Es noticia
Menú
El primer golpe al clan Kinahan se queda en una petición de 4 años para 'El Padrino irlandés'
  1. España
  2. Andalucía
12 AÑOS DE INVESTIGACIÓN

El primer golpe al clan Kinahan se queda en una petición de 4 años para 'El Padrino irlandés'

La operación Shovel, que destapó las actividades criminales de esta peligrosa familia a la que busca Estados Unidos, se desinfló conforme transcurrió la instrucción, hasta reducirse a dos cargos residuales

Foto: Detención de 'Christy' Kinahan durante la operación Shovel. (EC)
Detención de 'Christy' Kinahan durante la operación Shovel. (EC)

Problemas judiciales —menores— para la mafia irlandesa en España. Después de situarse bajo el foco de las autoridades norteamericanas, Christopher Kinahan, El Padrino irlandés, podría sentarse en el banquillo para enfrentarse a una acusación de la Fiscalía de Málaga por dos supuestos delitos de falsedad documental por los que solicita cuatro años de cárcel y 18 meses de multa. Es el decepcionante desenlace de la operación Shovel, una investigación internacional que afloró los negocios en todo el mundo de este peligroso clan familiar y que llega a su fin tras 12 años de pesquisas policiales e instrucción judicial.

Christy senior puede estar muy agradecido porque cuando se vio de rodillas y engrilletado por la Policía Nacional allá por mayo de 2010 se enfrentaba al inicio de un proceso abierto por delitos de tráfico de armas, narcotráfico, blanqueo de capitales y asociación ilícita. Eran el resultado de meses de indagaciones que se plasmaron en los más de 2.000 folios que formaban un sumario donde se describían inversiones inmobiliarias en Brasil o Chipre, así como la exportación de cerdos y gallinas a China, el uso de una ONG para presuntamente lavar dinero ilícito o supuestos intentos de compra de vertederos para controlar el mercado del reciclado de residuos. También exploraron los sectores energético y farmacéutico: el carbono, en el caso del primero; y para aprovechar su logística para supuestamente mover alijos en contenedores, en el del segundo.

Foto: Detención en 2010 de Christopher Kinahan.

Los investigadores fueron plasmando en sus diligencias cómo el clan, con un modelo de actuación puramente mafioso, trataban de penetrar en las administraciones de las zonas en las que diversificaban sus negocios. “Hemos tocado a un secretario de Estado”, alardeaba El Padrino irlandés en una conversación telefónica que fue captada por la Unidad Central de Delitos Económicos y Financieros (UCDEF). La red Kinahan se extendía, al menos, por Bélgica, Holanda, Francia, Chipre, Grecia, Letonia, Polonia, Gibraltar, Suiza, Lietchestein, Marruecos, Sudáfrica, China, Dubái, Panamá, República Dominicana, Brasil y Estados Unidos. Y, como no, en la Costa del Sol, desde donde el principal investigado, junto a sus dos hijos, Daniel y Christy junior, presuntamente dirigían un entramado cuyo epicentro eran las localidades de Marbella y Estepona y que se apoyaba en más de 200 sociedades.

Pero a pesar de la magnitud de las actividades descritas por los agentes de la Policía Nacional y las autoridades británicas, y de la sangrienta guerra entre los Kinahan y sus antiguos aliados del clan Hutch que posteriormente exportaron a España, conforme avanzaba la instrucción, poco a poco, se fueron cayendo cargos para ir descafeinando un caso sin precedentes. Primero, los delitos de tráfico de armas y drogas; hace dos años, los de blanqueo de capitales y asociación ilícita.

placeholder El núcleo duro del clan, Kinahan padre y sus dos hijos. (EC)
El núcleo duro del clan, Kinahan padre y sus dos hijos. (EC)

Shovel ha quedado reducida a una investigación por fraude de documentos y tenencia ilícita de armas sobre la que ahora se ha pronunciado el Ministerio Público. En un escrito fechado el pasado 1 de julio, el fiscal adscrito al Área de Marbella que ha elaborado las calificaciones previas solicita para Christy senior cuatro años de cárcel y 18 meses de multa por el primero de los delitos. Otros presuntos colaboradores suyos también han sido encausados, entre otras cosas, por la posesión de una pistola Glock 19 con el número de serie borrado.

