Es noticia
Menú
PSOE y Vox se disputan el liderazgo de una oposición mermada en Andalucía
  1. España
  2. Andalucía
El inicio de la legislatura andaluza

PSOE y Vox se disputan el liderazgo de una oposición mermada en Andalucía

Los socialistas preparan su "Gobierno en la sombra" y Olona intentará mantener la imagen de partido fuera del sistema, mientras la izquierda piensa en cómo recuperarse del batacazo del 19-J

Foto: Juan Espadas saluda a Juanma Moreno en presencia de Macarena Olona, durante el segundo debate electoral. (EFE/Julio Muñoz)
Juan Espadas saluda a Juanma Moreno en presencia de Macarena Olona, durante el segundo debate electoral. (EFE/Julio Muñoz)

En Andalucía habrá una batalla por liderar la oposición que ya tuvo su reflejo el pasado miércoles en el patio del Cardenal, del antiguo Hospital de las Cinco Llagas. En el extremo suroeste, Juan Espadas comparecía dentro del Parlamento por primera vez, mientras los 29 diputados del PSOE que lo acompañarán en esta legislatura brujuleaban por allí. En el extremo noroeste, Macarena Olona se estrenaba en la Cámara andaluza ante los medios después de reunirse con el director de la Oficina de Lucha contra el Fraude y la Corrupción de Andalucía. Los dos se disputarán el liderazgo de la oposición en una legislatura marcada por la mayoría absoluta de Juanma Moreno, un poder que desactiva al Parlamento, aunque el presidente de la Junta ha insistido en que su voluntad es no aplicar el rodillo.

Los números dan la razón a Juan Espadas, que garantizó su continuidad al día siguiente de la derrota electoral del 19-J apelando a ese liderazgo de la oposición. El PSOE, con sus 30 escaños, es el segundo partido más numeroso de la Cámara andaluza, por detrás del PP y sus 58 parlamentarios. Pero solo una decena, es decir, un tercio del grupo, cuenta con experiencia en el legislativo andaluz. Algunos son veteranos, como Mario Jiménez, y conocen perfectamente el funcionamiento del Parlamento autonómico, pero otros muchos proceden del ámbito municipal o han tenido experiencia en gobiernos socialistas en la Junta.

Foto: Juan Espadas, en un acto en Sevilla junto a un centro de salud. (EFE/Julio Muñoz)

La labor de oposición y cómo acostumbrarse a ella ha sido uno de los principales problemas que ha tenido el PSOE desde el 2 de diciembre de 2018. El cambio de Susana Díaz por Juan Espadas en junio de 2022 no mejoró sustancialmente la situación. No ayudó la falta de control del grupo parlamentario por parte del nuevo líder y su equipo, pero hay quien critica los problemas que hubo para enviar mensajes claros. Un veterano exdirigente socialista señala virajes que van desde la abstención a la ley del suelo (Lista) a la oferta de negociar el presupuesto de 2022 y luego rechazarlo tras no poder negociar con Hacienda.

El reto de Espadas es acabar con esa dificultad, ser capaz de centrar un mensaje que, según fuentes socialistas, irá por la vía de los servicios públicos. Este lunes, la número dos de la lista de Sevilla, Adela Castaño, ha denunciado que el Gobierno autonómico "cierra aulas" en lugar de bajar las ratios aprovechando la bajada de natalidad. Ese discurso irá unido al de la mala gestión en sanidad, a la falta de políticas de vivienda pública y de dependencia. Y para ello Espadas quiere contar con los más de 450 alcaldes socialistas para poder erosionar al Gobierno de la Junta desde lo municipal.

Foto: Juan Espadas comparece tras la debacle socialista. (EFE/Julio Muñoz)
Espadas pierde en Sevilla el último gran bastión del socialismo andaluz
María José Guzmán. Sevilla EC Diseño Unidad de Datos

Para ello contará con un "Gobierno en la sombra" que todavía está diseñando y que no ha querido revelar. Se excusa en que todavía no conoce la composición del Ejecutivo de Juanma Moreno y que su equipo debe ir en consonancia con el del presidente para poder fiscalizar cada departamento. Se trata, aseguró el propio Espadas, de una "metodología distinta" a la que se ha utilizado ahora en la oposición en Andalucía. Hay que recordar que el líder del PSOE se estrenó como candidato municipal con una sonora derrota, con el peor resultado de su partido en el Ayuntamiento de Sevilla frente a una mayoría absoluta histórica para el PP. Cuatro años después, Espadas ganó las municipales y gobernó siete años en el consistorio hispalense, fórmula que ahora aspira a repetir.

