Es noticia
Menú
Pérdidas millonarias y miles de empleos: dos años de bloqueo marroquí en el Estrecho
  1. España
  2. Andalucía
Preocupación en el Campo de Gibraltar

Pérdidas millonarias y miles de empleos: dos años de bloqueo marroquí en el Estrecho

El Campo de Gibraltar y Ceuta, obligados a buscar alternativas tras la suspensión del tráfico marítimo y el cierre de las fronteras terrestres

Foto: Vista de la entrada al parking Llano Amarillo del Puerto de Algeciras. (EFE/M.C.I.C)
Vista de la entrada al parking Llano Amarillo del Puerto de Algeciras. (EFE/M.C.I.C)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

"Pasó la pandemia, pero hoy somos el único sector de España con facturación cero y sin poder reabrir sus oficinas". "Cerraron la frontera y nos quedamos con una mano delante y otra detrás". Así resumen Manuel Triano y Karima Aomar Dadi, empresarios del sector turístico y la construcción en el Campo de Gibraltar (Cádiz) y Ceuta, el impacto del bloqueo de Marruecos dos años después.

El país vecino retomó las conexiones marítimas con otros países, pero no con España. Los ferris que conectaban Algeciras y Tarifa con Tánger llevan sin ofrecer sus servicios desde marzo de 2019 y las fronteras terrestres de Ceuta y Melilla siguen cerradas, impidiendo la recuperación de numerosos sectores a un lado y otro del estrecho de Gibraltar. Poco ayuda la reapertura recientemente del tráfico aéreo internacional, de la que no depende el territorio europeo más próximo a África.

Foto: Peñón de Gibraltar. (EFE/A.Carrasco Ragel)

En el Campo de Gibraltar, donde el flujo de pasajeros dejaba importantes beneficios durante todo el año, destacan las pérdidas millonarias de las navieras. La estación marítima de Tarifa, dedicada exclusivamente al tráfico de viajeros, lleva dos años vacía, y las agencias de viaje de la zona, cerradas.

"El impacto", plantean desde el sindicato CCOO, "ha sido brutal" tanto para los sectores de Autoridad Portuaria como para "subsectores", así como para las empresas auxiliares. Y es que cada escala de un barco genera "mucha riqueza" en la zona al margen de las navieras y las agencias de viaje: el empleo de prácticos, remolcadores, provisionistas, suministradores, hosteleros, compañías de alquiler de coches, gasolineras o touroperadores también depende de este puente a Marruecos.

"Quisimos pensar que se trataba de un problema sanitario, pero hoy se permite el tránsito desde otros puertos europeos y no desde la línea del estrecho de Gibraltar. La situación es igual en Francia que aquí, así que ya no hablamos de la pandemia, sino de un conflicto diplomático entre estados, y eso nos preocupa más", plantea Manuel Triano, secretario general de CCOO en el Campo de Gibraltar.

Foto: Reunión del ministro de Interior con representantes de la AUGC hace una semana. (AUGC)

El impacto económico es difícil de calcular, pero todos los afectados hablan de pérdidas millonarias y miles de empleos a un lado y otro del Estrecho. Solo la Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras ha perdido en estos dos años más de 40 millones de euros en tasas y otros conceptos. Tomando como referencia los datos de 2019, el Puerto de Tarifa ha dejado de mover a 3,2 millones de pasajeros y 414.000 vehículos; en la dársena de Algeciras, a pesar de que se mantienen las conexiones con Ceuta, las cifras se elevan a 6,8 millones de pasajeros y 1,6 millones de vehículos.

El último dato facilitado por las navieras plantea que estas empresas dejaron de ingresar entre 450 y 500 millones de euros solo durante la Operación Paso del Estrecho (OPE) del pasado año. La OPE es el operativo coordinado entre España y Marruecos para regular el paso de los ciudadanos marroquíes de toda Europa coincidiendo con sus vacaciones. Únicamente, en el verano de 2019, cruzaron el Estrecho 3.340.045 pasajeros y 760.215 vehículos que en 2020 y 2021 viajaron desde los puertos franceses o italianos, quedando también excluidas las dársenas españolas de Valencia, Málaga y Motril.

Un tercer año sin OPE sería "letal" para el empleo en la zona, aunque los empresarios prefieren ser optimistas. "Creemos que este año sí habrá OPE porque la pandemia está controlada en Marruecos y en España; el problema es el político, aunque se están manteniendo reuniones para solucionarlo", plantea Triano, presidente de la asociación de agencias de viaje del Puerto de Algeciras, quien asegura que las empresas afectadas del sector pueden aguantar solo unos meses más.