El escrito de acusación relata que el 29 de abril de 2010, Christopher Kinahan se disponía a embarcar en un vuelo con destino a Río de Janeiro que salía de Barajas. Al identificarse en el control policial de vuelo, entregó “una documentación falsa bajo el nombre de Michel L.S., que previamente había utilizado para la reserva del billete y la obtención de la tarjeta de embarque”. El pasaporte falso aportado era de nacionalidad inglesa.

Los más de 2.000 folios que componían el sumario de Shovel se reducen a dos cargos menores

El día 15 de junio de ese mismo año, sobre las 1:55, los acusados, Robert E.P. y James G.N. fueron sorprendidos por efectivos de la Policía Local de Benahavís junto al lugar donde minutos después fue hallada oculta una fiambrera que contenía un pasaporte de nacionalidad irlandesa a nombre de Thomas Richard M. Esta persona falleció en Irlanda el 23 de marzo de 2002 y en su documento se había insertado la fotografía de El Padrino irlandés. El Ministerio Público considera que el acusado debió facilitar la instantánea para que se llevase a cabo la falsificación.

El documento prosigue que, tras la práctica de la entrada y registro en un domicilio de Manilva en el que residía el investigado Jasvinder S.K. se halló el vehículo marca Mercedes modelo C180 que portaba matrículas falsas. En la inspección de la vivienda de Ross G.B., ubicada en Benahavis, y que los agentes llevaron a cabo el 27 de mayo de 2010, se encontró “una pistola semiautomática de simple acción de la marca GLOCK y modelo 19 con su número de serie eliminado”. “Estaba recamarada para cartuchos de 8’8 x 19 milímetros Parabellum y fabricada en Austria”. El informe pericial balístico concluyó: “Su funcionamiento mecánico en vacío es correcto. Está capacitada para el disparo”.

Foto: John Morrissey y su mujer, Nicola, ambos detenidos por la Guardia Civil.

El investigado carecía de licencia de armas, por lo que se piden para él dos años, nueve meses y un día de cárcel. Mientras que para James G.N., Robert E.P. y Jasvinder S.K. reclama dos años de prisión y nueve meses de multa —a razón de 12 euros por día— por el cargo de falsedad documental.

Teniendo en cuenta las expectativas iniciales de la operación Shovel, y que el líder del clan Kinahan pueda sortear más de una década de investigación con dos cargos menores, se podría decir que ha salido muy bien parado. Todavía tiene un hueso duro de roer: la orden de captura emitida por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Una causa que supuestamente ha llevado a los cabecillas de la organización a abandonar su santuario de Dubái. Aunque sus últimos problemas tienen un nombre: John Morrissey, el jefe del vodka. Presuntamente, hombre de confianza en las supuestas tareas de blanqueo de la organización y detenido en septiembre por agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil en la Costa del Sol. Sabe tanto, que podría derrocar el imperio de Christy. La cuestión es si cantará.

Problemas judiciales —menores— para la mafia irlandesa en España. Después de situarse bajo el foco de las autoridades norteamericanas, Christopher Kinahan, El Padrino irlandés, podría sentarse en el banquillo para enfrentarse a una acusación de la Fiscalía de Málaga por dos supuestos delitos de falsedad documental por los que solicita cuatro años de cárcel y 18 meses de multa. Es el decepcionante desenlace de la operación Shovel, una investigación internacional que afloró los negocios en todo el mundo de este peligroso clan familiar y que llega a su fin tras 12 años de pesquisas policiales e instrucción judicial.

Málaga Marbella Crimen organizado Policía Nacional Noticias de Andalucía