Es noticia
Menú
​El cambio andaluz de Juanma Moreno se juega su continuidad con el viento de cola
  1. España
  2. Andalucía
Comienza la campaña del 19-J

​El cambio andaluz de Juanma Moreno se juega su continuidad con el viento de cola

El popular llega como favorito a la campaña del 19-J con la incertidumbre de hasta dónde puede llegar (e influir) Vox y la izquierda, baja de ánimos ante unas expectativas poco halagüeñas

Foto: Juanma Moreno y Alberto Núñez Feijóo, en Sevilla. (EFE / Julio Muñoz)
Juanma Moreno y Alberto Núñez Feijóo, en Sevilla. (EFE / Julio Muñoz)

La disyuntiva de las elecciones andaluzas del 19 de junio, cuya campaña comienza esta medianoche, está en dilucidar si el cambio ha sido una anécdota de tres años y medio o si el Partido Popular podrá consolidarse en una comunidad en la que no fue capaz de gobernar en los primeros 37 años de la democracia. El verbo es gobernar, porque ganar sí que ganó Javier Arenas en 2012, pero entonces los populares no tenían en quién apoyarse. Su sucesor, Juanma Moreno, aspira ahora a acercarse a sus números en busca de esa "mayoría suficiente" que conjura cada vez que tiene ocasión. Como en 2018, el PP cuenta ahora con partidos en los que apoyarse, lo que hizo posible desalojar al PSOE de San Telmo con la ayuda de Cs y Vox. Pero ante la probable debacle del actual socio naranja, Moreno puede verse obligado a mirar a su derecha. Los de Macarena Olona, que arrancan campaña en la plaza de Isabel la Católica de Granada, llegan con el reto de crecer hasta obligar a Moreno a coaligarse con ellos y llegar a la Junta "con una motosierra", ha dicho la candidata. Para disgusto del presidente malagueño, que lo juega todo a la moderación.

¿Qué papel juega aquí el PSOE, que gobernó la comunidad más poblada de Andalucía durante casi cuatro décadas? Está por decidirse. Los socialistas todavía no se han recuperado del choque que les supuso perder la Junta aquel 2 de diciembre. Tampoco ha sido fácil, ya que el liderazgo de Susana Díaz se prolongó más de la mitad de la legislatura hasta que Juan Espadas, con las bendiciones de Pedro Sánchez, le ganó en unas primarias. No hace ni un año de aquellas elecciones internas, que se celebraron el 13 de junio. El candidato, ya secretario general del PSOE andaluz tenía entonces el reto de darse a conocer y activar a unos votantes socialistas que propiciaron el cambio con su abstención en las anteriores autonómicas. A 15 días de la jornada electoral, los sondeos indican que el sevillano está a medio camino de ambos objetivos.

Foto: Juanma Moreno, en Sevilla camino de un acto preelectoral. (EFE/Julio Muñoz)

"Que nadie se quede en su casa", ha dicho Espadas en el inicio de su campaña. "Nunca gana la izquierda cuando la participación baja", ha insistido el dirigente socialista, que se ha ido a Jaén, histórico granero de votos para los socialistas y parte de esa Andalucía oriental que se le resiste al líder del PSOE, para comenzar su camino al 19-J. Allí se presenta una de las plataformas provinciales de la España Vaciada, Jaén Merece Más, que amenaza con dar un bocado a la tarta de votos socialistas aprovechando el desencanto y la sensación de abandono. Los socialistas están covencidos de que serán capaces de animar, al menos, a parte de esos votantes que se quedaron en casa y, con ese empujón, tener posibiliades de disputar la primera plaza a los populares. "Si votamos ganamos", repiten, una y otra vez, los dirigentes socialistas en los actos de precampaña.

Las encuestas no le dan a Espadas muchas opciones de conseguirlo, aunque es cierto que todavía hay un porcentaje relevante de indecisos y en ellos confían en San Vicente. Pero el PSOE no es el único partido que necesita mejorar sus números para que el cambio de Juanma Moreno se convierta en un paréntesis entre gobiernos de izquierdas. Las fuerzas que en 2018 se presentaron juntas en Adelante Andalucía llegan separadas después de la ruptura entre Podemos-IU y Teresa Rodríguez con la duda sobre si sumarán más en dos listas que en una. Las dos fuerzas su camino al 19-J conscientes de que ambas fuerzas se medirán en los debates a seis después de que Por Andalucía haya renunciado a acudir a la Junta Electoral Central para que Rodríguez no esté en la cobertura de medios públicos. En su primer intento, tras una alegación a la autoridad electoral regional, fracasaron.

