Es noticia
Menú
El PP planea un congreso en Andalucía para coronar el tándem Feijóo-Moreno
  1. España
  2. Andalucía
ASÍ SE FORJÓ LA VÍA GALLEGA

El PP planea un congreso en Andalucía para coronar el tándem Feijóo-Moreno

"Alberto, la solución eres tú". El andaluz fue el primer barón en trasladar al gallego que era la "única salida" para el partido ante el conflicto más grave de su historia

Foto: Juanma Moreno Bonilla saluda a Alberto Núñez Feijóo en Sevilla. (María José López/Getty Images)
Juanma Moreno Bonilla saluda a Alberto Núñez Feijóo en Sevilla. (María José López/Getty Images)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

“La solución eres tú. El PP está ante el conflicto más grave de su historia y la solución eres tú, Alberto”. Fue el andaluz Juan Manuel Moreno el que se dirigió en estos términos al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en una conversación telefónica cuando, tras las protestas el domingo a las puertas de Génova, con la militancia encendida, no solo en Madrid, sino “en muchos territorios”, los principales dirigentes de la formación asumieron que la salida de Pablo Casado no tenía marcha atrás. Sus equipos, integrados por las personas de más confianza de ambos barones, se pusieron inmediatamente a trabajar.

Feijóo y Moreno han mantenido la comunicación abierta en todos estos días. El gallego ha hablado personalmente con poca gente. Moreno y Alfonso Fernández Mañueco están entre los barones con los que sí ha conversado. En realidad, el presidente andaluz no ha parado estos días. Desde el primer momento, hace una semana, ante el temor de que el conflicto entre Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado se enconara, los móviles no pararon de sonar.

"Eres la solución": la conversación definitiva entre Moreno y Feijóo fue el domingo

Las conversaciones cruzadas entre presidentes autonómicos, alcaldes y los principales cargos del partido han sumado minutos y minutos desde que estalló el conflicto, tras la publicación en El Confidencial de los movimientos de Génova contra la presidenta de Madrid. El presidente andaluz asegura que ha recibido decenas de llamadas, de dirigentes del PP, pero también "de empresarios y de organizaciones relevantes". La preocupación iba a más y la llamada definitiva a Feijóo se produjo el domingo. Le dijo que sabía que podía ser “doloroso” y que tal vez no estuviese en sus planes. El andaluz no actúa movido solo por un deseo personal, sino porque “la presión” es mucha. “No hay otra salida”, le dice.

Foto: El presidente de la Xunta de Galicia Alberto Nuñez Feijóo, a su llegada a la reunión con el presidente del PP Pablo Casado. (EFE/JJ Guillén)

El desenlace está escrito tras una semana agónica. Feijóo planea celebrar el congreso extraordinario en Andalucía, donde se busca con urgencia un espacio para albergar “a más de 3.000 personas” los días 2 y 3 de abril. “No hay nada cerrado”, insisten en el partido, pero es el plan, trasladar el nacimiento del nuevo PP de Feijóo a la comunidad andaluza. Hay dos mensajes en esa decisión. Uno, coronar el tándem del gallego y el andaluz, que fue definitivo, para que los barones tomaran las riendas buscando una salida a la grave crisis interna. Otro, acercarse a la región donde el partido se pondrá a prueba en las urnas, en octubre o noviembre, meses después del momento más crítico en su historia. “Es una decisión estratégica”, admiten fuentes de la formación.

El desembarco andaluz

El congreso todavía no está formalmente convocado, ocurrirá el martes en la junta directiva, y los populares quieren ser cautelosos y guardar las formas. En el PP andaluz rehúyen confirmar otro secreto a voces, Moreno tendrá mando en plaza en la nueva estructura del partido. Algunas voces dan por hecho que los andaluces ocuparán la secretaría general. Fuentes próximas al presidente de la Junta niegan que tenga por qué ser ese cargo. “No hace falta reivindicar nada ni exigir ningún cargo porque la sintonía con Feijóo es total. Entre él y Juanma [Moreno] hay una relación de amistad y confianza que va más allá de lo político”, señalan desde su equipo. Sin embargo, nadie duda del desembarco andaluz en Génova y de que los fieles de Moreno llegarán a Madrid, donde ahora no tenían ningún poder. Moreno estuvo en las últimas primarias con Soraya Sáenz de Santamaría, la relación con Pablo Casado ha sido cordial, pero la tirantez con el ex secretario general, Teodoro García Egea, siempre estuvo ahí.

