Es noticia
Menú
Elías Bendodo, el nuevo estratega de Génova que jamás ha estado en la oposición
  1. España
  2. Andalucía
PERFIL DEL COORDINADOR GENERAL

Elías Bendodo, el nuevo estratega de Génova que jamás ha estado en la oposición

El coordinador general del PP se marchará a Madrid tras semanas conversando con Moreno, que no quería que se fuera, y con el sueño cumplido de llegar al puente de mando

Foto: Elías Bendodo. (EFE)
Elías Bendodo. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Cuando Elías Bendodo era presidente de la Diputación de Málaga y presidente del PP en esa provincia, un dirigente del PSOE, el partido que ocupó 37 años la Junta de Andalucía, se dirigió a él con cierta superioridad para explicarle que una cosa muy distinta era hacer oposición y otra gobernar. "Yo jamás he estado en la oposición", le dijo el dirigente malagueño con una sonrisa final para suavizar el golpe. La anécdota, que un alcalde presente en esa reunión recuerda con claridad, refleja bien quién es el flamante coordinador general del PP.

Fue responsable de distrito municipal en Málaga, concejal, presidente de Nuevas Generaciones de Málaga, presidente de la Diputación y consejero de Presidencia. La oposición no la va a conocer hasta que recale en Génova después de las andaluzas, sin cargo institucional y con el que va a ser el reto más complicado de su carrera política, formar parte de la 'guardia de corps' que trabajará para llevar a Alberto Núñez Feijóo a la Moncloa. Allí tendrá que trabajar otro frente, el de Madrid e Isabel Díaz Ayuso, molestos por el poder andaluz. Quienes lo conocen advierten de que es la persona ideal para restablecer los equilibrios internos. "Es un seductor", afirman. Su otro gran reto es articular una relación del PP con Vox, partido que conoce de cerca y con el que ha cerrado tres Presupuestos en Andalucía. Con el primero tuvo que coger un AVE y encerrarse en Madrid con la cúpula nacional de Santiago Abascal. El cuarto pacto ya no fue posible el pasado noviembre.

Foto: Elías Bendodo. (EFE/José Manuel Vidal)

Bendodo (Málaga, 1974) es un político habilidoso, en el sentido estricto de la Real Academia, tiene habilidad, "gracia o destreza en ejecutar". El hombre fuerte de Juanma Moreno en Andalucía, al que no le hace falta ocupar cargos para dejar claro que es él quien manda, será el número tres de la nueva Ejecutiva Nacional del PP. "Va a ejercer. Él, el poder no lo ostenta, lo ejerce", comenta alguien que trabaja desde hace muchos años a su lado. No le hacen falta los galones porque sabe mandar con mano de hierro y guante de seda.

"No acepta un no por respuesta", avisa un colaborador. Siempre tiene más información que nadie. "Cuando era presidente de la Diputación, los alcaldes sabíamos bien que había que llamarlo para contarle cualquier cosa que pensáramos que era de su interés. Él siempre lo recibía con un 'Gracias, amigo'", cuenta otro regidor. Así teje sus redes, sus alianzas, así va ganando espacio hasta que lo invade todo. Porque con su llegada a la cúpula del PP, al puente de mando de la dirección nacional, el político malagueño cumple un objetivo ambicionado hace muchos años. La frase de Muhammad Alí, utilizada después para campañas deportivas, 'Imposible is nothing', le viene como anillo al dedo. Sí, se le ha resistido una cosa, es el eterno aspirante a suceder a Francisco De la Torre, en la alcaldía de Málaga.

La separación de Moreno

Aún no se conoce cuáles serán sus atribuciones y su espacio compartido con la secretaria general, Cuca Gamarra, con quien pilotó la campaña de las primarias de Soraya Sáenz de Santamaría. Sí, se conoce que compaginará esa responsabilidad orgánica con el Gobierno andaluz solo durante unos meses, hasta que pasen las elecciones andaluzas. Luego dejará en San Telmo a quien ha sido su compañero de viaje político desde hace 25 años, para desplazarse a Génova con dedicación exclusiva. Moreno y Bendodo comparten aventura política desde que ambos se afiliaron a Nuevas Generaciones, con 21 años, Bendodo ahora recala en la dirección nacional.

