Es noticia
Menú
López Tena, el ex magistrado del CGPJ, es el ‘pepito grillo’ del Parlamento catalán
  1. España
  2. Cataluña
DURO EN POLÍTICA, ‘MAJO’ A CORTA DISTANCIA

López Tena, el ex magistrado del CGPJ, es el ‘pepito grillo’ del Parlamento catalán

Si uno ha llegado a vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) no es por casualidad. Eso es lo que le pasa a Alfons López

Foto: López Tena, el ex magistrado del CGPJ, es el ‘pepito grillo’ del Parlamento catalán
López Tena, el ex magistrado del CGPJ, es el ‘pepito grillo’ del Parlamento catalán

Si uno ha llegado a vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) no es por casualidad. Eso es lo que le pasa a Alfons López Tena. Era miembro de la dirección de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) hasta que sintió la llamada de la independencia y se sumó a varios compatriotas para fundar Solidaritat Catalana per la Independència (SI), la coalición que en las últimas elecciones autonómicas catalanas sacó nada menos que cuatro diputados, que al final se quedaron en tres, porque el ex presidente del Barça, Joan Laporta, no tenía suficiente espacio mediático para medrar y se desmarcó de sus compañeros de aventura para alinearse con Convergència i Unió (CiU).

López Tena, sin embargo, sigue en la brecha, apostando por un Estado catalán independiente de España. Y esto le lleva, según algunos de sus compañeros diputados, a “marcar terreno propio”. Para otros, es el Pepito Grillo de la cámara catalana. Quizá por eso, en la sesión plenaria del Parlamento catalán de este viernes, la presidenta de la cámara, la democristiana Núria de Gispert, hizo algo que normalmente no sucede en esta institución. “Señor diputado, le tengo que llamar al orden, cosa que no se hace desde hace mucho tiempo en este Parlamento. Tenga respeto al Parlamento de Cataluña, a esta Mesa y a todos los diputados”. Las palabras de De Gispert fueron aplaudidas por los diputados presentes.

Y eso venía a cuento porque López Tena había pedido la votación separada de dos puntos en una moción que, además, había presentado Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). “¿O es que esto es una república bananera en la que usted aplica las reglas como quiere?”, le había espetado el ex vocal de CGPJ. Fue un encontronazo entre señorías. No era el primero, porque López Tena es muy suyo. En una ocasión, rememora un compañero de la cámara, interrumpió a la presidenta del Parlamento exigiendo que se dirigiese a él como “Sa Excelència” (la traducción al castellano sería Excelentísimo). Y, dicen hasta sus enemigos políticos, no le faltaba razón, ya que al haber sido miembro del CGPJ tiene derecho a este tratamiento.

Perro viejo en lides dialécticas, López Tena no deja indiferente a nadie. “Lo que pretende es desacreditar a la institución, por eso adopta una actitud beligerante. Al inicio de la legislatura, decía que venía a hacer agitación y propaganda, a hacer espectáculo. Y lo que hemos visto hasta ahora es que tiene un tema personal con CiU que provoca sus actitudes a veces prepotentes. Persigue una vendetta”, dice uno de sus rivales políticos. Esta fuente, sin embargo, reconoce que, “a nivel personal, es un tío muy majo. No tiene un pelo de tonto, pero le pierden las formas”.

El protagonista del rifirrafe parlamentario, López Tena, admite a El Confidencial que “lo que dije no fue nada del otro mundo. Un momento antes, un diputado del PP se había referido a una república bananera y no pasó nada. Atacó las enmiendas que habíamos presentado diciendo que esto era Cataluña y no una República bananera. Pero si nuestras enmiendas habían sido aceptadas por la Mesa, lo lógico es que se le den curso. Otra cosa es que no hubiesen sido admitidas”.

“Le pierden las formas”

Todas las fuentes consultadas por El Confidencial, y que son de partidos rivales, coinciden en señalar que, precisamente, fueron las formas las que le perdieron para que fuese reprendido públicamente por la presidenta del Parlamento. “Jurídicamente, tenía razón -explica a este diario un portavoz de uno de los partidos situados en las antípodas de SI-. Solidaritat había presentado una moción sobre el CAT en las matrículas que había sido admitida a trámite por la Mesa del Parlamento, aunque el tema que se discutiese fuese otro, relacionado con la educación. Por tanto, se quejaba de que no le dejasen explicar su posición”.

