Es noticia
Menú
Uno de cada cinco altos cargos del nuevo Gobierno de Moreno viene de Ciudadanos
  1. España
  2. Andalucía
La mayoría, en Empleo y Educación

Uno de cada cinco altos cargos del nuevo Gobierno de Moreno viene de Ciudadanos

Las consejerías de Empleo y Educación recuperan a 19 directivos del partido naranja, pero también hay numerosos fichajes entre los asesores, como la jefa de gabinete de Juan Marín, quien podría volver en los segundos niveles

Foto: Juan Marín, entre Elías Bendodo y Juanma Moreno, en el Parlamento durante el debate de investidura. (EFE/Julio Muñoz)
Juan Marín, entre Elías Bendodo y Juanma Moreno, en el Parlamento durante el debate de investidura. (EFE/Julio Muñoz)

El segundo Gobierno de Juanma Moreno es monocolor, pero tiene matices anaranjados. Lo avisó el propio presidente poco después de su victoria, el pasado 19 de junio, cuando dijo en una entrevista en radio que pensaba contar con "el talento y las cualidades" de algunos de los cargos de Ciudadanos que se vieron abocados a salir del organigrama de la Junta tras su debacle en los comicios. Dos meses después del 19-J se puede empezar a cuantificar hasta qué punto llega la integración de cargos naranjas en el Ejecutivo. De momento, cuando quedan decenas de nombramientos por hacer, se puede afirmar que uno de cada cinco altos cargos del Ejecutivo andaluz procede de las consejerías que controlaron los de Juan Marín en la pasada legislatura.

Desde San Telmo se deslizó en la misma noche electoral que Rocío Blanco seguiría como consejera de la Junta y que mantendría la cartera de Empleo. Es cierto que Blanco, cordobesa afincada en Málaga, era una alta funcionaria que entró en el Gobierno de PP y Cs como independiente a propuesta de los naranjas. También hay que destacar su cercanía al PP y al extitular de Presidencia Elías Bendodo, y que participó en actos de campaña con los populares. Pero es llamativo que su nombre fuera casi el único que se pudo dar por seguro en el mes largo que Moreno tardó en armar su segundo gabinete.

Foto: Inés Arrimadas y Juan Marín. (EFE/Román Ríos)

El ejemplo de Blanco es paradigmático, pero no es el único. En las cinco reuniones que ha tenido el Consejo de Gobierno en el último mes, han sido designados 84 altos cargos, 97 si se incluyen aquí los miembros del Ejecutivo. El 21% de esos directivos —20 en números absolutos— ya lo fueron en el pasado mandato en departamentos controlados por Ciudadanos. Son dos viceconsejeros, ocho secretarios generales y otros ocho directores generales que se distribuyen por ocho de las 13 consejerías que conforman el nuevo gabinete.

La mayoría se integran en los departamentos de Empleo, Empresa y Trabajo Autónomo y Desarrollo Educativo y Formación Profesional. Rocío Blanco confía en gran parte del equipo que ya la acompaña desde 2019, cuando accedió al cargo. Su nueva viceconsejera es Beatriz Barranco, que fue directora general de Trabajo y Bienestar Laboral, mientras hay otros dos altos cargos, Adolfina Martínez y Aurora Lazo, que cambian de puesto dentro de la misma consejería. El secretario general técnico seguirá siendo Luis Carlos Abreu.

Solo tres de los 12 altos cargos de la Consejería de Educación de Javier Imbroda no han encontrado acomodo en el nuevo Gobierno, por el momento

En la Consejería de Desarrollo Educativo también siguen cinco altos cargos, a pesar de que una figura con peso dentro del PP, Patricia del Pozo, ha sustituido a Manuel Alejandro Cardenete, que ocupó el puesto de Javier Imbroda cuando el exseleccionador de baloncesto falleció. Se trata de dos secretarios generales y tres directores generales que mantienen casi las mismas competencias de la pasada legislatura.