Foto: El presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE/Xoán Rey)

El que está llamado a ser presidente del PP a partir de abril tuvo en Moreno y en el PP andaluz un impulso definitivo. A partir de esa conversación, Feijóo habló con otra figura clave, la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Su apoyo a que el presidente de la Xunta diera un paso adelante acabó de precipitar el despliegue de los barones en una operación para desalojar a Casado de la planta séptima de Génova. La dupla Galicia-Andalucía se convirtió en trío con Madrid, y con la Comunidad Valenciana y Carlos Mazón en la ‘vía Feijóo’ todo estaba más que hecho, confirman quienes tejieron estas alianzas.

Un amigo y un referente

“Feijóo sabe que, tras Galicia, tiene en Andalucía y en Moreno sus principales valedores en el PP y eso no hay que reivindicarlo porque es así”, señalan desde el partido en Andalucía. En el poco tiempo libre que el presidente andaluz ha tenido estos años desde que llegó a la Junta, se ha desplazado a Galicia para estar con Feijóo y este le ha devuelto las visitas en Sevilla o Málaga. Han estrechado una relación de amistad que ya existía. En Feijóo, admite siempre el andaluz, ha tenido un referente y alguien en quien apoyarse en este tiempo. “Entienden la política y el PP de manera muy similar”, señalan los suyos.

Moreno y Feijóo habían compartido un plan de salida para Casado "sin más dimisiones"

En gallego y andaluz se escribirá el futuro del PP y también se rubricó el epílogo de Pablo Casado. Lo cierto es que poco antes de responder a la oposición en la sesión de control en el Parlamento regional y subirse al AVE rumbo a Génova el pasado miércoles, Moreno era capaz de escribir letra a letra lo que acabaría pasando en aquella reunión que se alargó hasta cuatro horas y dio ‘La Madrugá’ al PP.

Foto: El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, atiende a los medios de comunicación este lunes, en Santiago de Compostela. (EFE/Lavandeira)

En las filas del presidente andaluz aseguraron que tanto Moreno como Feijóo querían dar a Casado la misma salida que había tenido Mariano Rajoy. Que diera su compromiso firme de que no habría hostilidades, se comprometiera a dar un paso a un lado y que entonces se caminaría hacia la Junta Directiva Nacional del día 1 de marzo para convocar el congreso extraordinario y montar una Comisión Organizadora que pilotaría la transición con personas de confianza del partido. Mientras que desde Madrid insistían en que el presidente gallego había pedido la dimisión de Casado esa misma noche, Moreno dijo a quien quiso oír que ese no era el camino y que Feijóo pensaba lo mismo que él. “Corazón y cabeza”, dijo al entrar en Génova el penúltimo.

Portavoz de la reunión

Sería el primero en salir. No por casualidad. Se lo dijo Feijóo. También conocía lo que iba a decir. Que respeto absoluto a los estatutos y al procedimiento y que, una vez que se abriera el congreso, cualquier militante podría presentarse. Los que escriben la historia desde este lado lamentan las “intoxicaciones” que señalan que los barones querían un golpe de mano y dejar a Feijóo como presidente esa misma noche. “Eso es sencillamente mentira”, apuntan fuentes próximas a Moreno. “Nunca nadie planteó algo así”, indican. Hubo tensión, cuatro horas donde se reprochó a Casado “el montón de enemigos” que García Egea había cosechado en los territorios, donde el presidente del PP recriminó a sus barones el silencio ante las protestas a las puertas de Génova, donde sí que se pidieron dimisiones, pero “Feijóo y Moreno lo habían hablado y lo tenían claro”. “De lo que menos se habló fue del espionaje o de la trama Ayuso”, admiten varios presentes.

Desde este lado niegan un intento de golpe de Estado y denuncian una "intoxicación"

Por eso, cuando en La Sexta comenzaron a trasladar que desde dentro se apuntaba a que los barones buscaban una entronización rápida del gallego saltándose los estatutos, la jefa de prensa de Feijóo, Mar Sánchez, que estaba sentada junto al de Moreno, Sebastián Torres, dio un salto y envió un wasap a su jefe. A partir de ahí, se sabe lo que pasó. Mandaron parar. Obligaron a poner los móviles sobre la mesa y cerraron un comunicado donde no aparece el nombre de Feijóo como candidato, aunque algunos barones consideraron que debía figurar. “Él no quería, quería cumplir los tiempos y los plazos, y Moreno estuvo siempre de acuerdo”, señalan algunos asistentes a aquel encuentro.

