Es noticia
Menú
La banda que robó a Verratti tenía una agenda con otros deportistas como posibles objetivos
  1. España
  2. Andalucía
LE QUITARON TRES MILLONES EN JOYAS

La banda que robó a Verratti tenía una agenda con otros deportistas como posibles objetivos

Fue encontrada en uno de los registros y es pieza clave en la segunda parte del caso. En ella se recogían nombres y datos de los señalados. La organización tenía en Málaga un aparato de captación de información que operaba a nivel nacional

Foto: Parte de los efectos recuperados en la operación Marenostrum. (Policía Nacional)
Parte de los efectos recuperados en la operación Marenostrum. (Policía Nacional)

Marco Verratti no iba a ser el único. La banda albanesa que supuestamente asaltó el chalé de Ibiza en el que el centrocampista del PSG pasaba sus vacaciones tenía en su poder una agenda con los nombres de otros deportistas con residencia en España y opciones de convertirse en sus próximos objetivos. Un documento recuperado por la Policía Nacional en uno de los registros realizados en la provincia de Málaga y en el que se podían leer nombres y datos, según pudo saber El Confidencial de fuentes cercanas al caso, que explicaron que estaba en posesión de los expertos en logística y captación de información de la organización y que eran quienes marcaban las víctimas a la célula que debía desplazarse desde Albania para ejecutar el robo.

El hallazgo de esta agenda y la captura de algunos sospechosos que están en búsqueda mantienen vivo un caso que saltó a los medios con el espectacular robo en la casa ibicenca que Ronaldo Nazário había alquilado al internacional italiano. Los ladrones se hicieron con joyas y otros objetos de valor tasados en tres millones de euros. “Sólo uno de los relojes -que se ha conseguido recuperar- costaba unos 400.000 euros”, señala una de las fuentes consultadas, que describe a los delincuentes detrás de este golpe como “auténticos expertos” en asaltos de viviendas de lujo. Se desplazaban a España para llevar a cabo “campañas” de “20 ó 30 días”. Una vez habían cumplido con su calendario de ‘palos’, “regresaban a Albania o se refugiaban en Bélgica, Austria u otro país en el que permanecer mientras se enfriaba la cosa”. Aunque también podían continuar su frenesí delictivo en un escenario donde no estaban ‘quemados’.

Foto: Álvaro Morata, durante un partido con el Atlético de Madrid en liga. (EFE)

Fue en una de sus secuencias de delitos cuando entraron en el radar del Grupo de Robos de la Comisaría Provincial de Málaga. Hace aproximadamente ocho meses que se desplazaron a la Costa del Sol y entraron en al menos ocho villas de lujo en las que -por regla general- residían empresarios con un gran poder adquisitivo. Las denuncias reflejaban un patrón coincidente. “Saltaban las vallas o los muros del perímetro de la finca y, al tener información de cómo era la casa, se dirigían directamente al punto que previamente habían considerado como el más vulnerable. Normalmente, la parte trasera. Allí buscaban un acceso al interior de la vivienda. A través de la terraza y forzando una ventana”, describen las fuentes consultadas, que detallan que no dudaban en entrar con los moradores dentro. “Las víctimas no se llegaron a a enfrentar a ellos”, por lo que no hubo que lamentar heridos.

Estamos hablando de “tíos muy especializados”, que planificaban los golpes hasta el último detalle, que se desplazaban en vehículos de alta gama alquilados a los que doblaban las matrículas y desactivaban los sistemas de localización, y que utilizaban coches lanzadera cuando cometían un robo con la finalidad de evitar los controles en carretera. Son delincuentes que persiguen botines elevados, como demuestra que en uno de sus asaltos perpetrados en la Costa del Sol -Torremolinos, Benalmádena...- se hicieron con 110.000 euros.

Los ejecutores eran albaneses. Venían, robaban y se marchaban. Y así, una y otra vez.

Al formar los ejecutores de los robos una célula itinerante internacional, los agentes se centraron en el individuo que les prestaba cobertura en sus desplazamientos a España y que formaba parte del aparato de captación de información sobre los próximos objetivos. Era el “organizador”, quien lideraba la rama logística de la banda. Un tipo que había sido objeto de investigación en el pasado, pero al que hasta ahora “no se le había podido probar” este papel activo que se sospechaba. Propietario de un negocio, “por la zona de Parque Mediterráneo y Los Guindos” de la capital malagueña, que utilizaba como tapadera, y que cogió el relevo de un establecimiento de hostelería. Afincado en la provincia “desde toda la vida”, las citadas fuentes lo tienen claro: Lo suyo es robar”.

No él directamente. Eso lo dejaba para los expertos. Los ejecutores eran albaneses de complexión fuerte que se desplazaban a donde les indicaban para que perpetrasen los asaltos que previamente habían sido fijados con toda la información recogida. Venían, robaban y se marchaban. Y así, una y otra vez. Por eso reclamaban una buena tajada y unas condiciones durante la estancia que no estaban al alcance de cualquiera. “En una ocasión alquilaron un chalé durante 20 días por el que pagaron 6.000 euros. Manejaban dinero y su nivel económico era alto”.

