Es noticia
Menú
César Girón, ideólogo del 'Granadexit' y único candidato a la Junta que no se siente andaluz
  1. España
  2. Andalucía
RENIEGA DE LA BANDERA Y EL HIMNO

César Girón, ideólogo del 'Granadexit' y único candidato a la Junta que no se siente andaluz

El líder de Juntos por Granada dice que no son separatistas ni regionalistas, huye de la España Vaciada, desprecia a Blas Infante y sueña con una Granada independiente de Sevilla

Foto: El candidato de Juntos por Granada (JxG) a la Junta de Andalucía e ideólogo del 'Granadexit'. (Carlos Gil)
El candidato de Juntos por Granada (JxG) a la Junta de Andalucía e ideólogo del 'Granadexit'. (Carlos Gil)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Qué mal repartido está el mundo. Mientras Macarena Olona ha tenido que hacer encaje de bolillos en Salobreña para poder presentarse como candidata a presidenta de la Junta de Andalucía, a César Girón, granadino de pura cepa, nada le gustaría más que dejar de escuchar el himno de Blas Infante y contemplar una bandera verdiblanca que no siente como suya: "Es la bandera del Betis".

'A priori, Girón', candidato de Juntos por Granada (JxG) el 19 de junio, levanta todas las suspicacias posibles. Abogado de la Junta de Andalucía y militante del PSOE durante varias décadas, salió rebotado del organigrama y ha acabado montando su propio partido, con el que aspira a completar el 'Granadexit' y romper Andalucía fundando —o mejor dicho, recuperando— su propia comunidad autónoma. Para colmo, y pese a ser la cabeza más visible de este movimiento, va de número cinco en las listas, lo que envía fuertes reverberaciones a aquello que hizo Artur Mas con su lista unitaria.

Foto: Manifestación del partido JxG. (Cedida)

Para sus críticos, un motivo más para pensar que JxG es tan solo el canto de cisne del populismo, una estrategia para volver a colocarse como político de la mano de la ola regionalista que ha sacudido en los últimos tiempos la política nacional. Sin embargo, Girón no es el arquetipo que uno espera: reniega de la España Vaciada y sus partidos, dice querer ceñirse en todo momento a la ley y niega que este arrebato separatista granadino sea oportunista o flor de un día, sino la consecuencia de una equivocación histórica que debe ser reparada.

Juntos por Granada, seguramente la candidatura más peculiar de las que se presentarán a las elecciones del 19-J, no está compuesta por mercenarios de la política, sino por figuras conocidas de la judicatura, la academia, el periodismo o la sociedad granadina. Su alcance es una incógnita, algunas encuestas les dan hasta un 4% de los votos, aunque Girón es realista sobre sus opciones: necesitan por lo menos 45.000 para meter la cabeza en el Parlamento andaluz y aspirar a 'hacer un Borgen' desde dentro de las instituciones.

placeholder César Girón, ideólogo del 'Granadexit', durante la entrevista con EC. (Carlos Gil)
César Girón, ideólogo del 'Granadexit', durante la entrevista con EC. (Carlos Gil)

PREGUNTA. Todo esto del 'Granadexit' ¿de dónde viene? ¿Es una amenaza o una aspiración?

RESPUESTA. El origen nuestro viene de abril de 2017, cuando de buenas a primeras deciden que las salas del Tribunal Superior de Justicia, concretamente las salas de lo Penal, no se van a quedar en Granada, sino que se van a instalar en Sevilla y en Málaga. Entonces hubo una reacción por parte de la sociedad, promovida sobre todo desde el mundo de la Justicia.

No quisimos intentar hacer comprender a la gente lo de las salas desconcentradas de lo Penal porque era complicado, la cuestión es que dijimos que ya estaba bien. Ya basta. Granada, desde que hace 40 años, sin preguntarle, la metieron en la comunidad autónoma andaluza, ha ido perdiendo todos sus elementos. No decimos señas de identidad porque nosotros no somos identitarios, pero ha ido perdiendo todo lo que durante el tiempo ha tenido. Y ya lo último que faltaba era el Tribunal Superior de Justicia. Mire, la Chancillería en Granada lleva 500 años y cuando el pacto constitutivo de la comunidad autónoma se dijo que Granada tendría la capitalidad de la Justicia.

