NO LOGRAN ACORDAR UNA RESOLUCION CONJUNTA

La unidad de los partidos que defienden el Estatut salta por los aires

Jueves 15 de julio. Poco antes de las 18 horas. Artur Mas, presidente de CiU; Miquel Iceta, viceprimer secretario del PSC; Joan Puigcercós, presidente de ERC;

Foto: La unidad de los partidos que defienden el Estatut salta por los aires
La unidad de los partidos que defienden el Estatut salta por los aires

Jueves 15 de julio. Poco antes de las 18 horas. Artur Mas, presidente de CiU; Miquel Iceta, viceprimer secretario del PSC; Joan Puigcercós, presidente de ERC; y Joan Herrera, secretario general de ICV, se reúnen con el presidente de la Generalitat, José Montilla, para pactar una resolución que debería aprobarse en un pleno extraordinario del Parlamento catalán convocado para esta mañana. Es una auténtica cumbre de líderes políticos para redactar un texto contundente en defensa del Estatuto aprobado en referéndum, en el Parlamento, en el Congreso y en el Senado y cercenado por el TC. Además, sería la primera resolución conjunta del nonato frente catalán. Una hora después del inicio de la reunión, Artur Mas salía por la puerta y dejaba a los tres partidos que apoyan al Gobierno en la sala. “Nosotros vamos a apoyar la resolución que pacten los partidos del Gobierno. Mas salió porque ya no podíamos aportar nada más y, además, no queríamos vernos implicados en un debate. El Gobierno ha de liderar este proceso. Y los otros tres partidos apoyan al Gobierno y tienen la mayoría. Por tanto, han de llegar a un acuerdo. Lo que garantizamos es que CiU votará la propuesta que presenten”, señalan fuentes de la formación nacionalista a El Confidencial.

 

La espantá de Mas fue criticada por ERC y por ICV. Para Puigcercós, todo se debe a “movimientos tácticos” de CiU y PSC. Para Herrera, “el procedimiento de Mas es tramposo”, ya que el acuerdo ha de ser de los cuatro partidos y no sólo de los tres del Gobierno. Además, criticó que el líder convergente no tenga “sentido de la unidad”. Incluso Iceta manifestó que “Mas ha sido un invitado de piedra” y criticó que CiU no quiso explicar su proyecto de cómo debe ser la resolución. “O no lo tiene o no lo quiere compartir”, subrayó.

 

Pero desde CiU se afirma que “cada uno expuso sus puntos de vista. Y nosotros sólo hicimos algunas sugerencias, como que la resolución debería contener el rechazo a la sentencia y que se incluya en ella el lema de la manifestación, Som una nació. Nosaltres Decidim [Somos una nación. Nosotros decidimos]. No son condiciones, sino sólo sugerencias, lo que nosotros creemos que debería contener. Pero, por supuesto, vamos a apoyarles en todo. Más fácil no se lo podemos poner. Además, fue una reunión muy correcta y no hubo ninguna tensión”.

 

Otras fuentes consultadas por este diario desmienten las afirmaciones de CiU. “Ya dijo al principio que ‘os ponéis de acuerdo y nosotros votaremos sí’. Mas apenas abrió la boca durante el tiempo que estuvo en la reunión -señala a El Confidencial uno de los reunidos-. No presentó ninguna propuesta de su partido ni realizó ninguna exposición, aunque de vez en cuando, participaba. ‘Podéis hacer referencia a la manifestación y a su importancia’. O ‘vosotros veréis’. Fue un tanto patético”. Para esta fuente, “no es de recibo la actitud de CiU”.

 

Los recelos de ERC y CiU

 

Pero de lo que no hay duda es de que “esto había de ser un acuerdo de cuatro. Si todos estamos en la reunión, la responsabilidad de lo que salga es compartida. Pero si falta uno, se despiertan los recelos, porque luego el que ha salido puede dejar en evidencia a sus rivales criticando el contenido de la resolución”, añade la misma fuente.

 

En realidad, con su estrategia CiU tiene las manos libres y se desresponsabiliza del resultado. Y eso es lo que espanta a algunos de los rivales. A ERC, por ejemplo. Las dos formaciones nacionalistas compiten en un juego de patriotas en el que cada una trata de atraer a su caladero al voto catalanista. Las dos se miran por el rabillo del ojo. Si CiU no está en la reunión y se pacta una resolución de mínimos, tarde o temprano, dejará en evidencia a Esquerra. Y eso mete miedo a los republicanos, que se atribuyen la exclusividad del soberanismo. La flexibilidad de CiU y el amplio espectro ideológico que acoge en su electorado le darían ventaja sobre sus rivales. Incluso podría permitirse el lujo de despellejar a los partidos del Tripartito, machacarlos vivos por blandos y descafeinados y votar luego a favor apelando a un sentido de la responsabilidad y “de país”.

 

La unidad de los partidos que defienden el Estatuto catalán, pues, es, de momento, una quimera. Duró lo que duró la manifestación. Porque, una vez ausentado Artur Mas, los demás no se atrevieron a pactar un texto de mínimos. “Esperemos que mañana [por hoy] podamos seguir negociando y llegar a un acuerdo de última hora”, señalan a El Confidencial las fuentes consultadas. Pero, aunque el Tripartito tiene ahora la pelota en su tejado, cada una de las formaciones atesora su propia resolución, que podrían presentar individualmente en el pleno extraordinario si no se llega a un compromiso antes de la hora de la votación.

 

Mientras, en Madrid, los partidos catalanes trabajan en la confección de otra resolución a favor del Estatut para que se apruebe el próximo martes en el Congreso de los Diputados. La falta de unidad en Cataluña dificulta la posibilidad de que los grupos parlamentarios de  PSOE, CiU, ERC e ICV suscriban una propuesta conjunta, pero los diputados del PSC se esfuerzan por pactar un texto de mínimos que no les deje en evidencia ante los nacionalistas.

Según fuentes socialistas, esta iniciativa debería incluir una defensa del Estatut aprobado en la Cámara, así como del proceso democrático llevado a cabo en Cataluña. Pero también, el respeto a la sentencia del Tribunal Constitucional, y la voluntad para desarrollar por otros medios los aspectos recortados, algo a lo que ya se ha comprometido José Luis Rodríguez Zapatero.

 

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios