‘Guerra’ de cifras entre CiU y PSC a cuenta de las finanzas de la Generalitat
  1. España
  2. Cataluña
EL GOBIERNO CATALÁN CREE QUE EL DÉFICIT PUEDE LLEGAR AL 4%

‘Guerra’ de cifras entre CiU y PSC a cuenta de las finanzas de la Generalitat

Las cifras no cuadran en Cataluña. O cuadran demasiado bien. Todo depende del prisma desde el que se mire. El Gobierno que preside Artur Mas mantiene

Foto: ‘Guerra’ de cifras entre CiU y PSC a cuenta de las finanzas de la Generalitat
‘Guerra’ de cifras entre CiU y PSC a cuenta de las finanzas de la Generalitat

Las cifras no cuadran en Cataluña. O cuadran demasiado bien. Todo depende del prisma desde el que se mire. El Gobierno que preside Artur Mas mantiene una agria batalla con el principal partido de la oposición, el PSC, causada por las finanzas de la Generalitat. Según Mas, Cataluña necesitará 11.000 millones de euros este año para hacer frente a todos sus gastos (ver noticia), la mayor parte de los cuales se dedicarán a refinanciar la deuda arrastrada de ejercicios anteriores. Su antecesor, José Montilla, rebate sus palabras con otras cifras: sólo necesitará 8.878 millones de euros, que incluso pueden ser menos “si se reducen las necesidades derivadas de la variación de activos financieros”.

La guerra se ha recrudecido después de que tanto el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, como la vicepresidenta económica, Elena Salgado, hubiesen dado por buenos los números aportados por Mas en el plan de ajuste que entregó a Rodríguez Zapatero el pasado 7 de febrero. Para Salgado, las cifras de la Generalitat “han sido certificadas por un interventor y no tengo por qué dudar de ellas”. Este balón de oxígeno fue aprovechado por el portavoz del Gobierno autonómico, Francesc Homs, para meter el dedo en el ojo a los socialistas: “No querría por nada del mundo que el PSC acabase haciendo el ridículo con todo esto”, ironizó, refiriéndose a las afirmaciones de Salgado. Y achacó las contradicciones de CiU y PSC a que “se quiere poner algo de sal y pimienta en esta batalla dialéctica”.

La portavoz adjunta del PSC en el Parlamento autonómico, Laia Bonet, arremetió contra Homs por ello. “Las finanzas son demasiado serias para hacer gesticulaciones baratas”, dijo, al tiempo que subrayó que las palabras del representante del Gobierno “se descalifican por sí solas”. Pero el portavoz parlamentario de CiU, Jordi Turull, fue más allá y calificó de “triste y errático” el papel del PSC en esta batalla dialéctica. Los socialistas, por contra, niegan que Salgado y Jáuregui hubiesen desautorizado las tesis de Montilla, ya que lo que hicieron fue “dar por bueno el plan de viabilidad” de Artur Mas. Otra cosa son las previsiones y su interpretación. Y es aquí donde acusan al Gobierno de la Generalitat de manipular los datos.

Fuentes oficiales del Gobierno señalaron a El Confidencial que “el president tiene razón al fijar en 11.000 millones de euros las necesidades de financiación para este ejercicio”. Sin embargo, admiten que en esta cantidad “está incluida la desviación del déficit de los años 2009 y 2010”.

De la misma opinión es el portavoz parlamentario del PSC, Miquel Iceta, para quien existe una cierta manipulación de los números por parte del Gobierno de Mas. “Justifican que necesitan 11.000 millones pero no explican por qué les sale esa cifra. En realidad, cogen 2.000 millones de euros que ya estaban contabilizados y que estaban siendo refinanciados con bonos y emisiones de deuda y los meten en la bolsa común. Es decir, lo que hacen es reestructurar toda la deuda, pero no explican que esos 2.000 millones de más ya estaban consignados en otra partida y que realmente no había esa diferencia”, manifestó Iceta a El Confidencial.

A ello, hay que añadir que se está hablando de previsiones: los números serán aprobados por la intervención de la Generalitat el próximo mes de marzo, por la intervención del Estado en junio y, en realidad, no se sabrá hasta el año que viene, al cierre del ejercicio, cuáles eran realmente las necesidades de financiación. Iceta señala también que las previsiones con las que juega Mas “son las mismas que las del anterior Gobierno” y advierte que este año el Estado dará más dinero a Cataluña porque “las previsiones de recaudación de IRPF se quedaron cortas y, por ello, los adelantos también. Como el Estado recaudó más de lo previsto, habrá de abonar la diferencia. Es la primera vez que pasa esto, ya que normalmente los adelantos siempre superaban la cantidad real que tenía que darnos”.

Un déficit desbocado

Los números de Montilla, sin embargo, van más allá. Justifican el elevado déficit porque el año pasado entraron en caja 3.000 millones menos de euros, “básicamente por la reducción de los adelantos a cuenta procedentes del Estado”. En otras palabras, los 7.200 millones en que se estima el déficit (un 3,6% del PIB) se hubiesen quedado en 4.200 millones, que hubiesen supuesto alrededor de un 2,2% y se hubiesen cumplido las previsiones, cifradas en un 2,4%. Además, el ex presidente señala que en el año 2003 Cataluña era la tercera comunidad con el déficit más elevado y en el año 2009 era ya la octava. “Y si se consideran los efectos de la liquidación del modelo de financiación, la posición podría mejorar hasta decimotercer lugar por déficit relativo”. O sea, “que sólo habría cuatro comunidades con un déficit inferior al de Cataluña”.

Las fuentes gubernamentales consultadas por este diario señalan, no obstante, que en el traspaso de poderes de Montilla a Mas se habló de que el déficit sobrepasaría las previsiones entre 7 y 9 décimas, es decir, que podría quedar entre el 3,1 y el 3,3%. “Pero de momento ya hemos visto que parece que será superior y que puede situarse entre el 3,5 y el 4%”, subrayan estas fuentes. Y esto también tiene su explicación: Montilla asegura que las cifras están distorsionadas “por el efecto del diferente comportamiento de las entregas efectuadas por el Estado a cuenta del modelo de financiación. Si corregimos este efecto y consideramos el déficit real, incluyendo las liquidaciones del modelo de financiación de cada año (que es el criterio utilizado en la contabilidad nacional), el déficit del 2009 sería de cerca del 4% y el del 2010, se situaría en torno al 3,2%”, dice en el documento que ha elaborado para explicar la situación de las finanzas de la Generalitat. Y continúa: “Querer hacer aparecer como un desaguisado lo que en realidad son efectos de distorsión provocada por el diferente comportamiento de las entregas a cuenta del Estado en los años 2009 y 2010, además de una deslealtad es una total irresponsabilidad”. La guerra no ha hecho más que comenzar.

Cataluña Generalitat de Cataluña Déficit por cuenta corriente Finanzas Artur Mas José Montilla