"Granada nunca ha sido Andalucía"

Aquello se descafeinó porque con la Ley de Demarcación y Planta Judicial, que entró en vigor en 1988, el TSJA no se queda en Granada, sino que se desconcentra en Sevilla y en Málaga, con la paradoja de que a Sevilla van muchos más magistrados de los que vienen a Granada, y Málaga, que apenas tenía tradición, se lleva la sala de lo Social y la sala de lo Contencioso. Supuso la pérdida de 40.000 empleos directos, pero bueno, así podríamos continuar 'ad aeternum', la cuestión es que en 2017 nos plantamos y dijimos "ya no".

P. Justo antes de la España de las autonomías, ¿Granada tenía un papel más a la altura de Sevilla?

R. Granada nunca ha sido Andalucía. Es decir, el decreto de Javier de Burgos en 1833 donde dice que Andalucía se conforma en ocho provincias, como lo dice en León o en Cataluña. Eso no ha tenido jamás una transformación práctica, ni política, ni administrativa. Jamás. Nunca hubo una comunidad autónoma de Andalucía ni una región de Andalucía. Ha existido una Andalucía Occidental y una Andalucía Oriental en los términos que Patricio de la Escosura, en 1847, establece una conformación de ambas. Y así ha sido siempre. Luego vino la Constitución Federal de 1873, donde dice que hay una Alta Andalucía y una Baja Andalucía, la reforma de Segundo Moré, la del Gobierno largo de Maura... Es decir, esto nunca ha sido Andalucía.

P. Hasta que llegamos a 1978 y la España de las autonomías.

R. Ahí aparece como una única Andalucía, sobre la base de un referéndum que se hizo en 1980 y donde se pegó un pucherazo increíble. Almería dijo que no, Jaén dijo que no, aunque luego lo arreglaron, y aquí tenemos nuestras dudas, porque salió un 51,6% que vete a saber lo que le metieron a aquello. En cualquier caso no se logró, y no lo digo yo, ahí están los libros. Gregorio Peces-Barba, padre de la situación, que junto a Felipe González se inventó una ley orgánica. Modificaron la Constitución, modificaron la ley de modalidades de referéndum y de alguna manera nos encontramos metidos en esa Andalucía del 28-F. Cosa disparatada, porque tres años más tarde, en una moción no de ley, nos dicen "este es el padre de vuestra patria". ¿Pero qué padre, si nosotros no conocemos a Blas Infante ni sabemos quién es? A ese lo conocerán en el Ateneo de Sevilla, nosotros no.

P. ¿Aquí en Granada no hay ningún tipo de sentimiento de pertenencia a Andalucía?

R. Todo lo contrario. De hecho, hay alguna encuesta donde el 70% dice que no debería estar en Andalucía. Lo dice Electomanía, lo dice GAD...

Le digo un dato. Cuando el tema de las salas, me llamó la presidenta, Susana Díaz. Le dije: "Si esto se va, se acaba la comunidad autónoma". Con ánimo de colaborar, eh. Yo no me siento andaluz, soy letrado de la Junta de Andalucía, trabajo para mi cliente y lo hago lo mejor que puedo, eso no significa que tenga que tener afinidad ideológica. Ella lo entendió. Después, en un proceso de primarias, ella abrió aquí en lugar de hacerlo en Sevilla, y dijo en el hotel Abades: "El Tribunal Superior de Justicia no se va, las salas se quedan aquí" y lo conseguimos, sacamos 23.000 personas a la calle y vieron que el pacto constituyente y la comunidad autónoma se iban a tomar viento, así que aquello se paró.

P. Vale, ¿pero entonces no ha brotado algo de pertenencia en estos 40 años?

R. Ese sentimiento de pertenencia no existe, existe un sentimiento de agregación, de que se nos ha ido agregando. Tenemos Canal Sur, que realmente es Tele Sevilla, no tocan una tradición nuestra ni de rebote.

