Es noticia
Menú
Las aguas residuales amenazan el valor medioambiental de los Baños de Popea
  1. España
  2. Andalucía
MEDIO AMBIENTE

Las aguas residuales amenazan el valor medioambiental de los Baños de Popea

La filtración de aguas residuales y la basura amenazan el valor medioambiental, patrimonial y climatológico de los Baños de Popea, el mayor símbolo de la Sierra de Córdoba

Foto: Vista del paraje de Baños de Popea. (EFE/Rafa Alcaide)
Vista del paraje de Baños de Popea. (EFE/Rafa Alcaide)

La filtración de aguas residuales y la basura amenazan el valor medioambiental, patrimonial y climatológico de los Baños de Popea, el mayor símbolo de la Sierra de Córdoba. El paraje, próximo al conjunto arqueológico de Medina Azahara, uno de los cuatro elementos que en la provincia cuenta con el título de Patrimonio de la Humanidad, es un punto de atracción para los senderistas, pero su estado de conservación es pésimo, según denuncian asociaciones ecologistas, que lamentan la falta de implicación de las administraciones. No son los únicos, el pleno del Ayuntamiento de Córdoba aprobó por unanimidad una moción con la que instó a todas las instituciones a garantizar la preservación del lugar.

Ubicado en el tramo final de los arroyos Bejarano y del Molino, este entorno conserva restos de un acueducto sobre el que Pancho Gamero, presidente de la Plataforma A Desalambrar, indica que puede situarse el nacimiento del primero de los arroyos. Además, vestigios de una fábrica de industria molinera de la época romana hacen que sea uno de los lugares más representativos de la sierra cordobesa, mientras que en el franquismo se convirtió en un pequeño refugio alejado de las miradas censoras. Pero en 20 años ha pasado de ser una poza natural de piedra caliza envuelta en vegetación con saltos de cuya fuerza se aprovecharon hace siglos los vecinos a padecer las consecuencias de las filtraciones de aguas residuales o la acumulación de basura, problemas que ahora se han agravado aún más.

placeholder Aguas residuales ensucian el enclave en el que se encuentran los Baños de Popea. (Cedida)
Aguas residuales ensucian el enclave en el que se encuentran los Baños de Popea. (Cedida)

Además, los Baños de Popea también tienen un importante valor para la regulación del clima. Favorecen la moderación de las temperaturas mediante un efecto de bajada de corrientes de la sierra al casco urbano con el que se generan ciclos de movimientos de masa de aire fresco cuyo efecto es suavizar por momentos las frecuentes olas de calor de la época estival. Pese a todo, plataformas ecologistas como A Desalambrar avisan: “Hay dejación de funciones por parte de las administraciones para conservar el entorno”.

Monumento natural

El pleno del Ayuntamiento de Córdoba aprobó el pasado 10 de febrero una moción con la que instaba a la Conferencia Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), a la Junta de Andalucía, a la Diputación y al propio consistorio a garantizar la conservación del espacio, regular los usos de la zona además de estudiar la posibilidad de que el enclave sea declarado Monumento Natural y por tanto obtenga el grado de protección ligado a esa figura.

En manos de la CHG, dependiente del ministerio de Transición Ecológica, está la elaboración de un Plan de Regularización de los usos no compatibles con el enclave y un Plan de Limpieza y Mantenimiento del lugar en colaboración con el consistorio para que no sean los grupos de voluntarios convocados por asociaciones ecologistas las que se encarguen de estas tareas.

Foto: Depuradora de aguas residuales de Villefranche-de-Lauragais, en Francia. EFE

En la Confederación no son ajenos a los problemas que acumula el paraje y de ahí las críticas de los proteccionistas ante lo que consideran es una dejadez de funciones. El pasado mes de septiembre, la entidad abrió un expediente sancionador tras haber analizado en verano la calidad de las aguas de los Baños de Popea y haber certificado que eran residuales. Además, el cauce del arroyo que suministra el agua se redujo considerablemente, dejando los acuíferos en niveles mínimos afectando a la flora y fauna del entrono. Entre las aves que anidan en la zona se pueden encontrar currucas, el ruiseñor, el búho chico o el mirlo.

Las competencias de la Junta de Andalucía son numerosas. Entre ellas, según asegura Pancho Gamero, está la de preservar la calidad del agua, vegetación y conservación de especies animales y también denuncia que no está haciendo lo suficiente para la conservación del paraje.

Foto: Manifestación a favor del planeta en Lisboa (EFE/ Manuel de Almeida) Opinión

Mientras, en la moción aprobada por el pleno del Ayuntamiento se instaba a la Junta a cumplir el Plan de Gestión del Espacio Natural de la Zona de Especial Conservación Guadiato-Bembézar al que pertenecen los Baños de Popea; así como su declaración como Monumento Natural, figura de protección recogida en la ley 4/1989 de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestre. Este es último es uno de los principales objetivos de A Desalambrar y otras entidades ya que consideran que los mecanismos que se puedan poner en marcha serán mayores.

“Si lo conseguimos entendemos que habrá mejores mecanismos para sostener el entorno y se acreditará mediante certificados que no se pueden cometer los hechos que están ocurriendo ahora, que son dañinos e inadmisibles”, defiende Gamero.

Por su parte, el Ayuntamiento de Córdoba se encargaría de diseñar un Plan de Gestión en colaboración con la Junta y la CHG para regular los usos del espacio. También los grupos instaban al consistorio a elaborar un plan de turismo sostenible, ligado a la riqueza natural e histórica del enclave, así como la restauración de los molinos árabes y del acueducto.

La filtración de aguas residuales y la basura amenazan el valor medioambiental, patrimonial y climatológico de los Baños de Popea, el mayor símbolo de la Sierra de Córdoba. El paraje, próximo al conjunto arqueológico de Medina Azahara, uno de los cuatro elementos que en la provincia cuenta con el título de Patrimonio de la Humanidad, es un punto de atracción para los senderistas, pero su estado de conservación es pésimo, según denuncian asociaciones ecologistas, que lamentan la falta de implicación de las administraciones. No son los únicos, el pleno del Ayuntamiento de Córdoba aprobó por unanimidad una moción con la que instó a todas las instituciones a garantizar la preservación del lugar.

Naturaleza Córdoba