Lógico. El propio López Tena señala a este diario que hace quince días, SI había presentado una moción para rebajar el 20% del salario de los altos cargos parlamentarios y para suprimir los complementos que tienen algunos diputados. ICV presentó enmiendas para suprimir el tratamiento honorífico que se da a los parlamentarios. Y, aunque las dos cuestiones son diferentes, se admitieron las enmiendas y fueron votadas. Ahora hubiese tenido que ser igual, ya que la Mesa del Parlamento admitió las enmiendas de Solidaritat.

Por eso, en la siguiente interpelación parlamentaria, su compañero de partido Uriel Bertran, volvió sobre el tema. Y recordó que el propio consejero de Interior, Felip Puig, había manifestado su voluntad de que el CAT tapase la E de España en las matrículas. “Esto nos lleva a una situación de inseguridad jurídica en nuestro país (...) Por tanto, que se emita una orden a todos los actores, a todos los agentes, ayuntamientos, Mossos d’Esquadra, para que no pongan multas”. Y más adelante, la presidenta le volvió a llamar la atención, cuando se excedía del tiempo. “Le queda menos de un minuto para su posicionamiento, señor diputado”, le advirtió De Gispert. Y Bertran no tuvo inconveniente en airear su sarcasmo. “Gracias. Cuando queden treinta segundos, le pido que me avise. Y cuando me queden quince, también, señora presidenta”. “Le avisaré cuando acabe”, le respondió tajantemente la presidenta del Parlamento. Para López Tena, “nunca se interrumpe a un diputado cuando está hablando, pero la presidenta lo hizo en esta ocasión. Lo que se evidencia es una diferencia de trato”.

Enfrentamiento con Duran Lleida

Pocas veces ha habido tanta tensión parlamentaria como en este ahora. Entre otras cosas, porque el pequeño grupo independentista que logró cuatro escaños en la cámara catalana está dando que hablar. López Tena inició una guerra sin cuartel contra algunos sectores de CiU. Mientras negociaba con los nacionalistas no permitir que el secretario del Gobierno, Germà Gordó, compareciese ante la comisión de Asuntos Interdepartamentales para dar cuenta de si había habido maniobras políticas del nuevo Gobierno para tapar el llamado caso Palau (o caso Millet), López Tena lograba que la Mesa del Parlamento, donde manda CiU, aceptase admitir a trámite una moción para convocar un referéndum sobre la independencia de Cataluña. Pero luego, los propios convergentes pidieron a SI que retirase la propuesta porque estaba destinada al fracaso.

A López Tena, este detalle poco le importaba. Su punto de mira enfocó al líder democristiano, Josep Antoni Duran Lleida. En su carta semanal a los militantes de Unió, Duran defendía a la vicepresidenta catalana, Joana Ortega, porque en su curriculum aparecía que era licenciada en Psicología, cuando no tiene la carrera terminada. Fue un fallo técnico, ya que habían rescatado el historial de hacía siete años. Pero Duran aprovechó para ir más allá. Decía que era mejor eso que el que “un notario deje en blanco unas hojas de su protocolo, ya me entiendes de qué estoy hablando”. López Tena, es notario y ex compañero de formación de Duran, ducho en artes dialécticas, lo captó al momento. Y en su blog estableció otro paralelismo: “Como no es igual la presunta actuación de la señora Ortega a que el secretario general de un partido político sea un corrupto, cobre comisiones, venda enmiendas de leyes a grupos de interés, premie con cargos públicos a sus amantes y ex amantes y dedique dinero público a financiar su vida sexual, variada y extensa, ya me entiendes de qué estoy hablando, ¿verdad, señor Duran?”. Y ahí se acabó todo. López Tena atacó sin pelucas y sin caretas. Siempre nos quedará París.

Si uno ha llegado a vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) no es por casualidad. Eso es lo que le pasa a Alfons López Tena. Era miembro de la dirección de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) hasta que sintió la llamada de la independencia y se sumó a varios compatriotas para fundar Solidaritat Catalana per la Independència (SI), la coalición que en las últimas elecciones autonómicas catalanas sacó nada menos que cuatro diputados, que al final se quedaron en tres, porque el ex presidente del Barça, Joan Laporta, no tenía suficiente espacio mediático para medrar y se desmarcó de sus compañeros de aventura para alinearse con Convergència i Unió (CiU).

CGPJ Cataluña Parlamento de Cataluña