P. ¿Cómo se pasó de ese sentimiento a darle forma a un partido?

R. Al final en esto converge mucha gente. Yo el primero con el que hablé para protestar lo de las salas fue un exconcejal, como yo, pero del PP. PP y PSOE juntos en esto. A partir de ahí, empezamos a recibir llamadas. El siguiente fue Juan Barcelona, que es un abogado conocido de Granada, no precisamente de izquierdas, pero tampoco muy de derechas. Entonces empezó a llamar todo el mundo y fuimos conformando un movimiento.

"Canal Sur realmente es TeleSevilla, no tocan una tradición nuestra ni de rebote"

Pensamos en presentarnos a las municipales de 2019, para que Granada tuviera otro futuro y no se produjeran situaciones como las que se produjeron, con un señor de Gerona, Fran Hervías, que decía que su abuelo había nacido aquí en Quéntar, y un señor de Murcia que era campeón mundial de lanzamiento de hueso de aceituna y un señor de Málaga, Bendodo, decidiendo cuál es el Gobierno en Granada. Eso no puede ser, se acabó.

P. ¿Cómo responde a los críticos que dicen 'mira este, vio que en el PSOE no podía prosperar y se ha montado su chiringuito' o a los que les tildan de oportunistas?

R. Los que me conocen del PSOE saben que siempre me han dicho que soy heterodoxo. Yo creo que se equivocan. Yo cuando estoy en una organización como la Junta de Andalucía, trabajo perfectamente y de manera leal lo mejor que puedo. Eso no significa que no tenga mi criterio. En el caso del Partido Socialista, yo he estado 34 años militando y no me arrepiento. No he tenido más que dos cargos. Uno que era un cargo técnico en La Caja, que realmente me venía más por la Consejería de Hacienda, y fui concejal. Diez meses y también me fui, me fui a una firma internacional de abogados. Ese fue el motivo formal, el motivo material es que yo no estaba dispuesto a traicionar en muchísimas cosas lo que yo venía trabajando durante muchísimos años para la sociedad y resulta que ahora, porque estás en un grupo, tienes que decir o votar lo contrario.

P. ¿Cuál fue exactamente el hecho detonante?

R. El que más fue cuando, de buenas a primeras, me dijeron que tenía que apoyar el Plan General de Ordenación Urbana en Granada, con la creación de la Ronda Este por la parte de Valparaíso. Así que dije que me iba, me reuní con todos y les dije que llevaba 25 años luchando contra eso, que yo aquello no lo necesitaba.

P. Ahí fue cuando su yo granadino se impuso a su yo socialista.

R. El 'input' de decir 'esto se ha acabado' fue sobre todo con el tema de las salas. Aquí hay mucho tópico de "no se llevan la Alhambra porque no pueden", pero en realidad hemos pasado de tener un ayuntamiento que controlaba el 45% de la representación y el control de la Alhambra a que la Junta tenga en estos momentos más del 60% de control sobre ella. ¿Dónde se gobierna la Alhambra? Se gobierna desde Sevilla.

placeholder César Girón, en los juzgados granadinos donde habitualmente trabajaba. (Carlos Gil)
César Girón, en los juzgados granadinos donde habitualmente trabajaba. (Carlos Gil)

P. ¿A qué aspiran realmente en estas elecciones, cuál sería un buen resultado?

R. Algunas encuestas, como Electomanía, que no sé quiénes son, nos dan un 4 o 5% de los votos. También otra encuesta de la Universidad de Granada nos da por ahí, pero bueno, eso son los 'trackings' residuales. Somos conscientes de que tenemos un presupuesto de 2.000 euros que la gente ha ido aportado de su dinero.