Olona hereda un Vox sin influencia

Enfrente tendrá a Macarena Olona, que también quiere liderar la oposición, según ella misma dijo el miércoles. Su apuesta es clásica en Vox y el fracaso en su objetivo de entrar en el Gobierno de Juanma Moreno le permitirá proyectar la idea de que su partido sigue fuera del sistema. Su intención de "fiscalizar" los acuerdos "oscuros" que mantienen PP y PSOE da pistas sobre esta estrategia. Y la petición de información del gasto en la campaña institucional del Orgullo LGTBI también es continuista en la formación de Santiago Abascal. En 2019, cuando irrumpieron en las instituciones, hicieron una solicitud similar sobre los trabajadores contra la violencia de género.

Foto: La candidata de Vox, Macarena Olona. (EFE/Raúl Caro)

Pero Vox tiene que enfrentarse a dos problemas. El primero es que el efecto sorpresa ya no existe. Y el segundo, y más importante, es que no cuenta con la llave de la mayoría del Parlamento. En su primera legislatura en Andalucía, Vox pasó de socio preferente aunque exigente a ejercer una suerte de amenaza constante al Gobierno de PP y Ciudadanos. Solo en dos ocasiones acabó ejerciendo su poder y unió sus votos con la izquierda para provocar una derrota parlamentaria de Juanma Moreno: en la primera toma en consideración de la citada ley del suelo —que se acabó aprobando— y en la tramitación de los presupuestos de 2022, que no salieron adelante.

Los 58 escaños del PP desactivan las amenazas de Vox y también limitarán el efecto de sus alharacas. Esta nueva aritmética parlamentaria les restará atención mediática y tendrán que batirse el cobre con el resto de la oposición para sacar cabeza en un escenario que no se ve en Andalucía desde hace justo una década. La última legislatura con mayoría absoluta se desarrolló entre 2008 y 2012, bajo el mandato de Manuel Chaves. Solo cuatro de los 109 diputados de esta legislatura estaban ya entonces en la Cámara: el socialista Mario Jiménez y las populares Carmen Crespo, Patricia del Pozo y Loles López.

Foto: Yolanda Díaz, junto a Inma Nieto, Íñigo Errejón y otros dirigentes de Por Andalucía, en Málaga en un acto de campaña. (EFE / Daniel Pérez)

En la pugna entre PSOE y Vox también tendrán algo que decir las fuerzas de izquierdas, que tendrán dos voces en la Cámara. Inma Nieto será la portavoz de Por Andalucía en su cuarta legislatura en el Parlamento andaluz y Teresa Rodríguez hará lo propio en Adelante Andalucía en su tercer mandato. Nieto tuvo experiencia como miembro de la IU que formó parte del Gobierno andaluz entre 2012 y 2015, pero la mayor parte de su experiencia parlamentaria la ha ganado en la oposición. Rodríguez, por su parte, acumula casi ocho años de oposición.

Ambas formaciones tendrán que gestionar sus relaciones internas tras la traumática ruptura de Adelante en su versión original. Tanto Nieto como Rodríguez tienen experiencia en ser relevantes desde la oposición, pero en estos albores de la XII Legislatura han huido del protagonismo. Esta semana está previsto que se produzca la primera reunión del grupo de Por Andalucía, donde tienen que gestionar la convivencia de hasta seis partidos, tres de ellos con representación en la Cámara. Nieto (IU) y Esperanza Gómez (Más País) han logrado armar una buena sintonía en los últimos meses, pero en ambas fuerzas hay suspicacias sobre el papel que puedan jugar los diputados de Podemos, liderados por Juan Antonio Delgado. Teresa Rodríguez, por su parte, está acostumbrada a acaparar el foco mediático, pero tendrá que amoldarse a ser la portavoz del grupo mixto, que vuelve al Parlamento andaluz 15 años después.

En Andalucía habrá una batalla por liderar la oposición que ya tuvo su reflejo el pasado miércoles en el patio del Cardenal, del antiguo Hospital de las Cinco Llagas. En el extremo suroeste, Juan Espadas comparecía dentro del Parlamento por primera vez, mientras los 29 diputados del PSOE que lo acompañarán en esta legislatura brujuleaban por allí. En el extremo noroeste, Macarena Olona se estrenaba en la Cámara andaluza ante los medios después de reunirse con el director de la Oficina de Lucha contra el Fraude y la Corrupción de Andalucía. Los dos se disputarán el liderazgo de la oposición en una legislatura marcada por la mayoría absoluta de Juanma Moreno, un poder que desactiva al Parlamento, aunque el presidente de la Junta ha insistido en que su voluntad es no aplicar el rodillo.

PSOE Vox Partido Popular (PP) Parlamento de Andalucía Juanma Moreno
El redactor recomienda