PRESENTA UNA WEB CON SU SUELDO Y PATRIMONIO

Mas presume de transparencia 48 horas antes de comparecer por el caso Palau

Artur Mas compareció ante la prensa para presentar la web de la transparencia de la Generalitat, con lo que espera ser el Gobierno más diáfano de España

Foto: Artur Mas presenta un nuevo portal web sobre transparencia. (EFE)
Artur Mas presenta un nuevo portal web sobre transparencia. (EFE)

A apenas 48 horas de comparecer en la Comisión de Asuntos Institucionales del Parlamento catalán para hablar del caso Palau, en el que Convergència  Democràtica de Catalunya (CDC) está implicada hasta el punto de que el juez ha embargado su sede para responder de 3,2 millones de euros, Artur Mas compareció ante la prensa para presentar la web de la transparencia de la Generalitat, con lo que espera ser el Gobierno más diáfano de España.

Afirmó que con la puesta en funcionamiento de esta web pasa a cumplir 78 de los 80 indicadores INCAU de Transparency International, una cota que ninguna administración española iguala. Sólo le falta, afirmó, aprobar un Código Ético de su Gobierno, que espera tener listo en el mes de septiembre, y hacer accesible a los interesados la información de todos los contratos de menos de 18.000 euros

En febrero pasado, Mas había anunciado la adopción de 51 medidas para que en Cataluña hubiese “más transparencia, más acceso a la información y una actitud clara de lucha contra posibles irregularidades o casos de corrupción”.

Pero estas afirmaciones justo antes de tener que ir al Parlamento a dar explicaciones sobre los intereses de su partido en el caso Palau suenan a propaganda. Y eso que sólo acude a la Comisión citada, ya que la alianza entre CiU y Esquerra Republicana (ERC) evitó que compareciese ante el pleno parlamentario, como pedía la oposición.

En el escándalo del presunto desvío de más de 5 millones de euros del Palau de la Música hacia Convergència a través del corrupto Fèlix Millet, hay demasiados interrogantes. En otoño del 2010, con un hombre de Convergència presidiendo momentáneamente la institución musical, Josep Maria Busquets, éste envió al juzgado un escrito del Palau en el que renunciaba a acusar al partido por la desaparición de fondos y, sin encomendarse ni a Dios ni al diablo, obvió las recomendaciones de la Generalitat y no se sumó a la petición de la fiscalía.

Los prohombres de CDC en el Palau

Este mismo mes de julio, los abogados del Palau enviaron otro escrito al juzgado en el que no compartían las tesis del fiscal (que acusa a CDC de desvío de fondos). La pregunta es: ¿Cómo es posible que la institución no quiera recuperar esos 5,1 millones? Sencillo: quien ha pergeñado esta maquiavélica trama es el exconsejero de Presidencia de Jordi Pujol: Joaquim Triadú.

Fotografía de archivo de Fèlix Millet a su llegada a los juzgados. (EFE)
Fotografía de archivo de Fèlix Millet a su llegada a los juzgados. (EFE)
En el 2010, estaba en el bufete Garrigues, que llevaba los asuntos del Palau. La cúpula de la institución y la del bufete se las tuvieron cuando se dieron cuenta de que Triadú y Busquets, dos prohombres de Convergència, habían orquestado toda una maniobra para dejar fuera al partido de cualquier reclamación. Ahora, Triadú está en PwC. A esta compañía, se llevó la cuenta del Palau.

La cúpula de la institución musical hizo después un comunicado donde afirmaba que pedirá todas las responsabilidades que pueda en sus conclusiones finales. Pero, mientras tanto, Convergència ha sacado pecho y ha colgado en la pared el escrito del Palau (confeccionado por su hombre Triadú) para “demostrar” que el partido no tiene nada que ver con el Palau. Pero continúa con su sede embargada y con varios dirigentes imputados.

Estas maniobras poco claras (el principal encausado de CDC es Daniel Osàcar, extesorero del partido, excompañero de Busquets y también exsecretario particular de Artur Mas durante casi un lustro) se producen justamente cuando el presidente de la Generalitat presenta su web de la transparencia.

Una web, por otro lado, que apenas aporta nada nuevo, aunque es verdad que agrupa algunas informaciones que hasta ahora estaban dispersas. De hecho, los asuntos opacos seguirán siendo tan opacos como hasta ahora, ya que el portal se limita a hacer autopropaganda de la transparencia y a establecer links con el Diario Oficial de la Generalitat (DOGC) y con el portal del Gobierno para remitir a la información solicitada.

De las empresas públicas, por ejemplo, por donde se van millones de euros sin control público y donde se pagan sueldos y sobresueldos estratosféricos, no hay ni una línea. Sí que promete, sin embargo, publicar todos los salarios de los altos cargos de la Generalitat, cosa a la que se puede acceder desde hace casi una década, tanto a través de las tablas salariales que anualmente se renuevan como a través los nombramientos del personal de confianza publicados en el DOGC. Por tanto, ninguna novedad bajo el sol.

Críticas de la oposición

El portavoz del PSC, Jaume Collboni. (EFE)
El portavoz del PSC, Jaume Collboni. (EFE)
Para Jaume Collboni, portavoz del PSC, la presentación de la web es “una operación de marketing evidente.  Los socialistas quieren que Mas explique si el 4% de comisiones que Ferrovial pagaba en comisiones de las obras públicas que CiU le concedía distorsionaba las licitaciones. “Queremos saber quién es el responsable político, queremos saber cuántas y cuáles han sido las contrapartidas a todo ello. Queremos saber si este dinero sirvió para financiar las campañas electorales que han hecho presidente al señor Mas. Si todo esto se confirma, estaremos ante un robo de dinero público de los catalanes y las catalanas”. Los socialistas pedirán también que comparezca la presidenta del Palau, Mariona Carulla, para conocer la posición de la institución ante la instrucción judicial.

Desde el PP, también se carga contra la “operación de marketing” de Mas. “En el 2012, habíamos pactado una Ley de Transparencia, en la que se fijasen los sueldos de todos los cargos públicos, pero también los de las empresas públicas, los contratos, las subvenciones y las concesiones. La web es sólo un instrumento de esa ley, pero no el único. Y tal y como la presentan, es un engaño, una maniobra de cara a la galería”.

Los populares afirman que es precisamente en el ámbito de las empresas públicas donde existe más opacidad y donde no se arroja ninguna luz. “Nos gustaría conocer, por ejemplo, los contratos de TV3 con las productoras, cómo y a quién se pagan los derechos deportivos o los cinematográficos. O los contratos de gestión en el ámbito hospitalario. Todo eso no está fiscalizado y seguirá sin estarlo. Y es ahí donde se esconden los grandes intereses”.

La web de la transparencia, por tanto, no deja de ser un espejismo. Eso sí, con mucho autobombo, con la agenda (pública) del president puesta negro sobre blanco, con un formulario para contactar directamente  con él y con su declaración de bienes a 31 de diciembre del 2012, datos que ya se habían hecho públicos: piso en Barcelona, 45.000 euros en sus cuentas, acciones por más de 37.000 euros, plan de pensiones por 149.000 euros y deuda pública de la Generalitat por 58.000 euros.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios