Es noticia
Menú
En busca del dueño de 100 vacas: las reses campan a sus anchas en un pueblo de Almería
  1. España
  2. Andalucía
DESDE EL PASADO MES DE OCTUBRE

En busca del dueño de 100 vacas: las reses campan a sus anchas en un pueblo de Almería

Los animales han causado importantes destrozos. Uno de los propietarios ha sido identificado, pero hace caso omiso a los requerimientos del Ayuntamiento para recoger las reses

Foto: Un rebaño de vacas en una imagen de archivo. (EFE/J.J. Guillén)
Un rebaño de vacas en una imagen de archivo. (EFE/J.J. Guillén)

Desde el pasado mes de octubre, un centenar de vacas de hasta 400 kilos deambulan por la zona de Bayárcal, en Almería. No es una estampa bucólica. Al contrario, las reses han provocado importantes daños en los cultivos de más de 40 vecinos de la zona, quienes, hartos, han interpuesto una denuncia colectiva. El Ayuntamiento pelea por encontrar al propietario o propietarios de los animales, algunos llevan una chapa identificativa, mientras asume los gastos del cuidado de unos 31 ejemplares, los que han conseguido conducir hasta una parcela propiedad municipal.

Las vacas, divididas en dos grupos de unos 40 y 60 ejemplares, han estado pastando a su libre albedrío sin que nadie las supervisara y en su periplo por los montes públicos que se ubican dentro del Parque Natural y Parque Nacional de Sierra Nevada han provocado destrozos en cultivos, en riegos por goteo o en balates, los pequeños muros de piedra que separan tierras, entre otros elementos, según explican desde el Consistorio.

placeholder Algunas de las vacas capturadas por el Consistorio. (Ayuntamiento de Bayárcal)
Algunas de las vacas capturadas por el Consistorio. (Ayuntamiento de Bayárcal)

Las molestias están siendo especialmente graves y costosas para los ganaderos caprinos y ovinos de la zona. Las vacas están acabando con los pastos, un bien que este año, con la sequía, escasea. "Con la falta de agua, los animales no tenían que comer y bajaron desde las cumbres a la vega de Bayárcal", explica Basilisa Ibáñez, directora de la Oficina Comarcal Agraria (OCA) de Canjáyar.

El alcalde, Jacinto Navarro, incide en la misma idea, que la presencia de las vacas ha supuesto un importante problema para los ganaderos, donde se cuentan entre 7.000 y 8.000 cabezas de caprino y ovino, al escasear los pastos por los que pagan un canon. “Cada vaca consume por diez de esas ovejas, al final les quitan la comida”, detalla.

Precisamente, fueron los ganaderos los primeros que dieron la voz de alarma al notar, el pasado mes de octubre, la presencia del centenar de vacas en la vega. Entonces se pudo identificar a un primer grupo, compuesto por 40 cabezas y que pastaba en los alrededores del Puerto de la Ragua. El segundo, de unos 60 ejemplares, se divisó en las inmediaciones del pequeño municipio.

31 vacas bajo control

La directora de OCA cuenta que el Ayuntamiento capturó a 31 y se pudieron encaminar, con ayuda de algunos de los pastores de la localidad, hacia una parcela pública, vallada y de 5.000 metros cuadrados de superficie. De hecho, tres personas custodian los animales las 24 horas del día. “El resto sigue pululando por la sierra. Manejar a las vacas y meterlas en un precintado es muy complicado, y más estas que están asilvestradas”, explica Ibáñez. Están viviendo "como en un hotel de cinco estrellas por lo bien cuidadas que están”.

Foto: Dos vacas, en una explotación ecológica. (EFE/Lavandeira Jr)

El cuidado del Consistorio, además de la vigilancia y la alimentación, también incluye aspectos sanitarios. Las reses han sido desparasitadas, vacunadas contra la tuberculosis y se les han hecho análisis de sangre y aunque están pendientes de una revisión veterinaria, Ibáñez sostiene que los animales están sanos. “Algunas venían con sarna y muchas garrapatas, pero ya está todo controlado. Están todas sanas, aunque todavía el laboratorio no nos ha dado los resultados de las muestras”, explica sobre unos animales que llegaron a ser visto en el propio casco urbano de Bayárcal.

Identificado un dueño

Y aunque el dueño de una docena de vacas ya pudo ser identificado gracias al crotal, el pendiente de plástico que se pone en las orejas de las vacas, una especie de DNI que lleva impreso una serie de dígitos, no se ha puesto en contacto con el Consistorio. “El propietario no aparece, sabemos que tiene conocimiento de que el ganado está aquí, pero no ha dado señales de vida", asegura Navarro, quien subraya que evitar recuperar los animales "no le va a eximir de sus responsabilidades ante los daños causados”.

Foto: Girasoles en un campo de trigo. (EFE/Alaa Badarneh)

Mientras, el Ayuntamiento sigue adelante con las gestiones pertinentes para el embargo del ganado si ninguno de sus propietarios lo acaba reclamando. El Consistorio ya publicó el pasado marzo en el Boletín Oficial de la Provincia de Almería un comunicado con el que instaba al dueño de las vacas a que se personara en el municipio y se hiciese cargo de las reses. Si finalmente no aparece nadie, el plan del municipio pasa por subastar los animales y cubrir así los gastos que han tenido que afrontar para su manutención.

A los requerimientos del Ayuntamiento, se suma la denuncia colectiva que han interpuesto los vecinos afectados. Estos están a la espera de que un perito agrícola evalúe todos los daños provocados por los animales. Además, al margen de todos los desperfectos materiales o en los cultivos, el regidor detalla que el pueblo "podría haber lamentado alguna desgracia personal", como cuando un cazador, al huir de unos de los animales, resultó herido.

Desde el pasado mes de octubre, un centenar de vacas de hasta 400 kilos deambulan por la zona de Bayárcal, en Almería. No es una estampa bucólica. Al contrario, las reses han provocado importantes daños en los cultivos de más de 40 vecinos de la zona, quienes, hartos, han interpuesto una denuncia colectiva. El Ayuntamiento pelea por encontrar al propietario o propietarios de los animales, algunos llevan una chapa identificativa, mientras asume los gastos del cuidado de unos 31 ejemplares, los que han conseguido conducir hasta una parcela propiedad municipal.

Almería Animales