Es noticia
Menú
Pacto histórico del PSC con Rubalcaba para tener 'grupo propio' en el Congreso
  1. España
  2. Cataluña
SE RUBRICARÁ ANTES DEL 25-O

Pacto histórico del PSC con Rubalcaba para tener 'grupo propio' en el Congreso

Los socialistas catalanes tendrán voz y voto propio en el Congreso de los diputados. La medida no tiene nada que ver con la polémica territorial abierta

Foto: Pacto histórico del PSC con Rubalcaba para tener 'grupo propio' en el Congreso
Pacto histórico del PSC con Rubalcaba para tener 'grupo propio' en el Congreso

Los socialistas catalanes tendrán voz y voto propio en el Congreso de los diputados. La medida no tiene nada que ver con la polémica territorial abierta con Cataluña. Simplemente, que las negociaciones entre PSOE y PSC para que los diputados de esta última formación tengan perfil propio en la Cámara baja están a punto de culminar con un pacto histórico.

Para algunos, es la debilidad del secretario general socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, la que ha dado pie a que se le hayan ‘subido a las barbas’ y hayan podido desmarcarse cuando más necesita el PSOE el apoyo de todos los diputados socialistas. Para otros no es más que la consecuencia lógica a que se tenía que llegar porque pertenecen a dos formaciones diferentes.

La verdadera razón de este pacto, que será rubricado con un protocolo que deberán aprobar las ejecutivas de los dos partidos, sin embargo, hay que buscarla en una moción que el PSC aprobó en el congreso del mes de diciembre del 2011. En ella, pedía la transformación el Grupo Socialista en Grupo Socialista Federal (así lo recogen los estatutos federales del PSOE). Y ahí, el PSC tendría un amplio margen de maniobra. Por ejemplo, en los debates parlamentarios de “especial interés” para Cataluña, deberá intervenir un diputado del PSC. Y, aunque tengan disciplina común con sus compañeros de filas, la moción preveía que pudieran romper esa disciplina en “casos excepcionales relativos a temas de especial interés para Cataluña y su autogobierno”.

PSOE y PSC también crearán una comisión paritaria de seguimiento para temas catalanes en el Congreso, de la que formarán parte, entre otros, Rubalcaba y el líder socialista catalán, Pere Navarro. El cometido de esa comisión es adoptar una posición común en temas que afecten a Cataluña, pero si no hay acuerdo, el PSC queda liberado para votar conforme a sus intereses, incluso aunque ese voto sea contrario al del PSOE.

Fuentes socialistas admitieron a El Confidencial que las conversaciones entre los dos partidos están ya “muy maduras”, aunque habrá que esperar unas semanas para plasmarlas sobre el papel. Las fuentes consultadas señalan que el acuerdo se rubricará, casi con total seguridad, tras las elecciones vascas y gallegas.

De este modo, además, el PSC podrá presentarse a las elecciones autonómicas catalanas del 25 de noviembre con el horizonte de tener un grupo propio en el Congreso, independiente del Grupo Socialista del PSOE. Precisamente su integración dentro de ese grupo era una de las críticas que históricamente lanzaban los nacionalistas para acusarlos de estar “supeditados” a la política estatal, o sea, “españolista”. En otras palabras, puede presentarse por primera vez a unas elecciones sin que le acusen de ser una mera prolongación del PSOE. De todos modos, no podrá formalizar la creación de grupo parlamentario propio, ya que ésa es una cuestión que sólo puede hacerse a principio de legislatura y, además, al convertirse en federal el del PSOE ese tema quedaría relegado a una cuestión meramente formal.

El PSC, si embargo, se apunta otro tanto con este acuerdo: cumple uno de los puntos más polémicos que aprobó su último congreso. La formación de un grupo propio es una reivindicación que periódicamente exigían algunos sectores de los socialistas catalanes. Es, por ejemplo, una de las exigencias del llamado sector catalanista, que a pesar de que no está articulado internamente, tiene como referentes a dirigentes como Ernest Maragall (que no irá en las listas de las autonómicas, una decisión que ya había sido tomada hace tiempo), el alcalde de Lérida, àngel Ros, la exconsejera Marina Geli, el exconsejero de Economía, Antoni Castells, e incluso en el que podrían alinearse otros como el ex líder del PSC en el Parlamento catalán, Joaquim Nadal, o la ex consejera Montserrat Tura.

Los socialistas catalanes tendrán voz y voto propio en el Congreso de los diputados. La medida no tiene nada que ver con la polémica territorial abierta con Cataluña. Simplemente, que las negociaciones entre PSOE y PSC para que los diputados de esta última formación tengan perfil propio en la Cámara baja están a punto de culminar con un pacto histórico.