P. Y con eso, ¿qué se puede hacer?

R. Haremos un acto en el Hotel Victoria que por 300 euros nos alquilan una sala, meteremos tres cuñas en la radio, moveremos un poco las redes y poco más. Somos conscientes de que es muy difícil, pero no porque no haya gente que piense como nosotros, sino porque es imposible llegar. ¿Qué vamos a sacar? Pues no lo sé, probablemente no vamos a sacar nada. Si sacamos 3.000 votos estará bien y si sacamos 20.000 será estupendo.

P. ¿Cuántos necesitan para sacar un representante?

R. Si se vota como en las últimas elecciones, 45.000 votos. Es una barbaridad porque, claro, el Partido Socialista sacará cinco veces esos 45.000, y el primero le costará 45, el segundo 30, el tercero 20 y el último le costará 1.000 votos. Somos conscientes de que es muy difícil, pero hemos empezado, y después de esto iremos a las locales del año que viene, ahí ya la cosa cambia.

P. ¿Saben ya cómo articularían ese 'Granadexit' en el caso de que les fuera muy bien el 19 de junio?

R. Por supuesto. Tenemos más fundamentos que León, por ejemplo, que llevan 35 años trabajando en este tema y han llegado dos veces al Constitucional. Creo que ellos lo han hecho mal, es mi opinión como jurista, pero nosotros siempre actuaríamos dentro del respeto absoluto al ordenamiento jurídico.

P. ¿Pero cuál sería la vía?

R. Vías hay muchas. Se puede actuar política, jurídica y socialmente. El otro día Jiménez Losantos nos llamaba independentistas. Ese tío es tonto. Nosotros somos granadinos, ni independentistas ni separatistas, y dentro de eso está el ordenamiento jurídico, y dentro de eso, la reparación de un error histórico como nosotros lo consideramos. Como lo consideran los de León. Bien, ¿cómo vamos a articular eso? Si a nosotros mañana nos dicen que vamos a tener el peso que merecemos dentro de la comunidad, si esto se equilibra, pues oye, si estamos cómodos para qué nos vamos a ir.

placeholder El candidato de Juntos por Granada (JxG) a la Junta de Andalucía, en su despacho. (Carlos Gil)
El candidato de Juntos por Granada (JxG) a la Junta de Andalucía, en su despacho. (Carlos Gil)

Pero claro, vete 100 kilómetros más allá, a Málaga y compara. Y es verdad que los dirigentes en Málaga se lo curran y en Granada no se lo curran, pero es que cada vez que abro el BOJA, y lo abro a diario, veo: 100 millones para Málaga, cinco millones, 10 millones. Nosotros no nos vamos a conformar con que quieran articular un eje Sevilla-Málaga cuando lo que ha funcionado históricamente es el eje Málaga-Granada-Almería, igual que a Sevilla le ha funcionado el eje con Córdoba y Huelva. No es una cuestión de egoísmo sino de reconocimiento.

P. O sea, la estrategia es apoyar al que más les dé.

R. No es una cuestión de pedigüeño, es de reconocimiento.

P. Sí, digo que buscan ser un partido bisagra.

R. Por supuesto. A mí me preguntan "¿usted quiere ser Teruel Existe?". Y claro que no. Granada es muchísimo más grande.

P. Que les comparen con estos partidos de la España Vaciada, ¿les beneficia, por el 'momentum' que vive el regionalismo, o les perjudica? Porque a veces parece que todo entra en el mismo saco.

R. Si a alguno nos podemos parecer es a Unión del Pueblo Leonés, pero con muchas diferencias: el Reino de León dejó de existir en 1230, no tenía entidad administrativa... Podríamos ir a Estrasburgo y plantear que la comunidad autónoma se constituye con un acto que es nulo, pero nos llevaría 20 años de proceso y total, para qué. ¿Sevilla iba a entregar la capitalidad? No. ¿Málaga iba a dejar de ser importante y de ingresar esos 900 millones para el metro?, ¿iban a venir para Granada? No. El 'statu quo' es el que es 40 años después y 40 años es tiempo suficiente para saber que nos hemos equivocado. Y cuando uno se equivoca, lo que hace es rectificar.

