ES EL ALCALDE SOCIALISTA MENOS POPULAR

La candidatura de Hereu a renovar su mandato en Barcelona divide al PSC

“Tiene la intención de seguir adelante y de nadar contracorriente a pesar de las encuestas en contra, de su caída en popularidad y valoración pública, y

Foto: La candidatura de Hereu a renovar su mandato en Barcelona divide al PSC
La candidatura de Hereu a renovar su mandato en Barcelona divide al PSC
“Tiene la intención de seguir adelante y de nadar contracorriente a pesar de las encuestas en contra, de su caída en popularidad y valoración pública, y de los últimos episodios de ceses en Barcelona tras la consulta popular fallida para remodelar la Avenida Diagonal. Además de tener una parte del partido en contra”. Así se expresa a El Confidencial un dirigente del PSC en respuesta a la confirmación de que el alcalde con menor popularidad de entre las ciudades gobernadas por los socialistas haya confirmado que se presentará el año próximo a la reelección. Se trata de Jordi Hereu.

Pero no lo tendrá nada fácil hasta la fecha de los comicios municipales, más aún cuando el PSC todavía deberá pasar la prueba de fuego de revalidar o no una mayoría suficiente en el gobierno de la Generalitat tras las elecciones del próximo otoño con un Artur Mas que se cree ya a las puertas de devolver a CiU el poder de la Comunidad.

Igual que José Montilla a nivel autonómico, Jordi Hereu tiene hoy las encuestas en contra, además de a un PSC dividido que le da su apoyo a regañadientes. En público, el PSC mostrará unidad para valorar la decisión de Hereu de autoproclamarse candidato de nuevo a la alcaldía, pero internamente en el partido existen muchas voces discordantes.

A diferencia de Montilla, primer secretario de los socialistas catalanes, Hereu no tiene a todo el partido a su favor. “Tras el fracaso de la consulta popular para reformar la Avenida Diagonal de Barcelona, el alcalde quedó tocado con el cese de su hombre confianza, Carles Martí. Muchas voces del partido pedían que no se presentara y estaban a favor de la previsible candidatura de Ferran Mascarell, que finalmente no ha cuajado”, prosiguen las mismas fuentes.

Lo cierto es que la federación barcelonesa del PSC toma un importante riesgo al asumir la presentación de la candidatura de Jordi Hereu, incapaz, según los más críticos, de resolver los problemas importantes que tiene Barcelona en materia de seguridad ciudadana, limpieza pública y obras en infraestructuras inacabadas desde hace años.

Sin embargo, el PSC vuelve a confiar en Hereu, mientras su opositor electoral y favorito en las encuestas, el nacionalista Xavier Trias, se frota las manos ante la posibilidad de que Hereu pierda las elecciones. “Los socialistas tienen la virtud de recuperarse en unas elecciones aunque tengan las encuestas en contra y Hereu trabajará duro estos meses para modificar la percepción que tienen los barceloneses sobre su gestión”, aseguran las fuentes socialistas consultadas.

Un feudo socialista

Todos estos meses serán muy difíciles para el alcalde y su partido, el PSC. Al menos así lo auguran las encuestas, entre ellas el último sondeo encargado por el Ayuntamiento. Todas abren la puerta a un cambio en el gobierno de la ciudad, que podría pasar a manos de CiU poniendo fin a treinta años de gobiernos socialistas que han visto en Barcelona y en su cinturón industrial un feudo electoral basado en el poso de la emigración del resto de España en los años sesenta del siglo pasado.

Hereu insiste en que todavía es pronto para hablar de elecciones, y que lo que toca es "gobernar para hacer frente a los retos que tiene Barcelona en el presente y en el futuro; y en el futuro, los ciudadanos ya decidirán", insiste. Aun así, será el candidato a la reelección disipando cualquier duda interna y eliminando también cualquier posibilidad de dar aire a un candidato renovador dentro del PSC. "Sí, seré el candidato", ha afirmado Hereu. Y añade: "con plena confianza y con plena tranquilidad".

Una de las bazas que utilizará el alcalde para aumentar su popularidad en las encuestas es poner de relieve la inversión en obra pública acometida en la ciudad, la modernización de los barrios y los nuevos centros para mayores, jóvenes y de ayuda a los excluidos.

El sí de Hereu recibió criticas de CiU y PP. El nacionalista Joaquim Forn ironiza: "El candidato lo tendrá que decidir Zapatero y no el PSC", en referencia a las primarias convocadas en Madrid. Para la popular àngels Esteller, esta candidatura será "el epitafio el PSC en Barcelona". Desde el fiasco de la consulta de la Diagonal, Jordi Hereu no levanta cabeza, pero, pese a todo, el alcalde quiere aspirar a la reelección. Sus adversarios políticos siempre han sospechado que a la dirección del PSC no le temblaría el pulso a la hora de forzar un cambio de alcalde antes de las elecciones porque, al fin y al cabo, es una maniobra clásica de los socialistas. Pero fuentes del PSC aseguran a este diario que el mantenimiento de la candidatura de Hereu “es consensuada, aunque a un año de las elecciones municipales queda muy poco tiempo para preparar y presentar en sociedad un candidato socialista alternativo a Hereu”, afirman. El líder municipal del PP en Barcelona, Alberto Fernández, recuerda que el PSC ha llevado a cabo varios relevos en las fechas próximas a La Mercè y, por eso, no descartó que hubiera un nuevo alcalde en pocas semanas.

2010 ha sido un mal año para Hereu, obligado a desprender de su mano derecha en el Ayuntamiento, el teniente de alcalde Carles Martí, poco después tuvo que apartar de su lado a otro teniente de alcalde, imputado por el caso del hotel del Palau de la Música.
Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios