Es noticia
Menú
El inesperado adiós de Macarena Olona, la 'mujer fuerte' de Vox que se quedó en soldado raso
  1. España
  2. Andalucía
PERFIL

El inesperado adiós de Macarena Olona, la 'mujer fuerte' de Vox que se quedó en soldado raso

La exdiputada nacional aterrizó en Andalucía para llevar a Vox a la Junta, pero la fallida experiencia con las urnas diluyó su peso político. 40 días después de las elecciones abandona la vida pública por motivos de salud

Foto: Macarena Olona durante un acto del partido. (EFE/Raúl Caro)
Macarena Olona durante un acto del partido. (EFE/Raúl Caro)

Una de las arquitectas del éxito de Vox deja la política por sorpresa. Macarena Olona Choclán (Alicante, 1979) publicó este viernes un comunicado sorpresa en el que anuncia su baja definitiva de la vida pública por razones médicas "ajenas a su voluntad", sin ofrecer detalles sobre la condición que le lleva a apartarse de la primera línea. La actual portavoz del partido en el Parlamento de Andalucía comunicó su decisión tras reunirse con Santiago Abascal, el líder que le tendió la mano hace más de tres años para convertirse en la mente jurídica de un proyecto que conquistó las urnas en 2019, y que se dio de bruces por primera vez desde entonces en Andalucía. Ella fue, precisamente, quien encabezó una incursión que no ha tenido un feliz desenlace para Vox.

Macarena Olona ha esperado al último viernes de julio para hacer pública la noticia. El partido liderado por Santiago Abascal ha mantenido un perfil bajo en los últimos días, hasta tal punto de que su líder, Santiago Abascal, esquivó el foco público haciendo el habitual balance de curso político el pasado lunes, festivo en varias comunidades autónomas y cerrado a las preguntas de la prensa. El estallido se producía cuatro días después. Del comunicado que ha hecho público la diputada se deduce que era consciente de su afección antes de su cita con las urnas. En su entorno aseguran que, aun así, ella "quería seguir" y no poner fin a la ajetreada vida pública. Pero una última "prescripción médica" la obligó a desaparecer de la "exposición mediática".

Foto: Macarena Olona, durante una entrevista con El Confidencial. (Sergio Beleña)

La arriesgada apuesta de impulsar una 'paracaidista' en las elecciones autonómicas le salió rana a Vox. El análisis que hicieron los de Santiago Abascal antes de tomar la decisión apuntaba que el efecto Olona podía multiplicar sus votos en la región. La dirigente se había convertido en adalid del grupo parlamentario. En ocasiones contaba con más foco que el propio Santiago Abascal. Sus vídeos se viralizaban y su perfil era aclamado por miles de seguidores. Era una apuesta segura, pero Vox, un partido que siempre ha primado las siglas a los nombres, no tuvo en cuenta el margen de error. El partido creció el 19-J, pero muy por debajo de lo esperado. El frenazo de Vox allanó la histórica mayoría absoluta de Juanma Moreno, y el partido verde se quedó lejos de firmar el que se hubiese convertido en su segundo Gobierno autonómico.

Macarena Olona aspiró a ser la vicepresidenta de la Junta, pero se quedó en soldado raso. En su nueva etapa, la nueva portavoz de Vox en Andalucía se conjuró para realizar una oposición más blanda de la que se le había encomendado en el Congreso, donde ejerció de mano de hierro contra el Gobierno de Pedro Sánchez. Su relación con Juanma Moreno era "magnífica", al igual que con buena parte del partido al que ahora le tocaba hacer oposición. Una vida algo más tranquila que la que podía llevar en la Cámara Baja, que no ha sido suficiente para aplacar las urgencias de la salud.

Tras el fiasco en las urnas, la dirigente ya anticipó que no volvería al foco nacional solicitando una plaza en el Senado. Que su sitio estaba en Andalucía, donde también se había llevado su vida personal. Sin embargo, su vuelta al ruedo del Congreso no se descartaba del todo, y había quien vaticinaba que podía volver a la capital con ocasión de las próximas elecciones generales. Ella misma dejó abierta la puerta hace poco más de un mes. "Soy hija de Dios y no puedo asegurar sus designios", dijo. Pero se refería, quizás, a otro sino que la dirigente ya planteaba como horizonte.

Olona no volverá a la política. O, al menos, ese es su compromiso. Cuando se recupere de su afección, asegura en su comunicado, volverá a la Abogacía del Estado. Por el momento, en su entorno no confirman si su retirada de la vida pública implicará un regreso a la capital.

Tres años intensos y un "error" político

Macarena Olona fichó por Vox con confianza ciega en un partido cuya última misión no salió como cabía esperar. Vox quiso apostar fuerte en Andalucía, aun a riesgo de dejar un agujero en su grupo parlamentario y en la propia estructura del partido, sin la garantía de acceder al que sería su segundo Gobierno autonómico. El resultado del pasado 19-J ratificó ese temor, y su baja oficial de la política solo ensancha un boquete ya abierto en la formación.

Vox puso altas sus expectativas desde el principio. En la cúpula se instaló la idea de que el efecto Olona podía impulsarlos hasta los 26 escaños, el mismo resultado con el que Juanma Moreno se hizo con la Junta en 2018. Sin embargo, los últimos sondeos ya apuntaban que al azote del Gobierno en el Congreso se le estaba complicando su aterrizaje. La demoscopia dibujaba un horizonte en que un pinchazo de la alicantina era un escenario más que posible. El 19-J se confirmó: Macarena Olona no restó, pero tampoco sumó a la marca. Aunque en privado, el partido hizo autocrítica tras su primer 'golpe' electoral.

