Duran Lleida dice ‘no’ a Mas para copar todo el poder de la Generalitat en Madrid
  1. España
  2. Cataluña
RECHAZA SER ‘CONSELLER EN CAP’ PERO TENDRÁ MANDO EN PLAZA

Duran Lleida dice ‘no’ a Mas para copar todo el poder de la Generalitat en Madrid

Sí pero no. El líder de Convergència i Unió (CiU) en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, rechazó este viernes ser conseller en cap del Gobierno que presidirá

Foto: Duran Lleida dice ‘no’ a Mas para copar todo el poder de la Generalitat en Madrid
Duran Lleida dice ‘no’ a Mas para copar todo el poder de la Generalitat en Madrid

Sí pero no. El líder de Convergència i Unió (CiU) en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, rechazó este viernes ser conseller en cap del Gobierno que presidirá próximamente Artur Mas, pero ostentará un cargo institucional vinculado a la Generalitat. Duran agradeció a Mas el ofrecimiento de ser número dos del Ejecutivo catalán pero quiere seguir al frente de las tropas nacionalistas en Madrid. De hecho, según reconocieron fuentes de CiU a El Confidencial, “su papel se verá muy reforzado, ya que no sólo será el representante de un partido, sino que representará a un Gobierno. Es decir, a partir de ahora, su papel tendrá un plus”. De este modo, además, desaparece la figura del número dos del Gobierno, ya que Mas la había previsto pensando solamente en Duran Lleida.

 

Las fuentes consultadas destacan también que su papel se verá reforzado especialmente porque “será el hombre del pacto fiscal y de las transferencias en Madrid”. Y es que el líder de los democristianos se ha asegurado ser el interlocutor del Gobierno en los espinosos temas que CiU quiere comenzar a negociar de inmediato. Artur Mas ya dejó caer ayer que una de las grandes prioridades de Convergència i Unió es la economía. Y los tiempos no están como para lanzar cohetes, puesto que la crisis ha dejado maltrechas las arcas de la Generalitat. Y ahí Duran tendrá un papel decisivo.

Las fuentes consultadas especifican que tendrá “competencias en transferencias, autogobierno, financiación y pacto fiscal, además de en política exterior, especialmente en el tema de las áreas mediterráneas”. Falta todavía por diseñar el cargo que ostentará, aunque él mismo se ha apresurado a decir que no cobrará por él, ya que ya tiene sueldo de diputado. Ni siquiera pasará dietas. Pero “hasta que no haya nombrado ya un Gobierno de forma nominativa no se puede concretar más”.

Artur Mas dijo que la federación nacionalista ha optado, al final, por una de las dos opciones que tenía, subrayando que las dos eran buenas: la primera era que Duran se incorporase como conseller en cap, lo que daría más lustre a su Gobierno; la segunda era mantenerlo en Madrid, lo que también es muy positivo, ya que el democristiano es, actualmente, el político español mejor valorado. Además, tiene experiencia, cintura y credibilidad. Por tanto, es un valor seguro como jefe de filas convergente en el Congreso de los Diputados.

Lo cierto es que tendrá un papel muy vistoso en la política española. Una fuente más crítica opina que “Duran ha hecho una inteligentísima jugada. Primero, se ha dejado mimar y ofrecer un cargo de importancia. Luego, dice que no, con el ego colmado. Pero sabe que su sitio está en el Congreso, donde puede lucirse más que en la política autonómica. Además, hay un dato no despreciable, que es que tendrá menos desgaste que Artur Mas. Su sitio será crucial para mover hilos pero con un desgaste mínimo, ya que si fracasa siempre podrá echarle la culpa al centralismo del gobierno de Madrid y, además, no se implicará en el quehacer diario de la Generalitat, que es el que te puede hundir la imagen”. En otras palabras, ha jugado al ajedrez con sus colegas, imponiendo una calculada estrategia.

Funciones amplias y manga ancha

Su papel más relevante lo obtendrá, muy posiblemente, en la batalla que CiU quiere librar para conseguir otra financiación. Los nacionalistas están descontentos con el pacto al que habían llegado el Gobierno central y el Tripartito y quiere cambiar los parámetros. Otras comunidades autónomas tienen mayores posibilidades que Cataluña, a pesar de que ésta es una de las que más recauda. Y ello porque la financiación andaluza, por ejemplo, tiene como referencia los habitantes de la comunidad y, por tanto, recibe un buen pellizco. Pero el dinero que llega a Cataluña no va en función de los habitantes, sino del PIB generado por la comunidad. En los últimos años, sin embargo, el Estado ha estado invirtiendo tres puntos menos que lo que le correspondía, por lo que el déficit en infraestructuras y servicios se va agrandando paulatinamente.

De ahí que CiU considere prioritario que haya un nuevo pacto fiscal. “Artur Mas propondrá a los partidos hacer un frente común para exigir un mejor pacto fiscal”, admiten fuentes de los nacionalistas a este diario. Y la batalla en este frente tendrá un protagonista exclusivo: Duran Lleida. El político democristiano, ya bregado en la lucha cuerpo a cuerpo, no se caracteriza precisamente por su radicalismo, aunque sí por su solidez  y constancia. Y en este punto no mantiene diferencias sustanciales con su compañero de equipo Artur Mas. Por tanto, será un terreno en el que podrá lucirse.

Otro de los frentes será la reclamación de un mayor autogobierno, la revisión de algunas leyes que invaden competencias autonómicas –como la de la Dependencia- y la consecución de completar en lo posible el mapa de los traspasos, paralelamente a la revisión de los últimos que se han realizado para verificar que existe dotación económica suficiente como para poder asumir las mayores competencias. En este campo, Duran puede ver reforzada su labor si, como se rumorea, coge las riendas de la parte catalana en la Comisión Mixta de Transferencias Estado-Generalitat. Mientras tanto, con el beneplácito de Mas, su objetivo inmediato es capitalizar los temas económicos “tanto como pueda”.

Josep Antoni Duran Lleida Artur Mas Gobierno Corporativo Generalitat de Cataluña Pacto Fiscal