Es noticia
Menú
Juanma Moreno blinda su rebaja fiscal y mete el dedo en la llaga abierta en el PSOE
  1. España
  2. Andalucía
Sexta reducción de impuestos del PP

Juanma Moreno blinda su rebaja fiscal y mete el dedo en la llaga abierta en el PSOE

El Parlamento andaluz convalida el decreto que incluye el final del impuesto al Patrimonio en Andalucía nueve días después de que el político malagueño abriese el debate sobre los tributos que ha desestabilizado al Ejecutivo de Sánchez

Foto: Juanma Moreno felicita a Carolina España, consejera de Hacienda, tras la aprobación de la reforma fiscal. (EFE / José Manuel Vidal)
Juanma Moreno felicita a Carolina España, consejera de Hacienda, tras la aprobación de la reforma fiscal. (EFE / José Manuel Vidal)

Juanma Moreno encendió la chispa de la batalla fiscal hace nueve días. En ese tiempo ha generado un formidable debate, con una respuesta airada del Gobierno del PSOE y Unidas Podemos y ciertas suspicacias en el seno del PP por el golpe de efecto del andaluz. Y mientras la pugna sigue e incluso provoca diferencias entre el valenciano Ximo Puig y Pedro Sánchez, el presidente andaluz ha visto como su rebaja de impuestos ha quedado aprobada en el Parlamento regional entre críticas de la izquierda y la placidez de la mayoría absoluta.

El malagueño aprovechó el anuncio del presidente valenciano, que también retocará sus impuestos, aunque sin bonificación para Patrimonio, para poner el foco en los "bandazos" del PSOE en materia fiscal. "Ni siquiera ellos se ponen de acuerdo, primero la critican duramente y ahora, de buenas a primeras, dan un nuevo bandazo y hacen lo contrario", defendió el presidente de la Junta en la inauguración de un congreso tecnológico.

Foto: Ximo Puig y Ana Barceló. (EFE)

Moreno mete el dedo en la llaga mientras que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, prepara un aumento de la presión fiscal para las rentas altas. Es cierto que Ximo Puig anunció a principios de septiembre su voluntad de modificar los impuestos para responder al aumento de la inflación. Además, el Gobierno central insiste en que lleva varios meses preparando la reforma fiscal que anunciará en un corto plazo. Pero es muy difícil quitarle a Moreno el mérito de abrir un debate que tiene visos de permanecer en la política española durante semanas.

Esto ha obligado al PSOE andaluz a poner en práctica un cierto equilibrismo cuando su portavoz, Ángeles Férriz, aseguró que el decreto del PP y el anuncio de Ximo Puig "se parecen como un huevo a una castaña". Los socialistas quieren poner el foco en el impuesto al Patrimonio, un tributo que solo pagaron 18.997 personas en 2020, el último año con datos oficiales de la Agencia Tributaria. Son el 0,2 de la población, pagaron una media de 6.000 euros y tienen un patrimonio medio de 2,7 millones de euros. Y a esos datos se agarran en el PSOE andaluz para tachar la reforma de "una paguita para los cayetanos", es decir, que beneficia a los más ricos.

La reducción de tres impuestos, con un coste de 360 millones, ha contado con el apoyo de PP y Vox, que suman dos tercios del Parlamento andaluz

"Es una bajada de impuestos para todos los andaluces", justificó la consejera de Economía, Hacienda y Fondos Europeos, Carolina España, encargada de exponer en la Cámara el decreto antes de su aprobación por el pleno. El texto contó con el voto afirmativo de PP y Vox, es decir, con el apoyo de dos tercios del legislativo andaluz. Y con el rechazo de toda la izquierda.

El PP mantiene su tesis sobre los beneficios de bajar impuestos y considera además que lo mejor es hacerlo vía decreto como una forma de luchar contra la inflación. De los tres tributos que retoca el texto, dos sí tendrán efectos directos en el bolsillo de los andaluces, aunque no lo notarán hasta 2023. Uno es la supresión del canon del agua, la tasa incluida en la factura mensual que los socialistas crearon para financiar obras hidráulicas. Este impuesto no se cobrará durante el año próximo, lo que supondrá una caída de la recaudación de 140 millones de euros.

Foto: La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE/Martín)

La otra es la deflactación del IRPF para los tres primeros tramos, es decir, para quienes cobren menos de 35.200 euros en una declaración individual. Esta medida va aparejada al aumento de los mínimos exentos que sí afectará a todos los contribuyentes. En conjunto, dejarán de aportarse 125 millones de euros a las arcas andaluzas. Pero la mayor parte del debate en el Parlamento giró sobre el impuesto al Patrimonio. "Bajar impuestos no es recortar; bajar impuestos y una gestión eficaz significa mejorar los servicios públicos", señaló Carolina España, que volvió a mostrar la bandera de Laffer para explicar el fin del impuesto de patrimonio que hasta ahora solo estaba bonificado en Madrid.

El Ejecutivo de Juanma Moreno está convencido de que al eliminar el polémico gravamen generará un escenario favorable para inversores y grandes fortunas que volverán a Andalucía tras haber huido en busca de un entorno fiscal más laxo. "Van a atraer a mercenarios fiscales", afeó el portavoz socialista, Gaspar Llanes. El diputado sevillano insistió en que el aumento de recaudación que esgrime el PP para justificar el final de patrimonio responde a los buenos datos económicos de los últimos años y no a un éxodo propiciado por las cinco bajadas de impuestos aprobadas por Juanma Moreno.

Foto: Bandera de Portugal. (EFE/Méndez)

La portavoz de Por Andalucía, Inma Nieto, criticó al Ejecutivo por azuzar la pugna entre comunidades para crear un paraíso destinado al "0,2% de la población más rico, que tiene la obligación de contribuir". La diputada de Adelante Andalucía, Maribel Mora, centró sus críticas en la eliminación del canon del agua, que, aseguró, solo ahorrará 25 euros al año a las familias. Vox, que apoyó la medida, quiere que Juanma Moreno sea más ambicioso en su reducción fiscal y pidió acabar con el impuesto hidráulico para siempre y rebajar en medio punto el IRPF a todos los tramos. El objetivo, según dijo Javier Cortés, debe ser hacer más pequeña la "elefantiásica" Administración andaluza que dedica 11 millones a financiar los partidos políticos o 140 millones para mantener Canal Sur.

Juanma Moreno encendió la chispa de la batalla fiscal hace nueve días. En ese tiempo ha generado un formidable debate, con una respuesta airada del Gobierno del PSOE y Unidas Podemos y ciertas suspicacias en el seno del PP por el golpe de efecto del andaluz. Y mientras la pugna sigue e incluso provoca diferencias entre el valenciano Ximo Puig y Pedro Sánchez, el presidente andaluz ha visto como su rebaja de impuestos ha quedado aprobada en el Parlamento regional entre críticas de la izquierda y la placidez de la mayoría absoluta.

Juanma Moreno Reforma fiscal PSOE Partido Popular (PP) Ximo Puig Parlamento de Andalucía Pedro Sánchez Inflación IRPF