Es noticia
Menú
Sierra Nevada cierra la temporada de la vuelta a la normalidad superando el millón de visitantes
  1. España
  2. Andalucía
MOTOR ECONÓMICO Y LABORAL

Sierra Nevada cierra la temporada de la vuelta a la normalidad superando el millón de visitantes

La estación cerrará sus puertas el próximo domingo y lo hará con 80 kilómetros esquiables y en unas muy buenas condiciones. La infraestructura acometerá importantes reformas de cara al próximo invierno

Foto: Vista de la estación de Sierra Nevada el pasado mes de noviembre, a comienzos de la temporada. (EFE/Miguel Ángel Molina)
Vista de la estación de Sierra Nevada el pasado mes de noviembre, a comienzos de la temporada. (EFE/Miguel Ángel Molina)

Sierra Nevada terminará la temporada 2021/22 el próximo domingo 24 de abril. Y lo hará con cerca de 80 kilómetros esquiables y con las mejores condiciones de todo este periodo de vuelta a la normalidad tras dos años marcados por la pandemia. En 2020 la temporada se cortó en seco con la irrupción del coronavirus a mediados de marzo y el confinamiento domiciliario. Pero más difícil fue la 2020/21, con una segunda ola de infecciones que colocó a Granada como el punto negro de la covid en España. Con los cierres perimetrales, la estación fue abriendo y cerrando en una época en la que, para salir a la calle, había que mirar la última actualización del BOJA. Así, este invierno ha sido el de la vuelta a la normalidad, el de volver a mirar el parte meteorológico y no la tasa de incidencia. A falta de computar todos los datos, la recuperación es palpable, y eso que los primeros meses se salvaron por la incansable actividad de los cañones de nieve, que permitieron suplir la falta de precipitaciones.

En total, según avanzó Jesús Ibáñez, consejero delegado de Cetursa, la empresa pública que gestiona la estación de esquí, Sierra Nevada cerrará el presente curso superando ampliamente el millón de visitantes, cuando la última temporada normal, la 2018/19, llegó a los 1,2. Para Santiago Sevilla, portavoz de Cetursa, se está volviendo a una situación prepandémica en lo que a usuarios se refiere. “El problema este año ha sido la meteorología tan extraña en la que hemos vivido todos los fenómenos posibles”, asegura sobre un curso que comenzó con una significativa ausencia de precipitaciones que se pudo combatir con el sistema de producción de nieve, renovado en los últimos tres años con 220 nuevos cañones de última generación. “Gracias a esto Sierra Nevada ha funcionado hasta febrero razonablemente bien, pero otras zonas como Veleta y Laguna de las Yeguas no tienen nieve producida y han tardado en incorporarse a la oferta, son precisamente dos zonas de nivel experto y avanzado y es posible que este perfil de esquiador haya tardado más en visitarnos por esta circunstancia, pero finalmente ha venido”, señala.

Foto: Las montañas de Sierra Nevada (iStock)

Las nevadas significativas no llegaron hasta febrero y desde hace semanas ya están abiertas la totalidad de las zonas y con todo el desnivel. Así que, tras las grandes descargas de nieve de marzo, el final de temporada llega con la estación en plenitud. A escala económica no hay cifras aún del balance del año tras la ampliación de capital para paliar los efectos de la pandemia, que supuso 6,8 millones de euros aportados por la Junta. “Son los efectos del año pasado, no era rentable abrir, como pasó en otras muchas estaciones, pero fue parte del compromiso de la empresa con el territorio para mantener un mínimo de actividad, no era rentable pero se recibió una recompensa emocional por parte de los usuarios de la estación que valoraron que se abrieran las pistas pese a que esto generaba pérdidas”, continúa el portavoz.

La opinión de los empresarios

Ordoño Vázquez, presidente de la Asociación de Empresarios de Sierra Nevada, señala que la estación se ha visto “muy golpeada por la pandemia” y han tenido que realizar un ejercicio de supervivencia para llegar hasta aquí. “Ha sido muy complicado porque hemos tenido que medir lo inmedible, cuántos clientes iban a llegar, en qué condiciones, desde qué ubicaciones…”. En su opinión “hemos tenido una buena temporada”, pero aún falta un trecho para llegar a la situación que tenía la estación en 2020 antes de la llegada del covid.