Foto: Control de billetes de pasajeros en el puerto de Algeciras (Cádiz). (EFE)

La Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras ha fijado como máxima "prioridad" para este 2022 el restablecimiento de la conexión con los puertos de Marruecos. "Tras estos dos años, la situación económica y laboral es muy preocupante para las empresas del sector. Esperamos que la situación de la pandemia permita una pronta reanudación de la actividad y que en próximas fechas tengamos buenas noticias al respecto", resume el presidente de la Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras, Gerardo Landaluce.

Desde CCOO, sin embargo, recuerdan que "el Gobierno de Marruecos es muy imprevisible" y piden inversiones directas, exenciones fiscales y otras medidas de calado: "En el Campo de Gibraltar llueve sobre mojado, con la incertidumbre por esto y por el Brexit, donde hablamos de otros 13.000 o 14.000 trabajadores afectados".

Ceuta se olvida de Marruecos

Al otro lado del Estrecho, el impacto por el bloqueo del país vecino es incluso mayor. Marruecos suspendió primero el porteo, que permitía que miles de marroquíes cruzaran la frontera española a diario para comprar materiales en Ceuta y llevarlos de vuelta como equipaje de mano. El comercio atípico —eufemismo bajo el que se englobaba esta actividad alegal y exenta de impuestos— generaba importantes beneficios en la ciudad, pero hoy las naves españolas donde se vendían las mercancías están completamente vacías y el Reino de Marruecos levanta en Castillejos, la ciudad más próxima al enclave español, un polígono industrial que las sustituya.

placeholder Varias porteadoras regresan a Marruecos desde Ceuta en una imagen de 2018. (EFE)
Varias porteadoras regresan a Marruecos desde Ceuta en una imagen de 2018. (EFE)

Con la pandemia llegó un nuevo golpe: Marruecos anunció el cierre total de sus fronteras con apenas ocho horas de antelación y aisló a la ciudad por la vía terrestre. La medida se mantiene vigente y el enclave se ha resignado a vivir al margen del país vecino, con efectos drásticos para su economía. El presidente de Ceuta, Juan Vivas, lleva meses denunciando esta "asfixia" y reclamando alternativas.

No hay porteadores ni visitantes, pero tampoco trabajadores transfronterizos, inmigrantes legales que trabajaban en la ciudad, pero regresaban a dormir a Marruecos. Llegaron a ser 4.000 y eran esenciales en sectores como la asistencia social, la albañilería, la hostelería o la fontanería. "No encontramos mano de obra especializada. Dependíamos de la de Marruecos, pero con el cierre de la frontera esos trabajadores han dejado de existir", explica Karima Aomar Dadi, presidenta de la asociación de la construcción de Ceuta. En estos dos años, muchos negocios han cerrado y la entidad ha perdido 37 de sus 60 empresas asociadas. "Los empresarios nos prestamos a los albañiles cualificados que quedan cuando acabamos los servicios; hemos perdido el 40% de la mano de obra", añade.

Una excepción "como se hizo en La Palma"

La ciudad autónoma es consciente de que necesita un cambio de modelo para sobrevivir de espaldas a Marruecos y el Gobierno central presentó el jueves el Plan Estratégico Integral de Ceuta, la herramienta con la que se abordará "una transformación estructural de la ciudad". De ese documento, que contará con la participación de la ciudadanía y se presentará en junio, depende el futuro y la viabilidad del enclave. Vivas reclama que se valoren cuestiones como la integración de Ceuta en el Tratado Schengen o la entrada en la Unión Aduanera.

Por su parte, Algeciras se agarra al tráfico de mercancías, que sí sigue operando con normalidad y ha mejorado sus resultados en los últimos dos años. Las conexiones de cargamento rodado con Tánger Med han crecido en los últimos dos años y suman 400.000 camiones por año.

Sin embargo, aunque muchas empresas han sobrevivido hasta ahora gracias a los ERTE, la crisis de los sectores afectados por el bloqueo de Marruecos se alarga y trasciende más allá de la pandemia. "El nuevo marco legal" tras la reforma laboral, plantea el secretario general de CCOO en el Campo de Gibraltar, "debería contemplar como caso específico, al igual que se ha hecho en La Palma, esta situación". El sindicato solicita, además, exenciones, bonificaciones y ayudas directas para las compañías implicadas, lo que permitiría mitigar el impacto del bloqueo.

"Pasó la pandemia, pero hoy somos el único sector de España con facturación cero y sin poder reabrir sus oficinas". "Cerraron la frontera y nos quedamos con una mano delante y otra detrás". Así resumen Manuel Triano y Karima Aomar Dadi, empresarios del sector turístico y la construcción en el Campo de Gibraltar (Cádiz) y Ceuta, el impacto del bloqueo de Marruecos dos años después.

Gibraltar
El redactor recomienda