Es noticia
Menú
Ojo si has perdido tu mascota: los estafadores te rastrean para desplumarte
  1. España
  2. Andalucía
OPORTUNISTAS Y REDES ORGANIZADAS

Ojo si has perdido tu mascota: los estafadores te rastrean para desplumarte

El aumento de hogares con animales de compañía se ha convertido en una oportunidad para grupos organizados que contactan con propietarios que acuden a Internet para pedir la colaboración ciudadana tras una desaparición

Foto: Los estafadores se aprovechan de la carga emotiva de la desaparición de la mascota. (EFE/Paolo Aguilar)
Los estafadores se aprovechan de la carga emotiva de la desaparición de la mascota. (EFE/Paolo Aguilar)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La Universitat Oberta de Catalunya (UOC) publicaba recientemente que en España hay 6,7 millones de hogares con perros, frente a los 6,6 en los que vive un menor de 14 años. Era uno de los datos con los que quería poner de relieve el creciente protagonismo de las mascotas en la sociedad actual y que convierte a estos animales en un miembro más de la familia. Un sentimiento que los estafadores están dispuestos a explotar y que es factor clave en la llamada 'estafa del perrito'. Una modalidad delictiva en la que grupos organizados peinan Internet en busca de propietarios desesperados por la desaparición de su mascota para embaucarlos para defraudarles importantes cantidades de dinero.

El 'modus operandi' es relativamente sencillo. Los delincuentes rastrean las redes sociales en busca de mensajes de ciudadanos que piden la colaboración ciudadana para localizar a su perro, gato o ave que se ha perdido. Estas publicaciones suelen ir acompañadas por una imagen del animal y datos sobre cómo se produjo la desaparición. También se suelen detallar características identificativas como una mancha concreta, una marca o un determinado collar.

Foto: Perro salvaje sin hogar en la zona de exclusión de Chernóbil (Fuente: iStock)

Toda esta información, explicaron fuentes consultadas, es utilizada por los estafadores para confundir a las víctimas y vencer cualquier reticencia cuando contactan con ellas para decirles que han encontrado a su mascota o saben dónde puede estar. Para ello se apoyan en técnicas de ingeniería social y despliegan toda una retórica con la que el propietario del animal se va autoconvenciendo. Escuchan lo que quieren escuchar para apaciguar el dolor de la desaparición.

"Si el perro es de una raza concreta, buscan en Internet una foto que se le parezca, pero que esté algo alejada o borrosa, como 'prueba' de que han encontrado a su mascota. Otras veces, envían una imagen con el animal sucio o herido para conmover", señala una fuente consultada, que explica que la estafa se consuma cuando el propietario acepta a pagar una cantidad de dinero por conceptos variados: recompensa por haberlo localizado, gastos veterinarios y de alimentación o el envío a través de una empresa de mensajería. La víctima se percata de que ha sido engañada cuando el animal de compañía no llega.

Los medios de pago y las incoherencias gramaticales pueden ser elementos reveladores

Detrás de este fraude se pueden encontrar, desde oportunistas sin escrúpulos, y mucha labia, que encuentran a su siguiente objetivo gracias a un cartel de búsqueda colgado en la calle; hasta grupos organizados especializados en las estafas que diversifican sus métodos para ampliar su radio de acción. Igual realizan un intento de engaño con 'cartas nigerianas', que se topan con varios anuncios de desapariciones de mascotas e intentan esta nueva modalidad.

El inspector responsable del Grupo II de Delitos Económicos de la Comisaría Provincial de Málaga apunta que los delincuentes que llevan a cabo la 'estafa del perrito', u otras con una esencia parecida, utilizan en su beneficio la carga emotiva que la envuelve. "Estamos tan deseosos de encontrar a nuestra mascota, que queremos creer que quien nos contacta es una buena persona y no dudamos en pagar", manifiesta, para seguidamente ofrecer una serie de señales de alerta para evitar ser víctimas de un fraude.

Foto: El conmovedor rescate en la nieve de un perro perdido desde hacía cuatro meses (Pixabay)

"La primera es, si se va a transferir una cantidad de dinero, cerciorarnos de que es un medio de pago habitual". Es decir, "si nos facilitan una cuenta corriente, y al comprobarla nos damos cuenta de que se ha abierto en Estonia u otro país que nos descuadre, hay que sospechar". "Exactamente igual que si nos piden la cantidad en bitcoins".

La forma de comunicarse cuando establecen contacto también puede ser reveladora, manifiesta este mando policial, que afirma que, si lo hacen por escrito, hay que fijarse en las incoherencias gramaticales o la construcción de las frases, ya que si detectamos fallos denota que están utilizando un traductor de idiomas de Internet para comunicarse. Es algo que suelen hacer habitualmente los estafadores profesionales de nacionalidad extranjera y que no dominan el español.

Este experto en delincuencia económica recomienda, ante la más mínima duda, no realizar ningún pago, y siempre adoptar las mismas precauciones que se tendrían al realizar una transacción en persona.

Campaña de la Policía para detectar fraudes en las reservas de vacaciones

Ante la previsión de un gran verano turístico, y el crecimiento de las ciberestafas, la Policía Nacional ha ofrecido una serie de consejos para evitar ser víctima de delincuentes al reservar las vacaciones:

  • Cuidado con los mensajes con enlaces sospechosos. No hacer clic en los enlaces o archivos adjuntos incluidos en correos electrónicos que no te inspiren confianza. Pueden contener enlaces a páginas web maliciosas que imitan el diseño de las páginas originales para intentar robar información personal o infectar los dispositivos. Siempre hay que utilizar servidores seguros a la hora de navegar por Internet, es decir, los indicadores de seguridad son las direcciones que empiezan por https y la conexión indicada por la presencia de un candado cerrado.
  • Desconfía de las ofertas que son demasiado ventajosas para ser verdad. La manera de captar a un gran número de potenciales víctimas es ofreciendo alojamientos que combinan precios excesivamente bajos con imágenes o alojamientos muy atractivos. Es necesario ser conscientes de los precios de mercado y no dejarnos guiar por ofertas demasiado suculentas, ya que es muy probable que lo ofertado no se corresponda con la realidad.
  • Comunicación y pago, siempre en la plataforma. Si te piden que hagas un depósito o una transferencia bancaria, si te dan una factura en PDF o en papel o te ofrecen un descuento por pagar fuera de la plataforma, desconfía. Presta especial atención si esa persona propone utilizar para el pago empresas que normalmente se dedican al envío de dinero, cheques bancarios, giros postales. Si te sugieren métodos de pago fuera de la plataforma, lo más seguro es que pretendan realizar algún tipo de fraude. Por ello, es necesario que realices los pagos y que te comuniques siempre a través del sitio web de las aplicaciones oficiales que cuentan con el sistema de protección múltiple. Si el anfitrión no te pide en ningún momento hablar a través de otros medios ni te envía correos electrónicos, es buena señal.
  • Sospecha de un tono urgente o de las incoherencias por parte del anfitrión. Los estafadores suelen intentar apresurar o presionar a los huéspedes para reservar. No te sientas presionado, antes de decidirte por un alojamiento, lee atentamente el perfil del anfitrión, los comentarios de huéspedes anteriores y, por ejemplo, utiliza el comparador de imágenes del que disponen los principales motores de búsqueda de Internet, y comprueba si las imágenes corresponden con diferentes alquileres ubicados en distintas zonas geográficas. Si el anfitrión en algún momento pide que se le envíe fotos del documento nacional de identidad u otra información privada, hay que tener en cuenta que no debe enviarse fotos de documentación, pues no sabemos en qué las pueden emplear posteriormente.

La Policía Nacional recuerda que si creemos que hemos sido víctimas de una estafa, no debemos dudar en denunciar los hechos para que se puedan investigar correctamente, así como reportar los anuncios y a los propietarios ante la plataforma para que puedan tomar las acciones necesarias. En estos casos, es muy importante que se recopilen y documenten todas las evidencias o pruebas que se tengan sobre la estafa y el anunciante.

La Universitat Oberta de Catalunya (UOC) publicaba recientemente que en España hay 6,7 millones de hogares con perros, frente a los 6,6 en los que vive un menor de 14 años. Era uno de los datos con los que quería poner de relieve el creciente protagonismo de las mascotas en la sociedad actual y que convierte a estos animales en un miembro más de la familia. Un sentimiento que los estafadores están dispuestos a explotar y que es factor clave en la llamada 'estafa del perrito'. Una modalidad delictiva en la que grupos organizados peinan Internet en busca de propietarios desesperados por la desaparición de su mascota para embaucarlos para defraudarles importantes cantidades de dinero.

Mascotas Policía Nacional Delincuencia
El redactor recomienda