Uno de los aspectos que tratan de discernir los responsables del caso es el destino final de los objetos de valor que obtenían estos delincuentes, aunque el hecho de uno de los investigados esté relacionado con un negocio de joyas en Albania es una línea en la que se trabaja.

Actuaban por todo el país

Las pesquisas del Grupo de Robos de la Comisaría Provincial de Málaga adquieren cariz nacional cuando se cruzan con las que tenían abiertas sus compañeros de Murcia y Alicante como consecuencia de una serie de ‘palos’ con un modus operandi idéntico. Esto implicó la intervención de la Comisaría General para coordinar el caso.

La Policía Nacional informó de que los agentes pudieron determinar que la organización elegía las viviendas de grandes empresarios o de personas famosas para cometer los asaltos y que disponían de documentos con las viviendas seleccionadas en zonas exclusivas por todo el país. También constaron que previamente a la comisión de los robos, los ladrones realizaban visitas a las villas para detectar las medidas de seguridad, así como las condiciones de acceso al lugar. Durante los asaltos, empleaban elementos de disfraz para ocultarse y equipos de transmisión sofisticados para comunicarse entre ellos.

Foto: Algunos de los efectos recuperados por los agentes durante la operación. (EC)

El caso empezó a tomar cuerpo cuando se localizó a un matrimonio residente en Málaga -el “organizador” y su esposa- que mantenía fuertes lazos con miembros de la organización criminal y que llevaba a cabo todas las labores de logística que necesitaban para cometer los asaltos, proporcionando vehículos, dinero, alojamiento y detectando viviendas para cometer los asaltos.

En un momento determinado de la investigación, los agentes detectaron que los responsables de la organización visitaron en un mismo día las ciudades de Málaga, Barcelona e Ibiza, lo cual les hizo sospechar que podían estar estudiando cometer alguna de sus acciones delictivas. Y así fue. En ese impasse saltó la noticia del robo a Marco Verratti y todas las sospechas se centraron en los albaneses.

Entre los nombres de los posibles objetivos futuros de la banda destacaban los de futbolistas

Las indagaciones se aceleraron y, el 28 de junio, tras tener conocimiento de que algunos integrantes de la red criminal podrían estar desplazándose en ferry desde la isla ibicenca hasta el municipio valenciano de Denia, se estableció un dispositivo de vigilancia en el puerto. Tan pronto detectaron la presencia de los sospechosos, los agentes interceptaron el vehículo y a dos presuntos miembros de la banda. En el espacio del airbag del coche se hallaron varios de los relojes de lujo sustraídos en el asalto a la casa del futbolista. El método de ocultación que habían empleado para esconder el resto de relojes y joyas sustraídas, motivó que tuviera que intervenir el Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas para su recuperación, localizando los efectos robados en distintos compartimentos ocultos del vehículo.

Los otros cinco miembros de la organización en la provincia malagueña. Una vez detenidos, se llevaron a cabo dos registros domiciliarios en los núcleos de Valle Niza y Chilches, en el municipio de Vélez-Málaga, así como otro en Ibiza. En ellos se intervinieron efectos que permitieron incriminar presuntamente a los arrestados en otros 15 asaltos a viviendas de lujo -nueve en la Costa del Sol, cuatro en municipios murcianos y dos en localidades alicantinas como Pilar de la Horadada-. Pero no fue lo único que hallaron los investigadores. También localizaron una agenda en la que los delincuentes habían anotado datos de posibles objetivos futuros. En ella había nombres de deportistas -futbolistas, mayoritariamente- sobre los que ya habían recopilado información sobre sus viviendas en distintos puntos del país. Las fuentes consultadas creen que la desarticulación de esta organización -“posiblemente”- ha evitado más casos como los ocurridos por Marco Verratti.

Las diligencias del caso han sido instruidas por un juzgado murcianos y los principales investigados se encuentran en prisión.

Marco Verratti no iba a ser el único. La banda albanesa que supuestamente asaltó el chalé de Ibiza en el que el centrocampista del PSG pasaba sus vacaciones tenía en su poder una agenda con los nombres de otros deportistas con residencia en España y opciones de convertirse en sus próximos objetivos. Un documento recuperado por la Policía Nacional en uno de los registros realizados en la provincia de Málaga y en el que se podían leer nombres y datos, según pudo saber El Confidencial de fuentes cercanas al caso, que explicaron que estaba en posesión de los expertos en logística y captación de información de la organización y que eran quienes marcaban las víctimas a la célula que debía desplazarse desde Albania para ejecutar el robo.

Málaga Robos Lujo Albania Joyas Ibiza Ronaldo Nazario Alicante Noticias de Andalucía Noticias de Comunidad Valenciana