Es noticia
Menú
El exportavoz de Ciudadanos en Andalucía da la puntilla al partido antes de las elecciones
  1. España
  2. Andalucía
Elecciones en Andalucía

El exportavoz de Ciudadanos en Andalucía da la puntilla al partido antes de las elecciones

Sergio Romero anuncia que deja el partido naranja tras vivir "la peor cara de la política" en una formación dividida, en descomposición y que se juega la supervivencia el 19-J con todas las encuestas en contra

Foto: Juan Marín, Marta Bosquet y Sergio Romero, al inicio de la legislatura. (EFE)
Juan Marín, Marta Bosquet y Sergio Romero, al inicio de la legislatura. (EFE)

Ciudadanos logró en las elecciones andaluzas de 2018 el 18% de los votos. Tres años y medio antes, en marzo de 2015, superó el 9%. Las encuestas les daban un porcentaje bastante menor en ambas convocatorias. Y a eso se agarran hoy en el cuartel general de la formación, conscientes de que los comicios del 19 de junio son cruciales para el futuro del partido. Es cierto que la única alianza entre Cs y el PP en un Gobierno autonómico que no ha saltado por los aires es la que pactaron Juanma Moreno y Juan Marín en la Navidad de 2018, pero ni eso ha sido suficiente para que los naranjas lleguen unidos a una campaña donde cada uno "hace la guerra por su cuenta". La última puntilla, muy simbólica, ha sido la salida de Sergio Romero, que ha sido el portavoz durante gran parte de la legislatura.

El político, también nacido en Sanlúcar de Barrameda, entró de la mano de Marín en la Cámara andaluza en 2015 y fue su estrecho colaborador en los inicios. A pesar de que la relación se fue enfriando, en la segunda legislatura de Cs en la comunidad, ya en el Gobierno, se encargó de la portavocía del grupo parlamentario. "Cuando te sientes más valorado fuera que dentro, es hora de partir", expresa Romero en una carta que ha difundido en redes sociales este lunes. Romero, que dice haber sido testigo "de la cara menos amable de la política", asegura que ha pasado por "situaciones que me han supuesto grandes dilemas morales, inadmisibles para mí durante más tiempo".

Foto: El portavoz parlamentario de Ciudadanos, Sergio Romero. (EFE)

El ya exdirigente de Ciudadanos forma parte de la Diputación Permanente del Parlamento andaluz, pues fue desalojado de la portavocía el pasado verano y pasó a ocupar un puesto en la Mesa de la Cámara. A diferencia de otros compañeros que han ido abandonando el partido, no ha pedido el voto para el PP. Hace solo unos días, el exparlamentario granadino Raúl Fernández apoyó públicamente a Juanma Moreno. Antes, cuando las elecciones no estaban convocadas, Fernández salió en defensa de Pablo Casado cuando Juan Marín cargó contra el exlíder popular en el marco de las elecciones de Castilla y León.

La de Fernández no es la única fuga que se produjo. Antes que Sergio Romero, se fue Mar Hormigo, que fue secretaria de Organización de Cs Andalucía y senadora autonómica. Y el último fin de semana de precampaña se pudo ver a Marta Escrivá, que fue diputada naranja y después viceconsejera de Educación con Javier Imbroda, en el mitin que Juanma Moreno y Alberto Núñez Feijóo celebraron en Sevilla. Escrivá intentó afiliarse en el PP de Sevilla hace ahora un año, pero los populares paralizaron su entrada por el acuerdo de no agresión al que llegaron los socios del Gobierno andaluz a pesar de los intentos de Génova (entonces controlada por Casado y Teodoro García Egea) de fagocitar a los naranjas.

placeholder Juan Marín, entre Inés Arrimadas y Rocío Ruiz, en un acto de campaña. (EFE)
Juan Marín, entre Inés Arrimadas y Rocío Ruiz, en un acto de campaña. (EFE)

