta políticas concretas

Foto: El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y la vicepresidenta, Joana Ortega. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y la vicepresidenta, Joana Ortega. (EFE)

Artur Mas jugó ayer su última carta para alargar la legislatura en minoría: prorrogar los Presupuestos del 2013 y prometer los de 2014. Todo ello eclipsado por un debate sobre la cadena humana que cruzará Cataluña el próximo 11 de septiembre para pedir la independencia y que cuenta con el apoyo explícito de la Generalitat, si bien el presidente catalán no acudirá a la protesta.

Tras las medidas de ayer, Mas se acerca a lo que en catalán se denomina o caixa o faixa, el todo o nada. Es decir, la Generalitat sigue apoyando el proceso independentista, más si cabe que el año pasado; y al mismo tiempo continúa sin ejecutar políticas concretas, tal y como obligaría la presentación de unas cuentas públicas. Esta prórroga es la segunda que lleva a cabo el Ejecutivo catalán en esta legislatura.

Al final, se prevé un 11 de septiembre cuyo mayor debate será si el líder de Unió, Josep Antoni Duran i Lleida, acude a la “cadena catalana” o no. Exactamente igual que el año pasado.

La principal diferencia estribará en que, después de la Diada, CiU y ERC tendrán que pactar unos Presupuestos que serán forzosamente restrictivos. Pero este debate político quedará eclipsado por los llamamientos del Gobierno catalán a participar en la cadena humana, el apoyo que recibirá esta movilización desde los medios de comunicación públicos y las protestas que todo esto generará en formaciones como el PP y C’s.

El conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, ya ha dibujado el nuevo marco: 2.000 millones de recortes en el Presupuesto prorrogado en 2013 -500 millones menos de los previstos-; y una Ley Tributaria que se aprobará en paralelo a la de Acompañamiento de los Presupuestos de 2014, con la creación de un paquete de impuestos que han de garantizar nuevos ingresos a la Generalitat para cumplir los nuevos objetivos de déficit. Algo a lo que la Administración catalana está obligada ya que depende del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) para hacer frente a sus vencimientos de deuda. Sólo el próximo mes de noviembre vencen 1.581 millones.

Panorama electoral

Aunque Artur Mas es partidario de prolongar la legislatura, fuentes cercanas a CiU consideran probable que afloren tensiones entre los convergentes y republicanos durante la negociación de los Presupuestos, lo que conduciría a un planteamiento de avance electoral en Cataluña.

Este avance electoral se denomina en Cataluña “elecciones plebiscitarias”, es decir, unos comicios en los que el eje medular fuese la independencia de Cataluña, después de que fracasase la negociación con el Gobierno para celebrar un referéndum dentro del marco legal vigente. Una alternativa para que Artur Mas no perdiese, ya que las encuestas la sitúan como segunda fuerza política, después de los republicanos, sería presentar un frente independentista a través de una coalición de CiU y ERC.

Diada de inspiración báltica

Por otro lado, la Asamblea Nacional Catalana (ANC) ya tiene garantizado el éxito de la cadena humana. Aunque todavía les faltan unas 30.000 personas para cubrir todos los tramos previstos -12.000 puestos entre Amposta y Alcanar, en el sur de Tarragona- la movilización se prevé espectacular. En total, se quieren cubrir un total de 400 kilómetros entre la Jonquera y la frontera con Castellón. La cadena pasará frente al Palau de la Generalitat y Mas podría salir a saludar a los participantes, si bien no se sumaría formalmente a la protesta, algo que sí harán la mayoría de sus consellers.

Artur Mas jugó ayer su última carta para alargar la legislatura en minoría: prorrogar los Presupuestos del 2013 y prometer los de 2014. Todo ello eclipsado por un debate sobre la cadena humana que cruzará Cataluña el próximo 11 de septiembre para pedir la independencia y que cuenta con el apoyo explícito de la Generalitat, si bien el presidente catalán no acudirá a la protesta.

Artur Mas Andreu Mas-Colell CiU
El redactor recomienda