Es noticia
Menú
Pasamontañas, chalecos antibalas y subfusiles: el narco abre fuego contra los agentes
  1. España
  2. Andalucía
CRIMEN ORGANIZADO

Pasamontañas, chalecos antibalas y subfusiles: el narco abre fuego contra los agentes

Un grupo de traficantes dispara contra guardias civiles que pretendían abortar un alijo de drogas en Almería, un paso más en la escalada de violencia de este tipo de grupos organizados que operan en la costa andaluza

Foto: Un subfusil incautado a los traficantes. (Guardia Civil)
Un subfusil incautado a los traficantes. (Guardia Civil)

¿Caso aislado o una evolución? La agresividad del narco que opera en el litoral sur del país no baja de intensidad y las embestidas de los coches patrulla e intentos de atropello de los agentes han dado paso a los enfrentamientos con armas. Esto es lo que ha ocurrido en el cabo de Gata almeriense, donde los integrantes de una organización “extremadamente peligrosa” abrieron fuego contra los guardias civiles que trataban de abortar un alijo de hachís. Iban con pasamontañas, chalecos antibalas y disponían de subfusiles. 11 personas han sido detenidas. 10 han ingresado en prisión.

Los hechos ocurrieron el pasado 9 de junio, después de que se detectase una embarcación semirrígida de alta velocidad que navegaba frente a la costa entre cabo de Gata y Punta Sabinar. Ante las sospechas de que pudiese estar transportando una gran cantidad de droga —como así se constató después—, se puso en marcha un dispositivo para interceptarla.

Foto: Entre las armas que quería comprar estaban fusiles de asalto Kaláshnikov. (EFE)

Con la certeza de que la ‘goma’ tocaría tierra en la zona de la Ermita de Torregarcía, los agentes se fueron desplegando con el objetivo de detener a sus tripulantes y aprehender la carga ilícita. Pero no contaban con la presencia y, sobre todo, la respuesta de lo que fuentes de la Guardia Civil asemejaron con un grupo de seguridad o escolta de la red delictiva. Detectaron a miembros “encapuchados y equipados con chalecos antibalas y un fusil de asalto” que, “al percatarse de la presencia policial, abren fuego contra los agentes”, produciéndose una situación de gran “peligrosidad” y tensión. Afortunadamente, ninguno resultó herido.

Algunos de los delincuentes tratan de huir en vehículos y dos de ellos vuelcan. Sus ocupantes huyen a pie y se activa una especie de operación jaula en la que participan patrullas de la Unidad de Seguridad Ciudadana de Comandancia (Usecic), medios aéreos, grupo de actividades subacuáticas, Servicio Marítimo, así como la coordinación con Policía Nacional y Policía Local de Almería.

La Guardia Civil informó de que todos los integrantes de la organización fueron finalmente detenidos y que se intervino una gran cantidad de fardos de hachís, un subfusil preparado para disparar y vehículos de alta cilindrada —con matrículas falsas— cuyo valor llega a superar los 100.000 euros.

En el punto de alijo se hallaron fardos de hachís que sumaron una tonelada, además de numerosas garrafas de gasolina para reabastecer a la embarcación.

Foto: El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en una reciente visita a La Línea. (EFE)

Un centenar de agentes participaron en el dispositivo que, unida a la colaboración ciudadana que trasladó información sobre el paradero de algunos de los delincuentes fugados, la operación se saldó con la detención de 11 personas, la mayoría de origen extranjero.

Los arrestados y las diligencias instruidas se pusieron a disposición del Juzgado de Instrucción Número 4 de Almería, que decretó el ingreso en prisión de 10 de ellos. El restante compareció ante la Fiscalía de Menores.

¿Caso aislado o una evolución? La agresividad del narco que opera en el litoral sur del país no baja de intensidad y las embestidas de los coches patrulla e intentos de atropello de los agentes han dado paso a los enfrentamientos con armas. Esto es lo que ha ocurrido en el cabo de Gata almeriense, donde los integrantes de una organización “extremadamente peligrosa” abrieron fuego contra los guardias civiles que trataban de abortar un alijo de hachís. Iban con pasamontañas, chalecos antibalas y disponían de subfusiles. 11 personas han sido detenidas. 10 han ingresado en prisión.

Crimen organizado Guardia Civil Almería Drogas Noticias de Andalucía Armas de fuego