No ha habido absorción por parte del PP, aunque Moreno ha admitido que intentó incluir a los consejeros de Ciudadanos en sus listas. Pero los naranjas se juegan su futuro en unas elecciones a las que llegan menguados y divididos. Marín ganó las primarias para ser candidato, pero el proceso desveló que el número de afiliados activos superaba por poco los 2.500 en toda la comunidad. En esas elecciones internas no participó Rocío Ruiz, a pesar de que, como ella misma ha desvelado en varias entrevistas, hubo una intención de la dirección nacional de Inés Arrimadas para que fuera candidata. El fracaso de la maniobra de Murcia y la marcha de Fran Hervías al PP dieron al traste con esa situación, pero finalmente la cúpula naranja desde Madrid maniobró para que la consejera de Igualdad fuera candidata por Cádiz, una de las provincias donde los naranjas tienen posibilidades de sacar escaño.

Según los estatutos, en Cádiz no era necesario un proceso de primarias porque el número de militantes no obligaba a ello. Esto permitió dar a Ruiz un puesto de salida. Y es relevante, porque ha mantenido una guerra fría con su jefe de filas durante toda la legislatura, a pesar de que se trata de uno de los puestos con más visibilidad de Ciudadanos. Ruiz ha sido objeto de las iras de Vox por su defensa a ultranza de las políticas de igualdad y de los menores inmigrantes. Y mantiene una relación estrecha con el presidente Juanma Moreno, por lo que no sería raro verla en un hipotético Gobierno como independiente si finalmente Ciudadanos no logra ser decisivo para la formación del Ejecutivo. En el entorno de Juan Marín aseguran que hay una suerte de 'entente cordiale', un pacto de no agresión entre quienes han mantenido una relación fría en estos tres años y medio.

Foto: Juan Marín, antes de la entrevista con El Confidencial. (F. R.)

"Cada uno en su casa y dios en la de todos", resume una fuente de Ciudadanos cuando se le pregunta por la situación de la campaña. La dirección de Arrimadas ha tomado un papel activo en el reparto de fondos de campaña entre unos y otros candidatos. Esto ha permitido, por ejemplo, que Ruiz tenga una página web propia para promocionarse como número uno por Cádiz. En ella explica su vinculación con la provincia, publicita su agenda y cuelga información sobre las medidas impulsadas desde la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, que todavía dirige. La política onubense impulsa así su perfil propio, algo a tener en cuenta si se atiende a las encuestas que le dan posibilidades de conseguir escaño en Cádiz y que Juan Marín no haga lo propio en Sevilla.

A pesar de la 'entente cordiale' que defienden en el equipo de Marín, Rocío Ruiz se queda casi como la única referente alejada de la corriente afín al vicepresidente. El resto de críticos han ido abandonando el partido, aunque es cierto que las escasas posibilidades de sacar escaño han facilitado el goteo de salidas de un partido que se acerca a una descomposición casi previsible. "Juan Marín no representa el espíritu original de Ciudadanos", apunta uno de estos disidentes, que considera que el vicepresidente "se puede permitir hacer el ridículo" con determinadas prácticas comunicativas. Este exdiputado de Cs, muy duro con las prácticas del líder regional del partido en la gestión interna, asegura que está siendo complicado llenar los actos electorales y que hay quien acude "presionado".

Ciudadanos logró en las elecciones andaluzas de 2018 el 18% de los votos. Tres años y medio antes, en marzo de 2015, superó el 9%. Las encuestas les daban un porcentaje bastante menor en ambas convocatorias. Y a eso se agarran hoy en el cuartel general de la formación, conscientes de que los comicios del 19 de junio son cruciales para el futuro del partido. Es cierto que la única alianza entre Cs y el PP en un Gobierno autonómico que no ha saltado por los aires es la que pactaron Juanma Moreno y Juan Marín en la Navidad de 2018, pero ni eso ha sido suficiente para que los naranjas lleguen unidos a una campaña donde cada uno "hace la guerra por su cuenta". La última puntilla, muy simbólica, ha sido la salida de Sergio Romero, que ha sido el portavoz durante gran parte de la legislatura.

Juan Marín Ciudadanos Parlamento de Andalucía Elecciones Andalucía
El redactor recomienda