Si Moreno es hoy presidente de la Junta, Bendodo tiene mucho que ver. Fue él quien como presidente del PP de Málaga se jugó el cuello y convenció a Sáenz de Santamaría primero y a Mariano Rajoy después para que Moreno fuera el candidato. Entonces el designado por el presidente del PP andaluz, Juan Ignacio Zoido, y la secretaria general, María Dolores de Cospedal, era el hoy candidato a la alcaldía de Sevilla, José Luis Sanz. Bendodo ganó esa partida y luego formó parte del núcleo duro de una campaña electoral arriesgada que no dio la victoria al PP, el resultado fue el peor de la serie autonómica, pero sí el cambio y la Junta de Andalucía tras casi cuatro décadas de socialismo.

"Los vas a hacer muy bien por la cuenta que te trae. Si no, tú sabrás", dijo Moreno

En 2014, Rajoy le dijo a Moreno en su designación, en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Fibes, aquello de "Tú lo has querido, Juanma". Algo así le ha dicho hoy Moreno a Bendodo en ese mismo lugar. "Creedme, lo conozco bien, lo va a hacer muy bien. Por la cuenta que le trae, además, porque si no lo haces muy bien, tú sabrás". Han sido semanas tensas. El presidente andaluz no quería que se fuera a Madrid. Ha sido complicado pactar esta llegada a Génova en dos fases. Moreno no lo veía. Lo quería junto a él en el Gobierno andaluz. Bendodo no quería dejar pasar el tren. Feijóo lo quería a su lado, de secretario general. Lo ha visto ejecutar de cerca junto al número dos del gallego, Miguel Tellado, el secretario general del PP de Galicia. Ambos trabajaron codo a codo en los días más negros del PP para que el pacto de los barones facilitara la salida de Pablo Casado y la llegada del nuevo presidente.

Viaje relámpago a Galicia

El lunes, el consejero de Presidencia andaluz estuvo en Málaga en un acto. Se descolgó en el último momento de una segunda cita en su agenda oficial en un acto del periódico Sur, que clausuraba con el delegado del Gobierno y que contaba con los ocho presidentes de Diputación en Andalucía. Su equipo dijo que era "algo muy importante". No se fue a Sevilla, como dio a entender, sino a reunirse con Feijóo para cerrar los últimos flecos de su nombramiento. Sabe que el gallego no quiere filtraciones ni ver escritos detalles de cómo ha cerrado el equipo. Por eso Bendodo no contó a nadie que iba camino de la Xunta de Galicia. Moreno le había dado, tras semanas resistiéndose, el visto bueno.

Licenciado en Derecho por la Universidad de Málaga, Bendodo recaló en San Telmo, sede del Gobierno andaluz, como el número dos de Moreno tras el cambio en la Junta y llegó con fama de "buen gestor", "político de raza" y "gran estratega". Desde antes de ocupar el despacho ya exhibió sus dotes de negociador. Amarró un acuerdo con Cs, que ha cuidado y vigilado de cerca cada día de esta legislatura. Un día, cuando Cs eran todavía socios de Susana Díaz en la Junta y nadie en el PP hablaba con este partido, Bendodo le dijo a un colaborador "quiero tomar un café con Juan Marín". Meses después, tenían una coalición de Gobierno. "Él ve la tercera jugada cuando aún el resto está en la primera", dice un alto cargo en la Junta.