Los primeros, encabezados por Inma Nieto, se presentan en una nueva coalición, que se cerró in extremis y estuvo a punto de estallar, que se llama Por Andalucía y supone una reunión de viejos compañeros que salieron del partido morado en 2019: Más País, Equo y Alianza Verde. Se ha sumado, además, Iniciativa del Pueblo Andaluz, un pequeño partido andalucista que aporta el acento regionalista a la alianza. La política algecireña animado a la participación en un mitin en su localidad natal, donde ha llamado "a levantar la cabeza" y dar la vuelta a las encuestas para "liderar el bloque de progreso". Rodríguez, que rehusó formar parte de esta entente, lidera un nuevo Adelante Andalucía con dos fuerzas andalucistas y empeñada en convertir a su partido en una formación que acabe teniendo voz en el Congreso de los Diputados. A eso justo ha apelado en su mitin de Jerez de la Frontera, donde ha reivindicado el "andalucismo" a pesar de que "PP y PSOE lo mancharon de corrupción.

Las encuestas impulsan a Moreno

Las encuestas dejan a Moreno al borde de esa mayoría suficiente -"son un acicate", ha dicho este jueves tras conocer el CIS-, pero también dan alguna posibilidad a Ciudadanos. Los naranjas se han ido a Jerez para abrir la campaña e intentar convencer a antiguos votantes que parte de los logros que tienen al malagueño primero en los sondeos han salido de sus consejerías. "Somos tan buenos que nos querían fichar", ha recordado Rocío Ruiz, consejera de Igualdad, sobre el intento del presidente de la Junta por incorporar a los consejeros naranjas a las listas del PP. Ese ha sido uno de los problemas de la formación naranja, además de la debacle nacional. Ellos mismos reconocen que la cohesión entre PP y Cs ha confundido los votantes, pero sólo los populares sacan rédito de una gestión que es considerada como buena o muy buena para el 60% de los andaluces, según el barómetro del Centra.

Juanma Moreno, que tiene todavía mejor valoración que su gobierno, empieza el camino en Málaga, en un acto donde no ha estado su hombre de confianza, Elías Bendodo, por el reciente fallecimiento de su parte. El consejero de la Presidencia y jefe de la campaña del PP ha diseñado el acto más grande de todos los inicios de campaña celebrados este jueves y en la capital de la Costa del Sol se ha repetido la tendencia de los últimos días de precampa. El estado de ánimo en el Parque Balsa Decantación -"el peor nombre para un parque", dice un malagueño-, ha sido similar al de un concierto, con constantes interrupciones a los participantes y la versión más emotiva del presidente de la Junta. Después de recibir varios regalos y llamar a la participación para continuar las reformas aplicadas en estos tres años y medio, ha salido camino de Sevilla, donde está prevista la tradicional pegada de carteles.

En su intervención, Paco de la Torre, el veterano alcalde malagueño, ha ensalzado el carácter "moderado, centrado y dialogante" que permite al presidente de la Junta "permear" en otros espacios políticos. Y eso, según las encuestas, es lo que lo acerca a la victoria tres años y medio después del peor resultado del PP en unas autonómicas. No lejos del lugar donde se celebra la apertura de campaña del 19-J comenzó el camino en las elecciones de 2018 con un hackaton, un encuentro de programadores en el que todos los intervinientes llevaban un chaleco con las palabras "Juanma presidente" impresas en la espalda. Entonces hubo bromas sobre la idea de Bendodo para arrancar una campaña del PP que se inauguró con las expectativas por los suelos y acabó con Juanma Moreno franqueando las puertas del palacio de San Telmo.

La disyuntiva de las elecciones andaluzas del 19 de junio, cuya campaña comienza esta medianoche, está en dilucidar si el cambio ha sido una anécdota de tres años y medio o si el Partido Popular podrá consolidarse en una comunidad en la que no fue capaz de gobernar en los primeros 37 años de la democracia. El verbo es gobernar, porque ganar sí que ganó Javier Arenas en 2012, pero entonces los populares no tenían en quién apoyarse. Su sucesor, Juanma Moreno, aspira ahora a acercarse a sus números en busca de esa "mayoría suficiente" que conjura cada vez que tiene ocasión. Como en 2018, el PP cuenta ahora con partidos en los que apoyarse, lo que hizo posible desalojar al PSOE de San Telmo con la ayuda de Cs y Vox. Pero ante la probable debacle del actual socio naranja, Moreno puede verse obligado a mirar a su derecha. Los de Macarena Olona, que arrancan campaña en la plaza de Isabel la Católica de Granada, llegan con el reto de crecer hasta obligar a Moreno a coaligarse con ellos y llegar a la Junta "con una motosierra", ha dicho la candidata. Para disgusto del presidente malagueño, que lo juega todo a la moderación.

Juanma Moreno PSOE Partido Popular (PP) Teresa Rodríguez Elecciones Andalucía