Es noticia
Menú
El constructor "venido a menos" que se hizo 'mula' para estafar al baloncesto español
  1. España
  2. Andalucía
CAPTURADO EN MÁLAGA

El constructor "venido a menos" que se hizo 'mula' para estafar al baloncesto español

Fue un elemento clave para hacerse, mediante una ciberestafa, con el pago de un partido amistoso que la Selección Española jugó contra la estadounidense en Norteamérica. Tenía antecedentes por hechos similares

Foto: Imagen de uno de los partidos disputados entre las selecciones de baloncesto de España y EEUU. (EFE/Enric Fontcuberta)
Imagen de uno de los partidos disputados entre las selecciones de baloncesto de España y EEUU. (EFE/Enric Fontcuberta)

Cuando supo que la cuenta estaba bloqueada se barruntó su destino. Por mucho que en la sucursal trataran de justificarlo con los tiempos especiales de una transacción internacional, sabía que estaba en un callejón sin salida. Solo le quedaba esperar. Como meses atrás. El proceder estaba interiorizado. Callar, seguir las órdenes del abogado y esperar que la autoridad judicial le dejase ir tras escucharlo en sala. Eso es lo que hizo la anterior vez, y no le fue nada mal. ¿Por qué no repetir?

Un constructor "venido a menos" por la crisis que años atrás azotó al sector inmobiliario ha sido detenido por la Policía Nacional en Málaga como presunto autor de una ciberestafa que ha tenido como víctima a la Federación Española de Baloncesto (FEB). Su objetivo: la recaudación de un partido disputado por la Selección Española en Estados Unidos. Los agentes del Grupo I de Delitos Económicos de la Comisaria Provincial de Málaga y de la Comisaría de Chamartín (Madrid) han constatado que el sospechoso fue un elemento clave para desplegar la técnica del 'Man in the middel' —hombre en medio— y suplantar el correo electrónico del órgano federativo para desviar una transferencia que debía realizar su homólogo estadounidense. El arrestado, titular de una cuenta bancaria ubicada en una sucursal de la capital malagueña, recibió 143.432 dólares, consiguiendo los investigadores bloquear y recuperar 91.490 euros.

Foto: Imagen: HP.

La investigación partió tras la denuncia que la FEB tramitó en noviembre de 2021 en la Comisaría de Chamartín. Los denunciantes explicaron que, tras la celebración de un encuentro entre las selecciones de baloncesto de España y Estados Unidos, tendrían que haber recibo la cantidad pactada de 143.432 dólares por parte de la federación estadounidense, precisó el citado cuerpo en un comunicado.

Las pesquisas revelaron que, a través de ingeniería social de captación de datos, se suplantó la dirección de correo electrónico de la Federación Española de Baloncesto y contactaron con la de Estados Unidos para comunicar un cambio de cuenta bancaria en la que debía hacerse el ingreso. Esta es la conocida como estafa 'Man in the middel' y que tiene en el llamado fraude al CEO su versión más extendida.

El detenido era plenamente consciente de lo que hacía. Una pieza clave en el entramado

Los agentes averiguaron que la oficina que recibió el pago se ubicaba en Málaga capital, siendo necesario desde ese momento la coordinación operativa con el Grupo I de Delitos Económicos de Málaga. Realizadas las oportunas gestiones con la sucursal bancaria, los agentes comprobaron que, inicialmente, se habría transferido a dicha cuenta un total de 143.432 dólares. Además, observaron que ya se había realizado una extracción del dinero, restando en la cuenta un importe total de 91.490 euros. Por ello, fue solicitado el bloqueo de la cuenta para evitar movimientos posteriores y la intervención del dinero.

El pasado 15 de junio, el titular de la misma fue localizado y detenido por los investigadores. Se trataba de un hombre de 63 años, el cual contaba con antecedentes de la misma naturaleza registrados este mismo año.

Fuentes consultadas por El Confidencial explicaron que el arrestado es "un constructor venido a menos", de los que ganó mucho dinero con el 'boom' del ladrillo en la Costa del Sol, pero al que le pasó por encima la crisis que se cebó con el sector la década pasada. Uno de esos tipos que quiere mantenerse arriba y que no duda en dejarse enredar a sabiendas de que está delinquiendo.

"No es la típica 'mula' a la que captan con una falsa oferta de trabajo, él era plenamente consciente de lo que hacía y que tiene un papel clave", señalaron fuentes cercanas al caso, que añadieron que este sexagenario "ofreció sus datos" para convertirse en "receptor" del dinero y después participó en su circulación.

Cuando se percató de que no podía hacer ningún movimiento económico, "seguramente" asumió que los agentes estaban tras su pista, máxime después de que en la entidad financiera le diesen largas y explicaciones vagas sobre el bloqueo de su cuenta. La experiencia de su anterior, y reciente, detención le mostraba el camino hasta el calabozo que debía volver a recorrer. Así que para qué tratar de huir. Mejor esperar y repetir el proceso que había interiorizado.

Foto: Expertos en Ciberdelincuencia detuvieron a más de un centenar de personas por este robo. (EC)

Cuando los investigadores se presentaron en su casa sabía que acabaría detenido, por lo que los acompañó sin ningún problema. Tenía claro lo que debía hacer. "Se negó a prestar declaración" ante los responsables de la investigación y siguió los consejos de su defensor. Junto con el atestado instruido fue puesto a disposición del juzgado de Instrucción número 11 de Madrid, que —como posiblemente esperaba— decretó su puesta en libertad con cargos.

Las fuentes consultadas incidieron en que el gran éxito de este caso es que se han podido recuperar 91.490 euros del importe defraudado, ya que lo habitual es que el botín desaparezca rápidamente entre un entramado de transacciones y 'muleros' digitales y bancarios. Detrás de estas 'ciberestafas' suelen estar grupos o personas que operan desde el extranjero, por lo que se ha desarticulado la parte asentada en territorio español.

La investigación sigue abierta para tratar de localizar y detener al resto de individuos implicados.

Cuando supo que la cuenta estaba bloqueada se barruntó su destino. Por mucho que en la sucursal trataran de justificarlo con los tiempos especiales de una transacción internacional, sabía que estaba en un callejón sin salida. Solo le quedaba esperar. Como meses atrás. El proceder estaba interiorizado. Callar, seguir las órdenes del abogado y esperar que la autoridad judicial le dejase ir tras escucharlo en sala. Eso es lo que hizo la anterior vez, y no le fue nada mal. ¿Por qué no repetir?

Delincuencia Noticias de Andalucía Selección Española de Baloncesto
El redactor recomienda