Es noticia
Menú
Carod evita explicar las ayudas a organizaciones independentistas
  1. España
  2. Cataluña
CATALUÑA GASTA 65 MILLONES EN COOPERACIÓN

Carod evita explicar las ayudas a organizaciones independentistas

Sarcástico e irónico. Así estuvo este jueves el vicepresidente del Gobierno catalán, Josep Lluís Carod-Rovira, en la Comisión de Cooperación y Solidaridad del Parlamento autonómico, donde

Foto: Carod evita explicar las ayudas a organizaciones independentistas
Carod evita explicar las ayudas a organizaciones independentistas

Sarcástico e irónico. Así estuvo este jueves el vicepresidente del Gobierno catalán, Josep Lluís Carod-Rovira, en la Comisión de Cooperación y Solidaridad del Parlamento autonómico, donde compareció. Carod echó mano del escritor valenciano Joan Fuster para justificarse. “La ironía necesita cómplices”, subrayó. Pero a él, le faltaron. Sólo los partidos que apoyan al Gobierno regional - PSC, ERC e ICV - fueron suaves, mientras que la oposición tuvo sus más y sus menos con el vicepresidente, que evitó dar explicaciones sobre las altas subvenciones otorgadas a algunos grupos independentistas.

 

Los 65 millones de euros que destina la Generalitat a cooperación es “una cifra muy superior a la de muchos Estados de la Unión Europea. Jamás Cataluña había estado internacionalmente tan presente en cooperación. Podemos estar orgullosos de ello”, se ufanó Carod, al recordar que el último gobierno de CiU, en 2003, destinó 25 millones. “Claro -le recordó Anna Figueras de Convergència-. Como que nuestros presupuestos eran entonces de 18.000 millones y hoy los suyos son de 39.000”.

Pero Carod se limitó a explicar algunas líneas estratégicas y poco más. Fue interpelado sobre las ayudas, publicadas por este diario, a una organización para crear en Gerona, hace menos de un mes, la Xarxa Mundial pels Drets Col.lectius dels Pobles (Red Mundial por los Derechos Colectivos de los Pueblos), acto al que incluso fue invitado un dirigente abertzale imputado como presunto colaborador de ETA. “A veces, bajo la tapadera de promoción del respeto de los derechos humanos, en realidad, lo que se está promoviendo son determinadas conexiones de organizaciones privadas, partidistas que, fundamentalmente tienen una conexión directa con su militancia. Y en este caso, pertenecen al mismo partido”, recriminó el diputado José Domingo, del Grupo Mixto. Pero ni por ésas. “Yo no entiendo eso del apoyo a la autodeterminación en Gerona. No soy favorable a la autodeterminación de Gerona. Creo que pertenece a un ámbito nacional más amplio. Pero a Gerona sólo, no daré apoyo”, volvió con el sarcasmo.

Domingo también le interpeló sobre una ayuda de 16.000 euros a las juventudes de ERC para un viaje a Bolivia, donde fueron a explicar la opresión que vive Cataluña bajo España y donde se reunieron con dirigentes de varias organizaciones. Carod sí respondió directamente a esta afirmación señalando que las juventudes de su partido se presentaron “a una convocatoria pública”, igual que otras organizaciones juveniles, y obtuvieron los fondos.

La comparecencia del vicepresidente dio para mucho. Tanto el Grupo Mixto como CiU le preguntaron sobre las tarjetas de crédito que hace servir el personal de la Agencia Catalana para la Cooperación y el Desarrollo (ACCD) cuando sale al exterior y donde la Sindicatura de Cuentas había descubierto algunas incidencias. Y, cansado, terminó diciendo a Anna Figueras: "Casi me siento culpable, porque llevo tarjetas en el bolsillo y eso me convierte en una especie de delincuente. Pero son mías y personales, porque no tengo ninguna pública. Y estoy convencido de que no soy el único que lleva tarjetas en esta sala. Pero en plena crisis económica, hablar de tarjetas es muy agradecido. Me hago cargo”.

Figueras recriminó a Carod su falta de concreción: “Le he preguntado por uvas y usted me ha respondido por peras. Lo que hace el Gobierno es tergiversar y no responder nada de lo que le preguntamos. Y si ustedes no contestan es porque no pueden o no quieren. Y si preguntamos por incidencias, a lo mejor es que no han sido meras incidencias, sino irregularidades con fondos públicos".

La polémica también fue lingüística, ya que José Domingo realizó sus intervenciones en castellano y Carod apenas le respondió. Le reclamó el diputado sobre las ayudas a la casa amaziga y el vicepresidente Carod le respondió que no le entendía. Que no sabía si quería decir la Casa de Macià, en Borges Blanques, o amazic (amaziga en catalán). Sentó mal el sarcasmo de Carod. Tanto que incluso Figueras le recriminó su actitud y Domingo le sugirió que no le entendía por el idioma empleado, algo que molestó a Rovira.

“No busque problemas donde no los hay. En mi casa, mi padre era castellano, monolingüe. El castellano es una lengua que conozco, amo y leo. Los problemas sólo los tiene usted. Están obsesionados con eso. Es enfermizo lo suyo. Podemos hablar de las compañías eléctricas, de los afluentes, de las tempestades, de las nevadas... aquí siempre acaba saliendo el castellano”.

Sarcástico e irónico. Así estuvo este jueves el vicepresidente del Gobierno catalán, Josep Lluís Carod-Rovira, en la Comisión de Cooperación y Solidaridad del Parlamento autonómico, donde compareció. Carod echó mano del escritor valenciano Joan Fuster para justificarse. “La ironía necesita cómplices”, subrayó. Pero a él, le faltaron. Sólo los partidos que apoyan al Gobierno regional - PSC, ERC e ICV - fueron suaves, mientras que la oposición tuvo sus más y sus menos con el vicepresidente, que evitó dar explicaciones sobre las altas subvenciones otorgadas a algunos grupos independentistas.

Josep Lluis Carod-Rovira Cooperación Subvenciones Parlamento de Cataluña