RECLAMAN AYUDA EN EL DESARROLLO DEL ESTATUTO

El PSC tensa la cuerda y amenaza con romper la disciplina de voto del PSOE en el Congreso

Los socialistas catalanes se distanciarán del PSOE y están dispuestos a romper la disciplina de voto en el Congreso si el partido hermano “no se compromete

Foto: El PSC tensa la cuerda y amenaza con romper la disciplina de voto del PSOE en el Congreso
El PSC tensa la cuerda y amenaza con romper la disciplina de voto del PSOE en el Congreso

Los socialistas catalanes se distanciarán del PSOE y están dispuestos a romper la disciplina de voto en el Congreso si el partido hermano “no se compromete con el desarrollo del Estatuto”. Así lo afirma un alto dirigente del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) a El Confidencial, que añade que “en Madrid ya saben que estamos dispuestos a hacerlo”.

 

El eterno debate sobre el hecho diferencial de los socialistas catalanes resurge con fuerza tras la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto y la macromanifestación del pasado sábado. “En estos momentos, al PSC no le queda mucho margen de maniobra, después de haber quedado descolocado al aceptar impulsar la protesta por los recortes. Si el PSOE no le echa un cable, lo tiene verdaderamente mal”, añade la misma fuente. Los catalanes tratan de que se defina un listado de revisiones de leyes estatales para que los recortes del TC se suavicen y poder salvar en su casi integridad el texto que fue aprobado en referéndum y por las distintas instituciones políticas: Parlamento autonómico, Congreso y Senado.

 

La reunión del Gobierno catalán de ayer martes fue clarificadora en este sentido, ya que la mayoría de los consejeros socialistas se manifestaron a favor de una postura firme ante Madrid y, si es preciso, de un desmarque contundente del grupo parlamentario del PSOE. Son los consejeros tradicionalmente alineados con lo que se llama el sector nacionalista del PSC: Antoni Castells, Ernest Maragall, Joaquim Nadal, Marina Geli y Montserrat Tura. La masiva asistencia de ciudadanos a la protesta del sábado ha dado oxígeno a este sector, últimamente poco propenso a movimientos tácticos debido a la cercanía de las elecciones. Este sector es partidario de forzar un frente unitario de los partidos catalanistas en Madrid y de presentar una propuesta de resolución en el Debate del Estado de la Nación, sea o no sea consensuada con el resto del PSOE.

 

El portavoz socialista en el Parlamento catalán, Miquel Iceta, por su parte, señaló a este diario que “hay una cosa que en Madrid no ven y es que hay una franja de ciudadanos que interpreta la sentencia como un rechazo a Cataluña. Y o se combate esa sensación o las apuestas soberanistas se dispararán en las próximas elecciones. Nosotros apostamos por desarrollar el autogobierno en el marco del Estatuto y de seguir en la línea de la negociación política y de colaboración entre gobiernos. Debemos combatir la idea de que con la sentencia se cierra la puerta estatutaria”. Para ello, los socialistas catalanes piden a sus correligionarios que “desde el resto de España se quite importancia al texto del TC”. Y esperan que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, clarifique las posturas y las ofertas que pueda hacer el Gobierno central para recomponer la senda del Estatuto.

 

A todo esto, el presidente de la Generalitat, José Montilla, ha de debatirse entre la presión del sector catalanista del PSC, la presión de sus socios del Tripartito y la presión de la oposición de Convergència i Unió (CiU), que ha lanzado su primer dardo envenenado: que en la resolución que se apruebe en el Parlamento autonómico y en la que se pretende llevar al Congreso figure el lema de la manifestación del sábado: Som una nació. Nosaltres decidim (Somos una nación. Nosotros decidimos).

 

“Esto es ya como el Día de la Marmota. La semana pasada, tuvimos una discusión esotérica sobre el lema que algunos dirigentes se atrevieron a calificar de ridícula”, dijo ayer Iceta. Se refería a la negativa de Montilla de desfilar detrás del lema referido: apostó por una simple bandera, que “es un símbolo que une a todos los ciudadanos sin distinción”. El dirigente del PSC acusó a al líder de la oposición, Artur Mas, de tensar la cuerda poniendo condiciones previas a la pretendida unidad de los partidos catalanes. “Es triste que aún esperemos que Artur Mas haga una propuesta constructiva para llegar a un acuerdo”, acusó.

 

Campaña de Zapatero y Montilla

 

“No hay que equivocarse: la manifestación ha sido de signo independentista. Montilla les ha dado a los radicales las herramientas para hacer su campaña”, se duelen desde algunos sectores del PSC. Pero Iceta matiza que “en los próximos días, aparecerán Zapatero y Montilla lanzando mensajes tranquilizadores, porque es fundamental hacer saber a los ciudadanos que no se hunde el mundo y que todavía se conservan las ilusiones no truncadas. Porque el Estatuto no está muerto y se puede recuperar”. El portavoz parlamentario socialista  también señaló a este diario que “con la sentencia y su asistencia a la manifestación, Montilla no queda tocado, ya que consiguió sus objetivos: que estuviese presente la senyera [bandera catalana] y que hubiese representación institucional en la cabecera”.

 

Otra fuente socialista se duele, sin embargo, de que “los que buscamos el encaje en España estamos fastidiados. El PSC se descolocó con su reacción ante la sentencia y, de paso, nos ha descolocado a todos. Tanto que en Cataluña se nos tacha de traidores, pero atravesamos el Ebro y nos dicen exactamente lo mismo. Y mientras, el PP encantado, porque ve cómo nos metemos en un callejón sin salida”.

 

De todos modos, la llave de la salida de esta crisis de confianza está en la reunión que Montilla ha convocado con los líderes de los partidos que se sumaron a la manifestación del sábado (CiU, PSC, ERC e ICV), posiblemente mañana jueves.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
80 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios