Es noticia
Menú
Las caídas del viento y el calor dan una oportunidad para atacar el incendio de Pujerra
  1. España
  2. Andalucía
CAMBIO METEOROLÓGICO

Las caídas del viento y el calor dan una oportunidad para atacar el incendio de Pujerra

Las rachas pasan de los 40 km de este miércoles a un máximo de 18 este jueves. Los medios aéreos, claves en esta extinción por lo escarpado de la zona, no pueden actuar a primera hora por una inversión térmica

Foto: El incendio se declaró en una zona densa de castaños. (Reuters)
El incendio se declaró en una zona densa de castaños. (Reuters)

Los municipios malagueños de Pujerra, Júzcar y Benahavís amanecen expectantes por el desarrollo del incendio que se desató pasadas las 15:00 de este miércoles en una zona “colindante” con Sierra Bermeja —según la Junta de Andalucía— y cuya lengua de fuego, avanzando “30 metros por minuto”, engullendo una densa arboleda de castaños, revivió la angustia y el miedo de hace ocho meses. Unas 2.000 personas han tenido que ser desalojadas de los cinco puntos de evacuación como medida de precaución, mientras casi 1.000 efectivos que trabajan en la extinción se preparan para una nueva batalla en un contexto meteorológico mucho más favorable: las previsiones apuntan a que el viento descienda notablemente y las temperaturas bajen varios grados. Un respiro inicial para unos medios aéreos que a las primeras de cambio se han topado con una inversión térmica que ha retrasado su incorporación.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) estima que durante las primeras horas de este jueves el viento no supere los 12 kilómetros hora, muy lejos de los casi 40 soplaron un día antes y que avivaron las llamas para acelerar su propagación. El termómetro oscilará entre los 23 y los 30 grados y el terral —aire cálido— se disipa con cambios de dirección que se estabilizan en un viento de sur constante a partir de las 13:00. Es a esa hora cuando las estimaciones consideran que se producirá el pico de máximo calor —18 grados— para seguidamente comenzar una tendencia descendente a comienzos de la tarde.

Foto: Vecinos observan el incendio. (Reuters/Jon Nazca)

La considerable caída de la fuerza del aire debería ralentizar el avance del frente de fuego y dar una oportunidad a los especialistas para intentar cercarlo y sofocarlo. El presidente de la Junta de Andalucía y candidato del PP-A a la reelección, Juanma Moreno, ha confiado en que, "a lo largo" del día, si las condiciones climatológicas lo permiten, pueda quedar "controlado".

Fuentes del Ejecutivo andaluz han informado de que 946 efectivos del Plan Infoca, la Unidad Militar de Emergencia (UME) y el Consorcio Provincial de Bomberos (CPB) de Málaga han iniciado el día solos contra las llamas a la espera de que los hidroaviones pudiesen comenzar a operar de nuevo. El concurso de estos aparatos es clave para combatir este fuego porque la zona donde se desató, el paraje La Resinera, es escarpada y de muy difícil acceso por tierra. No obstante, el Plan Infoca, que antes había detallado que drones estaban prestando apoyo desde el alba, señaló en sus redes que habñia zonas en las que se registraban “una inversión térmica que imposibilita el trabajo de medios aéreos”. “El avión de coordinación ACO-8 se dirige hacia la zona, para realizar un vuelo de reconocimiento que permita valorar su situación”, precisaron. La situaciñon variño conforme avanzó la mañana y las aeronaves comenzaron a descargar agua pasado el mediodía.

placeholder Agentes de la Guardia Civil ayudando a una persona de avanzada edad durante el desalojo. (Reuters)
Agentes de la Guardia Civil ayudando a una persona de avanzada edad durante el desalojo. (Reuters)

El responsable del CPB de Málaga, Manuel Marmolejo, en una entrevista con Canal Sur, ha explicado que los efectivos trabajan en dos focos y que el objetivo es “intentar perimetrar” el fuego. Y ha sostenido que el cambio meteorológico que se prevé “va a favorecer” y “ayudar” a la extinción del incendio. La Guardia Civil ha informado que un equipo del Servicio de Proptección de la Naturaleza (Seprona) ha sobrevolado la zona en helicóptero para hacer las primeras diligencias de investigación de las causas del siniestro.

El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, ha precisado que las llamas han afectado ya a 2.150 hectáreas. El coordinador del operativo de extinción del Infoca, Juan Sánchez, ha descartado que se trate de un incendio de sexta generación, como el que arrasó Sierra Bermeja, porque la situación del monte ahora "no tiene nada que ver" con la de ese momento.

