Es noticia
Menú
El Gobierno andaluz insiste en negar elecciones en junio: "Sería una temeridad"
  1. España
  2. Andalucía
VUELVE EL RUNRÚN DEL ADELANTO

El Gobierno andaluz insiste en negar elecciones en junio: "Sería una temeridad"

Una parte del PP vuelve a empujar con fuerza a Moreno para que no llegue hasta noviembre mientras que el PSOE trabaja ya con el horizonte de elecciones al empezar el verano

Foto: El presidente andaluz, Juanma Moreno, del PP, y el vicepresidente, Juan Marín. (EFE/José Manuel Vidal)
El presidente andaluz, Juanma Moreno, del PP, y el vicepresidente, Juan Marín. (EFE/José Manuel Vidal)

El ruido sobre las elecciones en Andalucía vuelve con fuerza. Ya había runrún pero la declaración del portavoz parlamentario del PP andaluz. José Antonio Nieto, dando por hecho que “la legislatura está agotada” y que es ya “una cuestión técnica” disparó los decibelios. El Gobierno andaluz, con PP y Cs en coalición, insiste en que “la vocación del presidente es agotar la legislatura”, es decir llegar a otoño, octubre o noviembre. En el núcleo duro del Ejecutivo autonómico aseguran que convocar ahora mismo unas elecciones, con una guerra a las puertas de Europa, un estallido social en la calle, la inflación desbocada y un deterioro económico grave, sería directamente “una temeridad”. “Cualquiera que convoque ahora mismo en mitad de una guerra es responsable de lo que pase”, insisten fuentes del Gobierno de Moreno. En la primera línea del gabinete del presidente la respuesta es clara ante la pregunta de si convocará tras el congreso del PP que arranca mañana en Sevilla: “No”.

Hay dudas sobre cómo medir quién pagará ese descontento ciudadano aunque todo indica, o al menos eso indican desde San Telmo, que el enfado y la indignación va contra Pedro Sánchez, como ocurrió con la gestión de buena parte de la pandemia, en la que los presidentes autonómicos salieron reforzados y se quedaron en un papel mucho más secundario y con menos desgaste.

Desde Cs en el Gobierno insisten en que la interlocución entre Juan Marín, el vicepresidente ‘naranja’, y el presidente Juan Manuel Moreno es fluida y que ambos están “convencidos” de que no cabe ahora mismo ese adelanto. La sombra de lo que ocurrió en Castilla y León es clara. “Esperemos que hayan aprendido en el PP”, insisten desde Cs, convencidos de que un adelanto empeoraría los resultados y darían aire a Vox. “La gente lo que quiere es certidumbre y lo que hay que dar es tranquilidad”, agrega otro consejero del Gobierno autonómico.

Parte del PP sí quiere adelanto

Pese al desmentido rotundo del núcleo duro de San Telmo, sede de la Junta, en el PP, andaluz y nacional, se dispararon este miércoles las especulaciones. Es evidente que hay una parte del partido que hace una lectura absolutamente contraria a esa que emana del Gobierno, aunque está claro también que la última palabra en este adelanto la tendrá el presidente de la Junta. Varios diputados del PP en el Congreso valoraban que convocar unas elecciones en Andalucía, donde confían en la solidez de Moreno y en un buen resultado para el partido, permitiría inaugurar por la puerta grande el nuevo ciclo del PP que arranca este fin de semana en Sevilla con la proclamación de Alberto Núñez Feijóo como nuevo líder. Hay quien además sí que ve una buena oportunidad para erigir al PP en “la opción fiable” y “lo que buscan los ciudadanos” cuando hay una crisis grave y corrobar la teoría que la propia portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, dibujó desde la tribuna: la de que el PSOE es el partido que provoca las crisis y las agrava y el PP el que viene a salvar a las clases medias de la ruina. Un discurso que centrará sin duda el argumentario electoral de Feijóo en un momento en el que la economía parece que decidirá las futuras generales.

