Es noticia
Menú
La gabela: un tributo medieval y extorsiones en las cárceles de Málaga
  1. España
  2. Andalucía
SEGUNDA RED DETECTADA

La gabela: un tributo medieval y extorsiones en las cárceles de Málaga

Desmantelan en la provincia una segunda organización que exigía pagos a presos y familiares para no hacerles daño dentro de la prisión. Detenidas dos personas. El líder, encarcelado, proporcionaba los datos de sus objetivos

Foto: Imagen de archivo de la torre de control de una cárcel. (Reuters/Michaela Rehle)
Imagen de archivo de la torre de control de una cárcel. (Reuters/Michaela Rehle)

“Te doy una botella de agua, pero me debes tres. Te doy una papelina de droga, y me tienes que entregar dos más. Todo se multiplica con unos intereses inasumibles”. Este es el leitmotiv sobre el que gira la gabela, un sistema de tributo medieval que sigue operativo en las cárceles españolas y con el que grupos organizados extorsionan a presos y familiares atrapados en deudas que nunca terminan de sufragar. Dos personas han sido detenidas por estos hechos en la provincia malagueña.

No es la primera investigación de este tipo que lleva a cabo el Grupo de Atracos de la Comisaría Provincial de Málaga. La operación Ochavada, a finales de 2020, desveló un 'modus operandi' que se ha vuelto a reproducir en una de las cárceles más famosas del país: Alhaurín de la Torre.

Foto: Un móvil oculto en el recto de un preso. (EC)

El caso, que ahora ha culminado con la detención de dos personas, se inició cuando la madre y una hermana de un interno de esta prisión denunciaron que habían recibido amenazas por teléfono para que realizaran un envío de dinero —unos 1.000 euros— para sufragar una supuesta deuda contraída en prisión por su familiar.

Los investigadores constataron que las víctimas habían recibido llamadas desde varios números de teléfono en tono amenazante. Presuntamente, les espetaron que, si no abonaban la cantidad requerida, irían a buscarlas —“no con buenas intenciones”, ha señalado la Comisaría Provincial de Málaga—.

Las gestiones de los agentes del Grupo de Atracos permitieron identificar a los supuestos autores de las llamadas, entre los que estaban la pareja sentimental del líder de la trama y un viejo compinche. Ambos se valían de la información facilitada por el recluso investigado para extorsionar a las víctimas, el líder de la trama criminal, que exigía el pago de las supuestas deudas y era el encargado de facilitar datos de los allegados de sus objetivos.

El perfil de estas organizaciones carcelarias suelen ser toxicómanos en busca de una dosis

Fuentes consultadas por este periódico explicaron que las víctimas de este tipo de redes suelen ser reos “vulnerables”, generalmente toxicómanos que suelen generar una deuda tras pedir algún tipo de sustancia. Lo que no imaginaban es que serían incapaces de hacer frente a los “intereses” que les imponían y por ello se veían obligados a recurrir a sus seres queridos.

Los sospechosos fueron arrestados el pasado 8 de abril por su presunta responsabilidad en un delito de extorsión. Los hechos han sido puestos en conocimiento de la autoridad judicial competente.

Gabela carcelaria

En el precedente que trascendió hace aproximadamente un año y medio, la Policía Nacional desmanteló una red que extorsionaba a internos de la prisión de Archidona y a miembros de sus familias en relación con supuestas deudas contraídas con otros presos en la cárcel.

Las diligencias se iniciaron tras la denuncia de la madre de un interno que explicó haber realizado una veintena de pagos a terceros —que sumaban un importe superior a los 3.000 euros— para poner fin a las amenazas y extorsiones que sufría su hijo por unas supuestas deudas contraídas con otros encarcelados.

La red de 2020 usaba para los pagos lo que se conoce entre barrotes como sistema de códigos

Las pesquisas confirmaron que ambas tramas giraban en torno a la gabela, que es como se denomina al tributo que se pagaba a los señores feudales en la Edad Media y que es muy conocido en las prisiones por su reproducción en el contexto penitenciario, donde gira en torno a la compra de productos dentro de la cárcel, detallaron fuentes policiales.

Los agentes constataron entonces que al menos tres internos habían caído en las garras de la red, a la que eran obligados a pagar deudas que se perpetuaban sin llegar nunca a resarcirse por completo por los altos intereses que generaban.

Foto: En 2019, hubo 42 muertes por suicidio en las cárceles españolas. (EFE)

Los perjudicados, ante el temor de que los extorsionistas cumplieran sus amenazas de causarles daño a ellos o a sus familiares, solicitaban la ayuda de sus parientes, quienes a su vez accedían a entregar el dinero para el pago de la deuda mediante lo que se conoce en el argot carcelario como sistema de códigos. Bajo este procedimiento, a través de empresas de envío de dinero, las víctimas realizaban ingresos a nombre de terceros, en su mayoría allegados en el exterior de los presos investigados. Entre los involucrados en esta trama figuraba un interno español de 48 años al que se acusó de proponer a un familiar de unas de las víctimas a que introdujera droga en la prisión en un vis a vis.

La operación se saldó con al menos 10 detenidos en el exterior del centro penitenciario y otros 17 reclusos y familiares investigados por un presunto delito de extorsión.

“Te doy una botella de agua, pero me debes tres. Te doy una papelina de droga, y me tienes que entregar dos más. Todo se multiplica con unos intereses inasumibles”. Este es el leitmotiv sobre el que gira la gabela, un sistema de tributo medieval que sigue operativo en las cárceles españolas y con el que grupos organizados extorsionan a presos y familiares atrapados en deudas que nunca terminan de sufragar. Dos personas han sido detenidas por estos hechos en la provincia malagueña.

Málaga Noticias de Andalucía Crimen organizado Delincuencia
El redactor recomienda