Es noticia
Menú
La ONG que envía autotests del VIH a la España vaciada (pese a las trabas legales)
  1. España
  2. Andalucía
MÁS DE 600 PRUEBAS EN TRES MESES

La ONG que envía autotests del VIH a la España vaciada (pese a las trabas legales)

La asociación sevillana Adhara comenzó en 2020 a facilitar durante la pandemia la prueba rápida de detección del sida a distintos puntos de España donde hay difícil acceso médico, prejuicios y falta de concienciación

Foto: Además del autotest, la asociación remite información. (EC)
Además del autotest, la asociación remite información. (EC)

"Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que el VIH ha dejado de ser una enfermedad de contagio por vía intravenosa, para convertirse en una de transmisión sexual. Te puedes contagiar igual en un pueblo de Albacete o Cuenca, que en una capital. La probabilidad seguramente es menor, porque hay distinto volumen de población; pero si hay sexo, hay posibilidad". Alejandro Bertó ha realizado un curioso recorrido vital. Nació en Valencia, pero lleva 14 años asentado en Sevilla, adonde llegó para trabajar en Doñana y hacer el doctorado en Veterinaria. Pero la vida da muchas vueltas y, durante la investigación de un virus inmunosupresor que afectaba a conejos, entró en contacto con los inmunólogos del hospital Virgen del Rocío y su labor para asistir a los enfermos de sida. Ahora es gerente de Adhara. Una asociación de la capital hispalense especializada en la atención de pacientes con esta enfermedad que ha puesto en marcha un novedoso método para tumbar "barreras" en su detección: remitir pruebas de autodiagnóstico a cualquier parte del país y ayudar a los posibles contagiados de la España vaciada.

Bertó atiende la llamada de El Confidencial y en sus palabras se percibe la ilusión por un proyecto que nació durante la pandemia y no exento de dificultades y trabas burocráticas. Acostumbrados a atender a los usuarios en sus instalaciones, el confinamiento los obligó a "reaccionar" rápidamente para continuar su labor. "Era algo que llevábamos pensando desde hacía tiempo, porque hay dificultades de acceso a la prueba rápida debido a la dispersión geográfica, aún falta concienciación y persiste un cierto prejuicio hacia la persona que decide someterse a un test de detección y existen barreras económicas, ya que tiene un coste aproximado de 35 euros"; así que optaron por acelerar su proyecto y comenzaron a buscar financiación.

Foto: El doctor Bonaventura Clotet.

Pero se toparon con las trabas burocráticas. Cuando en 2020 pidieron financiación al Plan Nacional sobre el Sida se la denegaron porque "alguien del Ministerio de Sanidad desempolvó un Real Decreto de 1999" que limitaba el envío por correo de autotest a las oficinas farmacéuticas. "Lo que hicimos es establecer un convenio de colaboración con la farmacia con la que trabajamos, de forma que tenemos en ella a un voluntario que es el que recibe el pedido a través de Adhara, lo prepara y lo envía", señala el gerente de la asociación, que precisa que "nosotros no podemos meter la prueba en un sobre y enviarla". Ralentiza el proceso, pero son las normas.

Solventado este trámite, había que adquirir unas pruebas que no son precisamente baratas. En un primer momento, contaron con la colaboración de su fabricante, Mylan, que les aplicó un descuento a cada unidad; y después fueron los laboratorios ViiH y Gilead los que respaldaron la iniciativa incluyéndola en un programa internacional. En 2021 consiguieron fondos estatales, aunque "no representan ni un 15% del gasto del proyecto". Porque lo que nació inicialmente para sortear las restricciones de movilidad del confinamiento en la comunidad andaluza, un año después se extendió a Murcia y Extremadura y este 2022 han decidido ampliarlo a todo el país con el objetivo de tratar de llegar a esos puntos donde es más complicado conseguir estos test de autodiagnóstico.

"Te puedes contagiar igual en un pueblo que en una capital. Si hay sexo, hay posibilidad"

"Es una nueva forma de acceso a la prueba del VIH que complementa a las que ya desarrollamos las entidades y los sistemas sanitarios", explica Alejandro Bertó, que señala que la información que están recopilando de los usuarios está resultando muy valiosa para conocer la incidencia de la enfermedad en estas zonas y tumbar falsas creencias. "Te puedes contagiar igual en un pueblo de Albacete o Cuenca, que en una capital", porque, "si hay sexo, hay posibilidad".

Señala que en los últimos tres meses se han enviado 633 autotest a dos destinos muy definidos: por un lado, "ciudades y capitales de provincia donde no hay organizaciones específicas de detección y atención a pacientes con VIH, como Jaén o Almería; y por otro, pueblos del interior, de comarcas como el Valle de los Pedroches de Córdoba, la zona norte de Sevilla, la sierra de Huelva o la Serranía de Ronda en Málaga".