La decisión de cuándo serán las elecciones es algo que tiene que decidir Moreno y su propio carácter, poco aventurero y poco amante del riesgo, indica que no tendrá nada fácil decantarse. Hasta que fueron las elecciones de Castilla y León, todo apuntaba a junio. Era la fecha que el presidente había trasladado que tenía en la cabeza por más que en su Gobierno seguían insistiendo, conforme al guion, en que iban a agotar la legislatura. El domingo 13 de febrero, con un PP muy lejos de la mayoría absoluta y en manos de Vox en Castilla y León, todo cambió radicalmente. Esa misma noche electoral desde el gabinete de Presidencia dejaron claro que iban a apurar al máximo posible.

Foto: El presidente saliente del PP, Pablo Casado (d), y el próximo líder nacional del partido, Alberto Núñez Feijóo (i). (EFE/Salvador Sas)

Semanas después, cuando el PP de Alfonso Fernández Mañueco dio entrada a Vox con tres consejerías en el Ejecutivo, en Andalucía volvió a la palestra el runrún de elecciones en junio. En esa ocasión fueron los propios diputados del PP en Andalucía los que comenzaron a deslizar que sería mejor no agotar y no dar tiempo a que Vox marque algunas políticas en el Gobierno castellaleonés o logre arrinconar al PP en esa comunidad. A Moreno no le interesa nada unas elecciones planteadas con la sombra alargada de que la candidata ‘in pectore’ de Vox, Macarena Olona, será su vicepresidenta. En Andalucía, todos los partidos asumen que las elecciones se juegan en el centro y que esa polarización no ayuda a Moreno, con una imagen de moderado.

Temor a la convocatoria conjunta

Hay otro factor que circula casi más en Madrid que en Andalucía y es la posibilidad de que Pedro Sánchez adelante y convoque elecciones en noviembre junto a las andaluzas si el deterioro actual no logra reconducirse. Eso es algo que en Moncloa niegan tajantemente, convencidos sin dudas de que Sánchez llegará hasta 2023. En San Telmo no quieren de ninguna manera esa coincidencia electoral. No solo les disgusta sino que les preocupa. Quieren elecciones andaluzas en solitario, con un debate sobre Andalucía porque temen que en un ring donde se incorpore el Gobierno de Pedro Sánchez todo se polarice aún más y Vox se refuerce frente al PP de Moreno. El Observatorio Electoral de El Confidencial ha confirmado en sus últimas entregas que Vox sigue disparado en las encuestas. Con datos preocupantes en Génova y señales de que Vox adelantaría al PP en unas generales en las ocho provincias andaluzas. Ya quedó por encima en cuatro en las últimas elecciones.

Habrá que ver cómo discurre el congreso del PP que se celebra a partir de este viernes en Sevilla y estar atentos a las señales sobre el adelanto electoral en Andalucía. Con la anterior cúpula de Pablo Casado y Teodoro García Egea hubo algunos roces por la convocatoria electoral, que querían adelantar el pasado noviembre cuando Vox y el resto de la oposición tumbó los presupuestos andaluces. Con esta nueva dirección fuentes próximas al barón andaluz admiten que no hay ningún problema de injerencias. “Ahora más que nunca sabemos que la decisión será de Juanma (Moreno). De eso no hay duda”, indica un dirigente provincial del PP andaluz.

El ruido sobre las elecciones en Andalucía vuelve con fuerza. Ya había runrún pero la declaración del portavoz parlamentario del PP andaluz. José Antonio Nieto, dando por hecho que “la legislatura está agotada” y que es ya “una cuestión técnica” disparó los decibelios. El Gobierno andaluz, con PP y Cs en coalición, insiste en que “la vocación del presidente es agotar la legislatura”, es decir llegar a otoño, octubre o noviembre. En el núcleo duro del Ejecutivo autonómico aseguran que convocar ahora mismo unas elecciones, con una guerra a las puertas de Europa, un estallido social en la calle, la inflación desbocada y un deterioro económico grave, sería directamente “una temeridad”. “Cualquiera que convoque ahora mismo en mitad de una guerra es responsable de lo que pase”, insisten fuentes del Gobierno de Moreno. En la primera línea del gabinete del presidente la respuesta es clara ante la pregunta de si convocará tras el congreso del PP que arranca mañana en Sevilla: “No”.

Partido Popular (PP) Juanma Moreno Pedro Sánchez Castilla y León Juan Marín Alberto Núñez Feijóo Parlamento de Andalucía
El redactor recomienda