La temporada comenzó el 27 de noviembre con 8,5 kilómetros esquiables y a escasos siete días del cierre se superan los 80. Pero ha habido un momento especialmente complicado por la irrupción de la variante ómicron a mediados de diciembre, que puso de nuevo una interrogante sobre el cierre de la estación y que originó numerosas cancelaciones en la temporada navideña. “Ómicron nos dio un gran susto, fue un momento difícil, pero en enero y febrero finalmente ha habido una gran afluencia de gente, que se ha contrarrestado al final con el mal tiempo y la llegada de la calima, pero vamos a terminar con un buen sabor de boca”, apunta Vázquez.

placeholder Varios atletas participan en los Campeonatos del Mundo de Carreras en Nieve, uno de los eventos celebrados este año en Sierra Nevada. (EFE/Pepe Torres)
Varios atletas participan en los Campeonatos del Mundo de Carreras en Nieve, uno de los eventos celebrados este año en Sierra Nevada. (EFE/Pepe Torres)

El mes de febrero la estación ha rozado el cien por cien de ocupación y han estado “desbordados” en algún fin de semana con caravanas kilométricas de coches, una tendencia que cortó la llegada de la calima, dejando imágenes de esquí ‘marciano’ con las pistas de color rojizo.

En cuanto al perfil de los visitantes, Sierra Nevada no se escapa de la tendencia generaliza del retraimiento del turista extranjero, que este año ha sido “apenas un 20%” de lo que significaba para la estación antes de la pandemia. Así que es el esquiador nacional el que está ocupando las pistas y los hoteles, “murcianos, alicantinos, madrileños o andaluces que nos han permitido abrir nuestros negocios y funcionar”.

Tras un intenso debate, incluso en las redes, finalmente, el cierre de la estación será el 24 de abril porque cuando los esquiadores salgan casi se cruzarán con los operarios que llegan para comenzar las obras de desmontaje de dos telesillas. Sin embargo, el comité de empresa de Cetursa Remontes ha pedido a la dirección de Sierra Nevada que retrase la fecha hasta el puente festivo del 1 de mayo, dadas las condiciones que presenta este espacio de montaña, “que es motor económico y laboral en su entorno”.

Foto: Túnel del tiburón en Sierra Nevada. (J. L. Losa)

A través de un comunicado, la representación legal de los trabajadores ha acusado al consejero delegado de la empresa pública de no haberles comunicado debidamente la fecha de cierre, fijada para el próximo 24 de abril, bajo el argumento del inicio de la renovación de unos remontes.

La Asociación de Empresarios de Sierra Nevada, los más afectados por esta decisión, apoya este cierre anticipado, pero con matices “porque la estación de esquí debería de cerrarse en el puente de mayo como norma” ya que “la propia dinámica es que las mejores condiciones se dan en primavera”. Mejores sin duda que las tiene cuando se abre en noviembre. “Es normal que Cetursa tenga que medir con lupa los gastos de tener abierta la estación, pero Sierra Nevada funciona perfectamente hasta el puente de mayo, aunque entendemos que pueda haber menos medios, no necesitamos dos telecabinas y tres telesillas abiertos, hay que adecuar el volumen de esquiadores a la situación de las pistas”, demanda Vázquez, que en todo caso apoya la decisión del gerente de Cetursa para acometer unas obras históricas. “Apoyamos su línea de trabajo de avanzar y de innovar, ha conseguido mejoras para el personal, oficinas, sistemas de innovación, remontes, aumento del caudal del agua, pisado de pistas…”, concluye.

Los nuevos telesillas

Cetursa Sierra Nevada acometerá a partir del 25 de abril la sustitución de los telesillas de pinza fija Emile Allais y el Veleta II por dos desembragables de seis plazas, en la actuación de mayor envergadura en los remontes de la estación invernal granadina desde los años 90. Supone un salto al vacío porque se trata de dos instalaciones fundamentales para la actividad de la estación que tienen que estar terminadas para el inicio de la próxima temporada, en un contexto de crisis mundial de suministro de materiales. “El embudo que se forma en Borreguiles en los días de máxima afluencia debería subsanarse en gran parte con esta actuación”, apuntan desde Cetursa.

placeholder Vista de Sierra Nevada.
Vista de Sierra Nevada.

Esta remodelación implicará la reordenación del área esquiable de Borreguiles, la reducción del tiempo de espera en estos remontes de iniciación y la mejora de sus conexiones con las zonas de Veleta y Laguna. La instalación de los dos nuevos remontes forma parte de una licitación mayor que afecta a otros dos medios mecánicos de Sierra Nevada, el telesilla Veleta y el telecabina Al Ándalus, cuya sustitución se abordará en próximas temporadas en función de las circunstancias técnicas y económicas.

La actuación de este verano, cofinanciada con fondos FEDER y fondos propios de Cetursa Sierra Nevada, empezará a ejecutarse, con los trabajos preparatorios, el 25 de abril, al día siguiente del cierre de la temporada 2021/22. El nuevo Emile Allais tendrá el mismo recorrido que el actual, requerirá de 6 pilonas (frente a las 9 actuales), dispondrá de una capacidad de transporte de 3.250 usuarios/hora y una velocidad de desplazamiento de hasta 5 metros el segundo. Esta instalación está diseñada y adaptada especialmente para los esquiadores principiantes de la zona baja de Borreguiles.

El futuro telesilla Veleta II será el que ofrezca más cambios con respecto al actual. La principal novedad es su acortamiento; la estación inferior del nuevo remonte cambiará su ubicación con respecto a la actual –a la misma altura del Emile Allais- por otra 455 metros más arriba. Esta modificación permitirá descongestionar la zona baja de Borreguiles –con remontes de alta capacidad de transporte- y distribuir usuarios en las pistas ‘verdes’ Perdiz, Amapola o Piñatas, propicias para la iniciación y menos usadas que las de principiantes que se sitúan más abajo. También podrá ser utilizado por esquiadores expertos para llegar a la base del telesquí Zayas o acceder a la Laguna de las Yeguas a través del collado de la Laguna.

Foto: (EFE).

Por otro lado, la estación valora también la ejecución el próximo verano del doble telesquí El Puente, en función de la tramitación del concurso público, actualmente en fase de presentación de ofertas. Este remonte está financiado gracias a la subvención de la Consejería de Educación y Deportes de la Junta de Andalucía para dotar a la estación de esquí de un estadio de competición y entrenamientos para la cantera andaluza de los deportes de invierno. El doble telesquí El Puente, en la zona de Loma de Dílar, permitirá una alta rotación en los entrenamientos de los clubs de esquí con el objetivo de mejorar los resultados y presencia nacional de los equipos andaluces de esquí y snowboard. La puesta en servicio de los dos telesquís permitirá también mejorar el acceso a las pistas negras Fuente del Tesoro y Neveros, proporcionará efectos positivos como la descongestión del Telesilla Monachil y la redistribución de usuarios en una zona esquiable, Loma de Dílar, que presenta una alta densidad de esquiadores y snowboarders.

Sierra Nevada terminará la temporada 2021/22 el próximo domingo 24 de abril. Y lo hará con cerca de 80 kilómetros esquiables y con las mejores condiciones de todo este periodo de vuelta a la normalidad tras dos años marcados por la pandemia. En 2020 la temporada se cortó en seco con la irrupción del coronavirus a mediados de marzo y el confinamiento domiciliario. Pero más difícil fue la 2020/21, con una segunda ola de infecciones que colocó a Granada como el punto negro de la covid en España. Con los cierres perimetrales, la estación fue abriendo y cerrando en una época en la que, para salir a la calle, había que mirar la última actualización del BOJA. Así, este invierno ha sido el de la vuelta a la normalidad, el de volver a mirar el parte meteorológico y no la tasa de incidencia. A falta de computar todos los datos, la recuperación es palpable, y eso que los primeros meses se salvaron por la incansable actividad de los cañones de nieve, que permitieron suplir la falta de precipitaciones.

Pandemia Nieve Granada