Esta situación se repite con casi todo el equipo formado por Imbroda, que se disemina por varios departamentos tras desgajarse las competencias de la consejería que fue de Educación y Deporte. Moreno ha recolocado en Turismo, Cultura y Deporte a los tres altos cargos relacionados con estas competencias: un secretario general y dos directoras generales. Solo tres de los 12 altos cargos que trabajaron con el exseleccionador no han sido recuperados por el actual Gobierno y todavía faltan decenas de nombramientos en los que podrían ser recolocados.

Foto: Juanma Moreno, con sus consejeros, en la primera reunión del nuevo gabinete. (EFE/Raúl Caro)

La tercera 'cantera' de directivos naranjas que siguen en el organigrama de la Junta es la extinta Consejería de Transformación Económica. El independiente José Carlos Gómez Villamandos se queda con las competencias de Innovación y Universidades y con tres altos cargos del equipo de Rogelio Velasco. Una de ellos es Lorena Garrido, que fue directora general de Comercio y será la viceconsejera del ex rector de la Universidad de Córdoba. La que fue secretaria general técnica de este departamento pasó a serlo en Presidencia, mientras que la directora general de Análisis, Planificación y Política Económica ocupará el mismo cargo en Economía y Hacienda.

En Salud, ha entrado el antiguo secretario general de Empleo y Trabajo Autónomo como director general de Consumo; mientras que el último rescatado, por el momento, es Antonio Morilla Frías, que será secretario general técnico de la Consejería de Justicia, Administración Local y Función Pública. Ya ocupó este puesto en el departamento que fue del exvicepresidente Juan Marín, exlíder andaluz de Ciudadanos, que rechazó la oferta de Juanma Moreno para seguir siendo consejero. El político malagueño le ofreció a su número dos seguir en la primera línea política y el sanluqueño lo rechazó, pero mantiene abierta la puerta a una vuelta, según una entrevista publicada en 'Diario de Sevilla'.

Foto: Juan Marín, en Sanlúcar, junto a sus dos hijos antes de acudir a votar el pasado 19-J. (EFE/Román Ríos)

La posibilidad de la integración naranja en el PP apareció y desapareció en el tablero político durante toda la legislatura. Hubo incluso conversaciones al más alto nivel, pero la dirección nacional de Ciudadanos rechazó esta posibilidad e incluso la integración de los cinco consejeros de su partido en las listas populares, como también sugirió Juanma Moreno. Solo Rocío Blanco siguió como consejera, pero es muy posible que Juan Marín se integre en algún lugar del amplio organigrama que todavía queda por ocupar y que lo haga después del verano.

La buena sintonía entre populares y naranjas durante el tiempo que duró su coalición resuena en la conformación del primer Gobierno monocolor del PP en Andalucía. Los fichajes entre los altos cargos están teniendo su eco entre los asesores de las distintas consejerías. La que fue jefa de gabinete de Juan Marín se ha incorporado al gabinete del presidente de la Junta. Y en Educación, por ejemplo, Del Pozo explicó que necesitaba un equipo con experiencia en una materia compleja. Hay que recordar que se trata del segundo departamento con mayor presupuesto y que da empleo a más de 100.000 trabajadores públicos.

El segundo Gobierno de Juanma Moreno es monocolor, pero tiene matices anaranjados. Lo avisó el propio presidente poco después de su victoria, el pasado 19 de junio, cuando dijo en una entrevista en radio que pensaba contar con "el talento y las cualidades" de algunos de los cargos de Ciudadanos que se vieron abocados a salir del organigrama de la Junta tras su debacle en los comicios. Dos meses después del 19-J se puede empezar a cuantificar hasta qué punto llega la integración de cargos naranjas en el Ejecutivo. De momento, cuando quedan decenas de nombramientos por hacer, se puede afirmar que uno de cada cinco altos cargos del Ejecutivo andaluz procede de las consejerías que controlaron los de Juan Marín en la pasada legislatura.

Juanma Moreno Ciudadanos Juan Marín Partido Popular (PP)
El redactor recomienda