Es noticia
Menú
Final feliz: 'liberan' en una cuneta la estatua del conejo de Parauta
  1. España
  2. Andalucía
¿QUIÉN SE LO LLEVÓ?

Final feliz: 'liberan' en una cuneta la estatua del conejo de Parauta

La pieza fue sustraída hace tres semanas y el municipio malagueño hizo un llamamiento para su devolución. La alcaldesa cree que la atención mediática que concitó el suceso ha llevado a la persona que se la llevó a abandonarla

Foto: Lugar donde fue encontrada la estatua del conejo de Parauta. (EC)
Lugar donde fue encontrada la estatua del conejo de Parauta. (EC)

Lo que inicialmente parecía un robo, se ha transformado en un secuestro. Un padre y un hijo encontraron este domingo la estatua del conejo que sustrajeron hace tres semanas del pueblo malagueño de Parauta y que generó una gran atención. La pieza, con la que se decoraba el municipio para conmemorar la Fiesta del Conejo, fue dejada en una cuneta en perfecto estado. El hecho de que estuviese impoluta, y que se encontrase a la vista, hace pensar a la alcaldesa de la localidad, Katrin Ortega, que quien se la llevó la ha tenido escondida, abrumado por la repercusión mediática de su acción, y se ha deshecho de ella cuando ha considerado que se ha calmado el asunto.

La regidora, en declaraciones a este periódico, explicó que el hallazgo lo hicieron un padre y un hijo que este pasado domingo se dirigían a una estación de tren porque el segundo estudia en Zaragoza. “Este hombre, que trabaja en el molino de aceite de Ronda”, y su hijo circulaban en su vehículo cuando, “a la salida de Júzcar [una localidad próxima]”, observaron el conejo, de pie, en la cuneta.

Foto: La localidad malagueña de Parauta (Fuente: iStock)

Debido a la multitud de noticias publicadas sobre el robo de la figura, rápidamente la identificaron. Como iban bien de tiempo, y Parauta les pillaba de paso, en vez de avisar, decidieron llevarla ellos mismos. Así que introdujeron al secuestrado en el coche y pusieron rumbo a su casa.

Ortega no ocultó su felicidad por recuperar la estatua y mostró su agradecimiento a estas dos personas, ya que la pieza, aunque tiene un valor económico limitado, formaba parte de la decoración del pueblo y muchas personas se fotografiaban con ella como un recuerdo de su paso por el municipio. Colocado a la entrada del mismo, y con más de un metro de altura, destacaba entre los adornos al representar a una festividad que tradicionalmente atrae a muchas personas desde distintos puntos de la región.

El ayuntamiento ofreció una recompensa de 100 euros para que devolviesen la figura

En la reciente edición de este año, se desbordaron las previsiones y “no imaginamos que la cifra de visitantes fuese de casi 5.000 personas”. Eso colapsó un pueblo “con unas infraestructuras muy básicas, que tiene una carreterita para entrar y salir”, y por donde debían transitar aproximadamente 60 buses. Se provocaron atascos y hubo que trabajar para realizar una salida escalonada de todos los vehículos.

“Con esa marabunta de gente, perdimos la pista al conejo”, explicó la regidora en su momento. Fue a las siete de la mañana del día siguiente —13 de noviembre— cuando se percataron de que la estatua no estaba, y rápidamente se desplazaron para comprobar si su hermano gemelo, que estaba ubicado en otra parte del municipio, había corrido la misma suerte. Afortunadamente, estaba en su sitio.

placeholder Los 'salvadores' del conejo sustraído en Parauta. (EC)
Los 'salvadores' del conejo sustraído en Parauta. (EC)

Ortega contó entonces que el “robo” o “secuestro” del conejo generó “indignación” entre los vecinos porque “se han llevado el símbolo de una fiesta declarada de especial singularidad”, por lo que decidió acudir a las redes sociales para solicitar la colaboración ciudadana y tratar de dirigirse en un mensaje a la persona que lo sustrajo. En un minuto lo pensé, y en un minuto lo publiqué”. Acompañado de una imagen de la víctima, decía: “¡¡¡DESAPARECIDO!!! El Ayuntamiento de Parauta ofrece una recompensa de 100 euros al que nos devuelva el conejo. Puede estar en cualquier punto de Andalucía. Por favor, es importante para nosotros”.

Al igual que ocurrió cuando en pandemia decidió destinar el dinero del alumbrado navideño para regalar un jamón a cada vecino, Ortega se vio en multitud de medios de comunicación provinciales, regionales y nacionales lanzando un SOS para que les devolviesen la pieza.

“Sinceramente, pienso que el que se lo ha llevado, cuando ha visto la fotografía del conejo en todos los medios de comunicación, lo habrá triturado”, se temía la alcaldesa, sin imaginar que tres semanas después iba a poder dar una buena noticia a sus vecinos.

Foto: Platos y cubiertos para la cena con el primer ministro japonés, Shinzo Abe (Reuters).

En una publicación en Facebook, este domingo se dirigía a los parauteños para contarles que “pensaba dar la información por la mañana, con la intención de que Parauta fuese la primera en conocer la noticia, pero ya se ha filtrado y no para de sonarme el teléfono. Dos personas han encontrado nuestra entrañable figura y esta misma tarde la han acercado a nuestro municipio”. El texto iba acompañado de una instantánea de los salvadores.

¿Pero qué ha ocurrido? Katrin Ortega lo tiene claro: “Cualquiera, con tres copas de más, cogió el conejo de cachondeo”. Nunca pudo imaginar la repercusión mediática que tuvo el suceso y “lo ha tenido guardado hasta que ha visto la cosa más tranquila para deshacerse de él”. La pieza estaba “en un lateral de la carretera, muy bien colocada”, por lo que deducen que “no puede estar ahí desde el 12 de noviembre”. Además, por esa vía han circulado muchas personas durante este tiempo y nadie se percató de su presencia. “No me lo creo, es imposible. La han tenido escondida”, señaló la alcaldesa, que se mostró contenta por el final feliz de un caso con la incógnita más importante aún por resolver: ¿quién secuestró al conejo?

Lo que inicialmente parecía un robo, se ha transformado en un secuestro. Un padre y un hijo encontraron este domingo la estatua del conejo que sustrajeron hace tres semanas del pueblo malagueño de Parauta y que generó una gran atención. La pieza, con la que se decoraba el municipio para conmemorar la Fiesta del Conejo, fue dejada en una cuneta en perfecto estado. El hecho de que estuviese impoluta, y que se encontrase a la vista, hace pensar a la alcaldesa de la localidad, Katrin Ortega, que quien se la llevó la ha tenido escondida, abrumado por la repercusión mediática de su acción, y se ha deshecho de ella cuando ha considerado que se ha calmado el asunto.

Málaga Robos Noticias de Andalucía
El redactor recomienda