Foto: La sala donde tuvo lugar la reunión en Génova. (Reuters/Jon Nazca)

Tras el domingo de las protestas, los barones del PP tomaron las riendas y comenzaron a moverse. Había un almuerzo previsto con el presidente del PP al que nunca fueron convocados. El lunes, Casado y su todavía secretario general, Teodoro García Egea, seguían moviendo a los peones de su ejército, convencidos de que podían dar la batalla e, incluso, ganarla. Por Génova desfilaron cinco barones provinciales de Andalucía. Lógicamente, ni el de Málaga, Elías Bendodo, ni el de Huelva, de la cuerda de la secretaria general del PP-A, Loles López, fueron llamados. El de Cádiz consultó a la dirección andaluza y se le desaconsejó asistir. Esa noche hablaron Moreno y Casado porque el primero no quería una junta directiva el Día de Andalucía, 28 de febrero. Se movió al día 1.

Génova tocó a los presidentes provinciales en Andalucía, pero pinchó en hueso

Los presidentes de Almería, Jaén, Sevilla, Córdoba y Granada atendieron a la llamada de García Egea. Algunos directamente le debían su cargo, otros, además, como en el caso del granadino, tenían conexiones personales. El jefe de Gabinete de Casado, Pablo Hispán, que sería de los primeros en traicionarle y en salir públicamente a pedir la dimisión del secretario general y la convocatoria urgente de un congreso extraordinario, es granadino. Por los despachos de Génova estaban otros dos andaluces, el diputado por Almería Ramón Herrera, amigo personal de García Egea, y el diputado por Cádiz, Pepe Ortiz. Ambos han sido los escuderos de Casado en la comunidad en muchos momentos de tensión, incluidos los congresos provinciales de marzo de 2021 que abrieron una herida con la dirección nacional que nunca llegó a cicatrizar del todo. Las presiones de Génova no lograron romper el PP andaluz en dos mitades. Todos los presidentes que acudieron a la sede de la dirección nacional trasladaron la necesidad de un congreso extraordinario. Desde Andalucía les habían pedido que no se posicionaran públicamente. Ese día, ya por la tarde, se barajó una nueva dirección ampliada sin García Egea y con nombres de la región, pero ya había quien en el núcleo duro de Casado se había dado cuenta de que era tarde y de que todo estaba perdido.

El centro moderado

El tándem Feijóo-Moreno ya existía en el PP, donde ambos compartían, además de una importante amistad que se ha acabado de fraguar en los últimos años, una manera de entender el partido y la política muy parecida: centro, moderado, con señas de identidad propias pegadas al territorio y una incomodidad manifiesta frente a muchos de los postulados incardinados en la extrema derecha de Vox. Ese será el primer gran asunto que deberá resolver Feijóo, la relación con Vox en Castilla y León y después en Andalucía.

Foto: Feijóo. (EC Diseño)

“Con ellos nacerá un PP más moderno, más pegado a la sociedad, más con los pies en el suelo”, señalan fuentes próximas a Moreno. Si el andaluz quería hacer una campaña con ‘marca Juanma’, copiando a Feijóo, y en Génova ya había susceptibilidades, ahora ya no hay ningún problema. Ambos barones se entienden a la perfección. Moreno se ha mirado siempre en el espejo gallego y ahora “todo va a ser más fácil”. Los ánimos este jueves estaban remontando tras unos días muy negros, muy desesperados y francamente tristes para los dirigentes del partido, relatan ellos mismos.

“La solución eres tú. El PP está ante el conflicto más grave de su historia y la solución eres tú, Alberto”. Fue el andaluz Juan Manuel Moreno el que se dirigió en estos términos al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en una conversación telefónica cuando, tras las protestas el domingo a las puertas de Génova, con la militancia encendida, no solo en Madrid, sino “en muchos territorios”, los principales dirigentes de la formación asumieron que la salida de Pablo Casado no tenía marcha atrás. Sus equipos, integrados por las personas de más confianza de ambos barones, se pusieron inmediatamente a trabajar.

Juanma Moreno Partido Popular (PP) Pablo Casado Teodoro García Egea Isabel Díaz Ayuso Alberto Núñez Feijóo
El redactor recomienda