Ha explicado que durante la madrugada los trabajos se han centrado en la parte inicial del fuego, que es "la más complicada por las grandes pendientes". Y que está previsto "un ataque mixto" que no se podrá hacer hasta que los medios aéreos puedan volar. Sánchez ha recordado que hay "dos o tres planes a la vez" de extinción para que "cuando la previsión cambia, poner en marcha el aconsejado para el momento".

Entre 2.500 y 3.000 personas de tres urbanizaciones y el casco urbano de Benahavís fueron desalojadas por precaución, según informó el alcalde de esta localidad, José Antonio Mena, que explicó que se había habilitado la carpa municipal de San Pedro Alcántara para alojar a los vecinos que lo necesitasen.

Cruz Roja ha desplegado 35 profesionales y ha dotado al albergue con camas y unidades de higiene para los afectados. Para atender las necesidades de aseo y manutención, también ha activado el denominado Plan Carrefour para proveer de todo lo necesario a los afectados.

Medio centenar de caballos del hipódromo de Benahavís también han sido evacuados de la zona y la carretera A-7175 permanece cortada en sentido ascendente de la vía por el humo y para facilitar el trabajo de los servicios de emergencia.

El Ayuntamiento de Benahavís precisó en sus en redes sociales que la Junta de Andalucía ha dado instrucciones de no abrir el colegio Daidín este jueves. Las clases quedan suspendidas en este centro hasta nueva orden.

Tres bomberos forestales sufrieron quemaduras durante las tareas de extinción, uno de los cuales tuvo que ser trasladado a la Unidad de Quemados del Hospital Regional de Málaga con lesiones en el 10% de su cuerpo. Sus otros dos compañeros han sido dados de alta, ha informado el Plan Infoca. Todos pertenecen a la Brica de Sevilla que fueron desplazados el miércoles, señalaron fuentes consultadas por este periódico.

Foto: Imagen en la que se aprecian al menos dos focos en el incendio. (El Confidencial)

El incendio se declaró a las 15:19 de este miércoles en el término municipal de Pujerra y afecta al paraje La Resinera, una zona inaccesible por tierra y caracterizada por su alta densidad de castaños. Las altas temperaturas que se registran esta jornada, sumadas al viento de terral, con rachas de 40 kilómetros por hora, dificultaron las labores de extinción.

El teléfono de Emergencias 112 atendió a partir de las 15:00 más de una treintena de llamadas de vecinos que informaban del avistamiento de una gran columna de humo en una zona de pinar entre los municipios de Pujerra, Benahavís, Estepona y Jubrique, en Sierra Bermeja. Según el último perímetro disponible, el incendio afecta a los términos municipales de Pujerra y Júzcar.

El siniestro "tiene mala pinta", confesaba la Junta de Andalucía al poco de desatarse las llamas

A las 17:05, la delegada en funciones del Gobierno andaluz en Málaga, Carmen Casero, activó el nivel 1 del Plan de Emergencias por Incendios Forestales, que se elevó a nivel 2 a las 20:05, por lo que se movilizó a la Unidad Militar de Emergencias (UME). Dos de sus grupos partieron de la base militar de Morón (Sevilla) y durante la pasada madrugada se han ido sumando medios hasta alcanzar los 233 efectivos y 94 vehículos desplegados en la zona del incendio.

Bendodo advirtió de que el incendio “tiene mala pinta” y recordó que el foco del mismo es colindante a Sierra Bermeja: una zona “que ya ha sufrido” el ataque de las llamas hace algo menos de un año.

Está previsto que hoy desembarquen en la zona políticos de distintas administraciones, como la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, para conocer de primera mano los trabajos para atajar el incendio. A ella se unirían Macarena Olona, Juan Marín o Juan Espadas. Bendodo, a este respecto, ha hecho un "llamamiento a las personas que quieran venir, o a los dirigentes políticos que quieran venir al incendio, que por favor dejen a los profesionales trabajar".

Los municipios malagueños de Pujerra, Júzcar y Benahavís amanecen expectantes por el desarrollo del incendio que se desató pasadas las 15:00 de este miércoles en una zona “colindante” con Sierra Bermeja —según la Junta de Andalucía— y cuya lengua de fuego, avanzando “30 metros por minuto”, engullendo una densa arboleda de castaños, revivió la angustia y el miedo de hace ocho meses. Unas 2.000 personas han tenido que ser desalojadas de los cinco puntos de evacuación como medida de precaución, mientras casi 1.000 efectivos que trabajan en la extinción se preparan para una nueva batalla en un contexto meteorológico mucho más favorable: las previsiones apuntan a que el viento descienda notablemente y las temperaturas bajen varios grados. Un respiro inicial para unos medios aéreos que a las primeras de cambio se han topado con una inversión térmica que ha retrasado su incorporación.

Incendios Málaga Bomberos Noticias de Andalucía Cruz Roja