Foto: El líder de Vox, Santiago Abascal, y la diputada Macarena Olona. (EFE/Raúl Caro)

Algunos dirigentes reconocen, aún hoy, que enviar a la alicantina fue un "error" que se acrecentó tras una campaña "errática", plagada de polémicas y estereotipos por los que "muchos andaluces se sintieron agraviados". La 'granaína de adopción' recibió más de un toque por parte de la dirección nacional, que ella ignoró. Olona fio su futuro político a fiscalizar la acción del PP desde el Gobierno de la Junta. Pero las urnas quisieron que su puesto fuese secundario, y ya no ocupase la primera fila ni a nivel nacional ni regional.

La abogada del Estado no tardó en ganarse el apodo de 'mujer fuerte' de Vox. Tras irrumpir en 2018 en Andalucía, Santiago Abascal se lanzó a conquistar el Congreso. Pero para ello debía armar un equipo. Olona aparcó la judicatura en marzo de 2019, momento en que se incorporó a las filas de Vox. Iván Espinosa de los Monteros y Santiago Abascal revisaron su perfil en LinkedIn y decidieron contactar con ella. La letrada declinó otras ofertas políticas, pero se interesó especialmente por el proyecto verde, donde no tardó en convertirse en la mente jurídica de Santiago Abascal y en uno de sus principales activos políticos en el Congreso.

Foto: Macarena Olona, en el salón de plenos del Parlamento andaluz, en presencia de Juan Marín y Jesús Aguirre. (EFE/Julio Muñoz)

Aunque no tenía ninguna vinculación con la provincia, Abascal decidió colocarla como diputada por Granada, y accedió a la Cámara Baja en las generales de abril. Desde el principio hizo tándem político con Iván Espinosa de los Monteros, y no tardó en enseñar los dientes a sus rivales políticos. De aquellos meses destaca un tenso enfrentamiento con Meritxell Batet, con el que Olona comenzó a dejar su impronta en el Congreso, y que concluyó con la expulsión de la dirigente de la Sala Constitucional, donde tenía lugar una reunión de la Diputación Permanente. La diputada intentó incluir en el orden del día la tensa situación que golpeaba Cataluña tras el fallo del 'procés', pero no aceptó un no por respuesta. La bronca llegó a tal nivel que una ujier del Congreso tuvo que acompañar a la alicantina a la salida.

Olona nunca fue una más en las filas de Vox. Durante estos años, exhibió el fuerte carácter que habían curtido años al frente de la jefatura de la Abogacía del Estado en País Vasco, el mismo territorio en el que Santiago Abascal arrancó su carrera política. De hecho, en sus múltiples intervenciones, la dirigente llegó a opacar en ocasiones la dureza de su jefe de filas. Una de sus intervenciones más duras, que reconocen también en las filas de Vox, fue aquella en la que acusó a Sánchez de aplicar la eutanasia "por la vía de los hechos", dirigiéndose al presidente con apelativos como "Pedro el sepulturero" durante la peor parte de la pandemia. Sus enfrentamientos con Yolanda Díaz también reunían todos los focos semana tras semana.

'Purgada' por Sánchez y Rajoy

Macarena Olona ya era soldado antes de enfrentarse al Gobierno con voz dulce y mecha corta. La dirigente alicantina ejerció como látigo de la izquierda 'abertzale' y del PNV en el País Vasco. Se licenció en Derecho con premio extraordinario por la Universidad de Alicante en 2003, aprobó las oposiciones del Cuerpo de Abogados del Estado en 2009 y entre 2013 y 2018 desempeñó una intensa labor como máxima responsable jurídica de la Abogacía del Estado en País Vasco. No pasó desapercibida. Hostigó a la izquierda 'abertzale' con cientos de recursos por enaltecimiento del terrorismo, denunció la ausencia de la bandera española en cientos de consistorios y hasta impugnó una consulta popular en Donosti sobre corridas de toros.

Foto: La candidata de Vox en Andalucía, Macarena Olona. (EFE/Pepe Torres)

La letrada dejó dirigió también un recurso contra la ley vasca de abusos policiales que capitalizó el Gobierno de Mariano Rajoy. Su presencia en Euskadi no tardó en resultar incómoda para sectores del nacionalismo, y el expresidente del PP decidió poner fin a su etapa en País Vasco colocándola como secretaria general de Mercasa en agosto de 2017, lo que se entendió como una prebenda al PNV en plena negociación presupuestaria. A partir de entonces, Olona participó en la investigación de una trama de corrupción en el seno de la empresa pública que salpicaba a cargos colocados tanto por el PP como por el PSOE.

La dirigente llevó también el caso que investigaba presuntas mordidas ilegales de hasta 20 millones de euros a la Audiencia Nacional. Fue en ese momento, en octubre de 2018, cuando el Gobierno de Pedro Sánchez decidió fulminarla como secretaria general de Mercasa para obstaculizar su declaración. Una vez se recupere de su dolencia, la ya expolítica promete volver a dar la batalla en un puesto en el que lleva libradas muchas guerras.

Una de las arquitectas del éxito de Vox deja la política por sorpresa. Macarena Olona Choclán (Alicante, 1979) publicó este viernes un comunicado sorpresa en el que anuncia su baja definitiva de la vida pública por razones médicas "ajenas a su voluntad", sin ofrecer detalles sobre la condición que le lleva a apartarse de la primera línea. La actual portavoz del partido en el Parlamento de Andalucía comunicó su decisión tras reunirse con Santiago Abascal, el líder que le tendió la mano hace más de tres años para convertirse en la mente jurídica de un proyecto que conquistó las urnas en 2019, y que se dio de bruces por primera vez desde entonces en Andalucía. Ella fue, precisamente, quien encabezó una incursión que no ha tenido un feliz desenlace para Vox.

Vox