"La edad media de los solicitantes es de 22,9 años, pero la de las nuevas infecciones oscila entre los 30 y 33 años", apunta, para congratularse que 386 son personas heterosexuales —159 a mujeres y 227 hombres—. "Esto es muy importante porque significa que la población heterosexual está comenzando a coger las riendas de su propia salud sexual y es consciente de que hay que hacerse pruebas cada cierto tiempo". "Estadísticamente", prosigue, "el colectivo homosexual es el que más nuevas infecciones reporta todos los años, pero el heterosexual es el que tiene un mayor porcentaje de diagnósticos tardíos". El 80 frente al 50 de media española, un hecho que los expertos vinculan con la sensación de no sentirse población de riesgo, de vincular la enfermedad con gais y toxicómanos.

Esto provoca que únicamente sean conscientes de su realidad "cuando el Sida da la cara y su estado de salud se ha deteriorado". "Aun así, aunque tardan más tiempo, se recuperan", asegura el gerente de la asociación Adhara, que aprovecha para descartar que la aparición de nuevos tratamientos que cronifican la enfermedad haya podido derivar en una relajación de la sociedad ante un virus que en el pasado se cobró muchas vidas. "Ninguna persona que se infecta de VIH lo ha buscado", remarca.

Foto: Foto: iStock.

"El miedo sigue latente, pero no es una estrategia para evitar la infección, debe ser la educación. ¿Hay actualmente en los colegios y los institutos un sistema de que aborde la educación afectivo-sexual impuesta por el propio Ministerio y las Consejerías? No. Entonces tenemos a los adolescentes, en las edades más críticas, tomando decisiones desinformadas por un sistema que tiene abandonada su salud sexual", lamenta Alejandro Bertó, que considera necesario ofrecer un mayor número de métodos de prevención. "No se puede centrar todo en el preservativo", porque "es como si te tratara la tuberculosis con sales mercuriales". "Es un error seguir ofreciendo a la sociedad una sola herramienta para enfrentarse a un posible contagio de VIH".

La solicitud de los test es gratuita, pero conlleva la aportación de una serie de datos. En los últimos tiempos han registrado seis positivos tras los que se ha activado el protocolo establecido. "En Andalucía, les ponemos en contacto con las asociaciones de su provincia que pueden asesorarles, los derivamos a las Unidades Infecciosas del Sistema Andaluz de Salud (SAS) y también comunicamos al Plan Andaluz del Sida. En otras comunidades, les facilitamos información de entidades e informamos a la Coordinadora estatal del VIH-SIDA".

"Este proyecto surge para superar barreras y facilitar el acceso a la prueba del VIH"

Que el ciudadano deba facilitar una serie de datos —a los que se les aplica la debida ley de protección— tiene por objetivo realizar un seguimiento y poder ofrecerle recursos asistenciales adaptados a su situación, ya que "permite trabajar aspectos paralelos a la infección del VIH". Es lo que se hizo el año pasado con un usuario que "todos los meses nos pedía un autotest", así que, como su comportamiento denotaba la existencia de un temor, "le propusimos una cita para ofrecerle mecanismos para que pudiese disfrutar del sexo".

Este sistema ha posibilitado conocer que, por ejemplo, los ocupantes de pisos de estudiantes demandan este tipo de pruebas. "Se da muchas veces que piden cuatro test a nombre de personas distintas, con una edad parecida y con la misma dirección de remitente".

Foto: Ilustración: iStock.

Bertó, no obstante, precisa que no son invasivos con la intimidad de los solicitantes porque "este proyecto surge para superar barreras, facilitar el acceso a la prueba del VIH y proporcionar material preventivo", destinado este último —mayoritariamente— a población "muy vulnerable".

"Si en vez de señalar, señalar, trabajáramos en concienciar a la gente en que se haga pruebas cada tres o cuatro meses de Infecciones de Transmisión sexual (ITS), esto cambiaría radicalmente. ¿A que la gente se hace todos los años análisis para saber cómo tiene el colesterol? Hay que dejar de señalar y comenzar a trabajar", recomienda Alejandro como filosofía vital.

"Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que el VIH ha dejado de ser una enfermedad de contagio por vía intravenosa, para convertirse en una de transmisión sexual. Te puedes contagiar igual en un pueblo de Albacete o Cuenca, que en una capital. La probabilidad seguramente es menor, porque hay distinto volumen de población; pero si hay sexo, hay posibilidad". Alejandro Bertó ha realizado un curioso recorrido vital. Nació en Valencia, pero lleva 14 años asentado en Sevilla, adonde llegó para trabajar en Doñana y hacer el doctorado en Veterinaria. Pero la vida da muchas vueltas y, durante la investigación de un virus inmunosupresor que afectaba a conejos, entró en contacto con los inmunólogos del hospital Virgen del Rocío y su labor para asistir a los enfermos de sida. Ahora es gerente de Adhara. Una asociación de la capital hispalense especializada en la atención de pacientes con esta enfermedad que ha puesto en marcha un novedoso método para tumbar "barreras" en su detección: remitir pruebas de autodiagnóstico a cualquier parte del país y ayudar a los posibles contagiados de la España vaciada.

VIH Sida ONG Ministerio de Sanidad
El redactor recomienda