Política de ajedrecista

Es otra cualidad que ensalzan de Bendodo. Su anticipación. Entiende la política como los grandes ajedrecistas. Va dos pasos por delante. Siempre tiene en el horizonte todos los escenarios posibles. Tiene olfato y cintura política. Ha tendido puentes con los expresidentes de la Junta de Andalucía, condenados en el caso ERE, y copiado para su gestión en la Junta lo mejor de aquellos años de mayorías absolutas del PSOE. Sin complejos. Cultiva amigos periodistas, oficio al que se dedica la madre de sus dos hijos. Ellos son su debilidad, como su padre Sentob Bendodo Cohen, un conocido abogado de Málaga, a quien adora. Su progenitor, de origen sefardí, nació en Larache (Marruecos), como su madre, Estrella Benasayag. Bendodo es judío, aunque no es practicante. "En el retrato malo que hacen de él siempre dicen eso de 'es muy judío', el duro, el poli malo, el ambicioso, pero Elías es leal y basta preguntar a sus colaboradores para saber como es de verdad, porque él entiende la lealtad como un principio inquebrantable y los suyos, saben que siempre está ahí", señala alguien que lo conoce desde hace décadas.

Se las tuvo con Pablo Montesinos, el leal a Pablo Casado, diputado por Málaga, y no le ha dado tregua. Pero con sus leales llega hasta el final. Lo ha demostrado en la composición del Comité Ejecutivo Nacional, donde ha colocado como vocales a las dos personas que se jugaron el tipo por él y Moreno en Sevilla frente a Génova y perdieron el pulso con Teodoro García Egea. El alcalde de Carmona, Juan Manuel Ávila, y el que iba a ser candidato a la alcaldía de Sevilla, Beltrán Pérez. "No deja a los suyos tirados". De camino deja claro que aquel pulso lo perdió, pero la victoria final fue suya. Bendodo fue enemigo mortal de García Egea, aunque el murciano siempre admitió que era un tipo listo. Con él salía a correr, aunque luego se peleasen para evitar que Génova pisara territorio andaluz. El asalto en los congresos provinciales en Andalucía fue duro. El andaluz frenó la 'opa hostil' a Cs en Andalucía.

Se aficionó al 'running' para salir a hacer marcha con Rajoy. Todo en él es política

Bendodo tiene una carraspera muy característica cuando habla en público. Si el asunto es difícil, tose más. Siempre tiene a mano el agua para tragar saliva. Ahora hace deporte. Hace diez años era un señor "gordito", recuerda alguien que lo conoce bien. Se aficionó al 'running' y salía a andar con Rajoy. Hizo boxeo, bicicleta y ahora Pilates. "Todo lo que hace tiene un objetivo político", señalan de él. No quiere pelotas alrededor ni gente que le regale el oído. Sabe hacer equipos. Busca colaboradores leales que le digan la verdad y no es nada sectario. Cultiva amigos y relaciones en todos los ámbitos. "Tiene tentáculos en todos sitios". Su capacidad de adaptación o su carácter camaleónico es eso, sabe buscar las ventajas hasta en las situaciones más adversas. Porque Bendodo se crece en los grandes problemas. Nunca muestra euforia cuando algo sale bien ni se le ve hundido cuando se le multiplican los frentes. Rinde mejor cuando el reto es más grande. El de llevar a Feijóo a Moncloa será el primero que haga sin cargo en una institución, en la oposición, y es el reto político más importante al que se enfrenta en sus casi tres décadas de trayectoria.

Cuando Elías Bendodo era presidente de la Diputación de Málaga y presidente del PP en esa provincia, un dirigente del PSOE, el partido que ocupó 37 años la Junta de Andalucía, se dirigió a él con cierta superioridad para explicarle que una cosa muy distinta era hacer oposición y otra gobernar. "Yo jamás he estado en la oposición", le dijo el dirigente malagueño con una sonrisa final para suavizar el golpe. La anécdota, que un alcalde presente en esa reunión recuerda con claridad, refleja bien quién es el flamante coordinador general del PP.

Partido Popular (PP) Málaga Diputación de Málaga Teodoro García Egea
El redactor recomienda