P. ¿Pero el objetivo de librarse de Andalucía se circunscribe a la provincia de Granada?

R. Tenemos partidarios en esos sitios, pero vamos a ver, la única organización territorial que funciona es la provincia. Esa organización territorial que a través del sistema departamental francés impuso Javier de Burgos es la que se ha consolidado. Nosotros hablamos de Granada y el límite es la provincia de Granada; si queremos irnos más allá, el territorio histórico de Granada puede tener parte de Almería o parte de Jaén. Ese límite que lo coloque cada uno.

P. Lo decía porque en algunos materiales que aparecen en la web de su partido aparece una especie de territorio histórico que agrupa también a Jaén, Málaga y Almería. Entonces no sé si lo que pretenden recuperar una especie de Reino de Granada.

R. A mí nadie me habrá oído hablar del reino, yo esa palabra la usé el otro día en la presentación de las listas porque se utilizó la bandera de Granada. Del Reino de Granada, no la bandera de la Diputación de Granada ni la del ayuntamiento. El reino ya no existe, pero esa bandera cuelga del Salón de los Reinos en el Casón del Buen Retiro, por tanto, tiene carácter oficial como lo tiene la de Aragón. La de Cataluña, por cierto, no está.

placeholder Bandera del Reino de Granada. (EC)
Bandera del Reino de Granada. (EC)

Granada ha tenido dos reinos, el musulmán y el cristiano, y tras 1492 sigue con la misma delimitación pero siendo un reino vasallo de Castilla. La de la bandera es la misma granada que aparece en la bandera de España, por eso yo no hablo de la bandera del reino sino de la bandera de Granada. Y sí, me identifica más la bandera de Granada que la bandera del Betis, que es lo que es al final la bandera de Andalucía. Ni el Hércules con los dos leones, que es al final el Gambrinus de la Cruzcampo, ni el himno, que no aguanta un mínimo análisis histórico. Si a los niños en la escuela les dicen que esa es su bandera y que su padre es Blas Infante pues llegará un momento en el que ese proceso de aculturación cause efecto y no se sientan ni de un sitio ni de otro, pero todavía queda muchísima gente que no hemos olvidado lo que teníamos antes.

P. ¿Por qué no le gusta la España Vaciada si, en el fondo, comparten algunas reivindicaciones?

R. Es que yo no sé lo que es realmente. Algunos dicen que es un producto del PSOE. Cuando empezamos nuestra aventura política, yo llamé a Antonio Saz, el coordinador de la España Vaciada. Hablamos muy bien, pero le dije "mira, Granada tiene casi un millón de habitantes, no está vaciada salvo algunos pueblos en la zona norte", él me dijo que tenían programas comunes pero no iguales. Jaén Se Mueve y Jaén Merece Más van con la España Vaciada, pero a nosotros ese modelo no nos sirve. Precisamente por lo que decía antes, si no queremos que venga un tío de Gerona a imponernos las políticas, tampoco vamos a aceptar que nos las ponga un tío de Alcañiz.

"Teruel no está tan mal como dicen, los pueblos están bien dotados, han metido dinero"

Al final quedamos en hablar más adelante por si podíamos coincidir para las generales, o para las europeas, pero ya le digo que nosotros no respondemos a los criterios de España Vaciada, querer construir un partido nacional a base de plataformas provinciales alegando el discurso de que todo está muy mal. Porque además es que no es verdad. Si va a la provincia de Teruel verá que no está tan mal: sí, es pequeña, está despoblada, hay pueblos abandonados como aquí, pero allí los pueblos están bien dotados de servicios, están arreglados, vamos, que les han metido dinero.

Qué mal repartido está el mundo. Mientras Macarena Olona ha tenido que hacer encaje de bolillos en Salobreña para poder presentarse como candidata a presidenta de la Junta de Andalucía, a César Girón, granadino de pura cepa, nada le gustaría más que dejar de escuchar el himno de Blas Infante y contemplar una bandera verdiblanca que no siente como suya: "Es la bandera del Betis".

Elecciones Andalucía Granada
El redactor recomienda