Navarro, el héroe que frenó el tsunami antisocialista, sustituye a Montilla en el PSC
  1. España
  2. Cataluña
"PLANTEAREMOS UNA REVISIÓN DE NUESTRO PACTO CON EL PSOE"

Navarro, el héroe que frenó el tsunami antisocialista, sustituye a Montilla en el PSC

José Montilla ya tiene sustituto: será Pere Navarro, actual alcalde de Terrassa, el que tomará el relevo del cordobés al frente de los socialistas catalanes. Los

Foto: Navarro, el héroe que frenó el tsunami antisocialista, sustituye a Montilla en el PSC
Navarro, el héroe que frenó el tsunami antisocialista, sustituye a Montilla en el PSC

José Montilla ya tiene sustituto: será Pere Navarro, actual alcalde de Terrassa, el que tomará el relevo del cordobés al frente de los socialistas catalanes. Los críticos del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) iniciaron la segunda jornada del crucial congreso de esta organización con una maniobra sorpresa: Ángel Ros, alcalde de Lérida, anunciaba que retiraba su candidatura a favor de Joan Ignasi Elena, Nàtius Elena, ex alcalde de Vilanova i la Geltrú y cercano a las tesis de la corriente Nou Cicle, que lidera el eurodiputado Raimon Obiols. No fue suficiente la envolvente: Navarro, considerado por sus contrincantes como el candidato oficialista, se alzó con un cómodo triunfo: 545 votos (el 73,06%) frente a los 187 de Elena (el 25,06%) y 14 en blanco (1,88%).

Minutos antes de la votación, Navarro ya había advertido a Elena que en la jornada de hoy eran rivales -no enemigos-, pero en la de mañana, cuando se ha de votar la nueva Ejecutiva, irán juntos. Es decir, le propuso ya formalmente un pacto para que en la cúpula de la organización estén presentes las diferentes sensibilidades del PSC. Si al final hay acuerdo -como ocurrirá casi con total probabilidad-, los socialistas habrán salido airosos de un congreso marcado por la crisis de la organización y por el tsunami antisocialista que les ha hecho perder con claridad las tres últimas elecciones: autonómicas, municipales y generales.

El héroe frente al tsunami antisocialista

Precisamente Navarro fue uno de los pocos que resistió ese tsunami, ya que conservó la alcaldía en el ayuntamiento de Terrassa, a pesar de que perdió votos: pasó de 13 a 11 concejales, mientras que CiU pasó de 6 a 9 y el PP, de 3 a 4. Sin embargo, ICV repitió sus tres ediles y ERC perdió los dos suyos, con lo que el socialista sigue gobernando la ciudad.

Navarro perfiló en su discurso ante los más de 800 delegados del PSC los ejes de su estrategia futura. Apostará por integrar “a los catalanes que se decantan por el catalanismo” y a “los españoles que se decantan por una España federal”. Porque, matizó, “lo que decimos aquí lo hemos de poder decir allá y lo que decimos allá lo hemos de poder decir aquí”.

También promete Navarro cambiar las relaciones con el PSOE. “Después de 30 años, hemos de revisar los pactos que tenemos, pero desde la lealtad y desde la convicción de que defendemos un mismo proyecto, pero también desde la responsabilidad de que hemos de adaptarnos a las nuevas épocas”. Por tanto, fue tajante: “Plantearemos una revisión de nuestro pacto con el PSOE”.

Con ello, Navarro lanza un guiño nada disimulado al sector catalanista del partido, que se había posicionado en bloque a favor de Ángel Ros. Al mismo tiempo, tambien espera contentar a los críticos de Nou Cicle, ya que la “visibilidad” en Madrid era uno de los caballos de batalla de esta corriente y de su candidato, Nàtius Elena.

Mano tendida

Tras su proclamación como nuevo primer secretario (cargo asimilado al de secretario general), volvió a repetir que “en la nueva dirección cabréis todos. Habrá representantes de muchas maneras de pensar, de muchos territorios, de muchos sectores”. Alabó que “en este congreso, hemos dado un ejemplo de democracia, de transparencia, de diálogo y de acuerdo. Es un ejemplo que yo seguiré”.

Recordó también que una de sus primeras tareas cuando se afilió fue enganchar carteles en las elecciones de 1977. “Lo hice con convicción e ilusión. Pensaba que con ello construíamos a cambiar aquella sociedad que no nos gustaba y que defendíamos cohesión social, justicia social e igualdad de oportunidades. Desde entonces, siempre he defendido los mismos principios. Y os aseguro que mi tarea continuará siendo tan intensa como en aquella primera enganchada de carteles y mis emociones serán tan intensas como entonces”. También detalló que “me preguntaron qué era ser socialista. Y ser socialista quiere decir que si vemos a una persona que lo pasa mal, que tiene problemas, que es discriminada, nos preocupamos por ella. Nos afecta y tenemos la necesidad de hacer alguna cosa para que aquella persona viva con dignidad. Ése es el socialismo que defenderé”. Y zanjó: “Asumo la responsabilidad de liderar el PSC con fuerza, ganas de trabajar e ilusión”.

Ahora sólo falta la maratoniana jornada para intentar acercar posturas y conformar una ejecutiva de integración que ha de ser votada mañana por la mañana.

José Montilla