Es noticia
Menú
Plan de choque municipal contra la sangría eléctrica: apagar farolas y monumentos
  1. España
  2. Aragón
'Economía de guerra' en los ayuntamientos

Plan de choque municipal contra la sangría eléctrica: apagar farolas y monumentos

El PP pide en la FEMP un protocolo de actuación para frenar el impacto en la factura de la luz. Zaragoza bajará la calefacción y limitará el encendido público, con lo que espera ahorrar 500.000 euros al mes

Foto: Farola en la calle. (EFE/Eloy Alonso)
Farola en la calle. (EFE/Eloy Alonso)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los ayuntamientos han comenzado a tomar medidas por su cuenta para frenar la sangría de los elevados costes de la electricidad, que afectan desde al encendido diario de sus equipamientos municipales hasta el alumbrado de las vías públicas. En el caso del Ayuntamiento de Zaragoza, por ejemplo, solo en 2021 se pagó un 30% más de lo previsto de factura eléctrica en los presupuestos, cerca de nueve millones de euros. Para el año 2022, los incrementos pueden llegar hasta cifras difícilmente asumibles, avisan fuentes municipales, y ya se están planteando ajustes.

El consistorio zaragozano ha establecido un plan de ahorro muy estricto. Esta guía de buenas prácticas contempla ideas como disminuir un grado la calefacción en todas las dependencias municipales, o incluso apagarla a final de mes, y también reducir la iluminación exterior de los edificios públicos. Las propuestas de la ciudad aragonesa han sido las primeras en conocerse públicamente y su alcalde, Jorge Azcón, que ejerce de portavoz del PP en la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), ya ha enviado un requerimiento a su presidente, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, para que establezca un protocolo de ahorro energético para todos los consistorios del país.

Foto: Aeropuerto de Zaragoza. (EFE/Javier Belver)

En dicho mensaje, el alcalde de Zaragoza y portavoz del PP solicita a la FEMP que elabore “un protocolo marco con el fin de establecer en las diferentes administraciones medidas comunes y generales de ahorro energético y económico”. Entienden desde el PP que la subida de los precios de la energía está suponiendo un “gravísimo perjuicio para las arcas municipales y la situación es de extrema gravedad”. Entre las medidas que ya baraja Zaragoza por la situación difícil que afrontan sus cuentas, está la suspensión de todo el alumbrado público de los monumentos de la ciudad. A excepción del icono patrimonial de Zaragoza, la Basílica del Pilar.

Una guía de ahorro energético

La subida del precio de la luz alcanza límites nunca conocidos y todo indica que marzo será el mes más caro de la historia. A día de hoy, el precio medio de la electricidad en el mercado mayorista se encuentra en el 6,67%, lo que supone 207,11 euros el megavatio/hora (MWh). De dilatarse la situación más semanas o incluso meses, los ayuntamientos deberán asumir un coste económico desmedido que sus presupuestos no tenían previsto. Así lo entendió el Ayuntamiento de Zaragoza hace pocos días y elaboró una instrucción municipal para aplicar acciones de ahorro. Según cálculos municipales, el coste de la energía supone 500.000 euros al mes.

Entre las propuestas, que afectan a los más de 800 equipamientos públicos, destaca reducir un grado la calefacción durante el invierno, de 23 a 22 grados, y dejar el aire acondicionado en 23 grados en lugar de en 22 en verano. Esta medida se suma a la decisión de apagar las calefacciones a finales de este mes. E incluso se obliga a mantener cerradas las puertas y ventanas en todo momento, apagar la luz cuando no haya nadie en una estancia o desconectar los equipos electrónicos en desuso. El alcalde de Zaragoza, en declaraciones a El Confidencial, explica que "se van a tomar medidas de ahorro energético, porque el drama del aumento de la energía lo sufren las familias y todas las administraciones". Son iniciativas, según cuenta, "de sentido común" que permitirán reducir los gastos del consistorio. "En estos tiempos en que la factura de la luz está desbocada, es lo más sensato", recalca.

Foto: El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón. (Ayuntamiento de Zaragoza)

En este sentido, el primer edil zaragozano, como portavoz del PP en la FEMP, está insistiendo en que se deben tomar medidas de manera común en todos los ayuntamientos de España y debe de ser la propia federación que preside Abel Caballero (PSOE) quien protagonice este protocolo de ahorro energético. En la reunión del próximo jueves con las ministras de Agenda Urbana, Raquel Sánchez, y de Política Territorial, Isabel Rodríguez, los populares plantearán que desde el Gobierno de España se active un fondo de rescate de los ayuntamientos para compensar el gasto energético. En esta línea, incluso se podría plantear que se flexibilice la norma de contratación pública, como se hizo durante los meses más críticos de la pandemia.

El alumbrado público: ¿qué hacer?

Donde está la verdadera sangría es en el gasto del alumbrado público. En el caso de la ciudad de Zaragoza, supone el 33% de la factura eléctrica. Y poco margen de maniobra hay para recortar gasto. Fuentes municipales confirman a este diario que, en pocos días, se aplicará el apagado de luces 15 minutos antes del horario habitual. Esta medida no supone un ahorro importante, pero alivia la situación y genera conciencia, según el ayuntamiento. Algo parecido se aplicó en el año 2011, por la situación económica derivada de la crisis financiera de 2008, y acarreó críticas de un sector de la población y de la Policía Local por aplicarse aún en noche cerrada.

Sin embargo, el ayuntamiento entiende que no genera una situación de inseguridad y que se está yendo hacia el verano, por lo que el horario cambia. “Hay que mojarse y concienciar”, explican desde el ayuntamiento zaragozano. En el cambio que se produjo en 2011, la medida supuso un ahorro del 3% de toda la factura eléctrica dependiente del alumbrado público. Otras medidas más agresivas que está estudiando el Ayuntamiento de Zaragoza, y que podrían replicarse en más consistorios, tienen que ver con el apagado del alumbrado de carreteras o autopistas; el apagado de una de cada tres farolas para lograr un ahorro del 20% de la factura energética; el apagado de alumbrados ornamentales como medida de concienciación, o el apagado de parques y zonas verdes desde la medianoche.

Foto: Walqa aspira a ser el centro de la ciberseguridad del país. (Cedida)

Por otro lado, en el caso de la ciudad de Zaragoza la situación se recrudece por no tener un contrato a precio fijo con una empresa energética. El anterior Gobierno de Zaragoza en Común, la marca blanca de Unidas Podemos, decidió comprar la energía directamente al ‘pool’ eléctrico y no hacerlo como otras administraciones, que tienen un contrato con una gran compañía energética. Esta decisión supone un coste añadido de varios millones de euros en situaciones normales y, en plena alza del coste de la energía, es aún mayor la subida de la tarifa eléctrica.

Los ayuntamientos han comenzado a tomar medidas por su cuenta para frenar la sangría de los elevados costes de la electricidad, que afectan desde al encendido diario de sus equipamientos municipales hasta el alumbrado de las vías públicas. En el caso del Ayuntamiento de Zaragoza, por ejemplo, solo en 2021 se pagó un 30% más de lo previsto de factura eléctrica en los presupuestos, cerca de nueve millones de euros. Para el año 2022, los incrementos pueden llegar hasta cifras difícilmente asumibles, avisan fuentes municipales, y ya se están planteando ajustes.

Partido Popular (PP) Factura de la luz Inflación
El redactor recomienda