Es noticia
Menú
Vox consolida su crecimiento en el voto joven, punto débil del bipartidismo
  1. España
  2. Andalucía
UN CODICIADO CALADERO

Vox consolida su crecimiento en el voto joven, punto débil del bipartidismo

La extrema derecha compite de tú a tú con Podemos en la atracción de los nuevos votantes y afianza un 12% de sus apoyos en la franja de edad entre 18 y 24 años, la más volátil

Foto: Santiago Abascal. (EFE/J. Casares)
Santiago Abascal. (EFE/J. Casares)

El voto joven en España supondrá poco menos del 23% del censo cuando, a finales de 2023, se convoquen las elecciones generales; pero, aunque no sea por su peso, constituye un voto estratégico. Si hay un partido que haya encontrado un filón entre los llamados 'millennials', entre 29 y 39 años, y 'centennials', los menores de 28 años, ese es Vox.

Las elecciones de Castilla y León del 13-F volverán a evaluar a esta tendencia, pero los datos de las últimas generales, 2019, y las distintas encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) corroboran que la generación española de la crisis económica sigue siendo el principal caladero de los nuevos partidos, tanto de Unidas Podemos como de Vox, y que es ese electorado más joven el que más falla a los partidos tradicionales, PSOE y PP. En el caso de los nuevos votantes de derechas, la brecha generacional entre quienes se inclinan por Vox y no por el PP es especialmente llamativa. De hecho, la extrema derecha despega respecto al PP por esa bolsa de votantes más jóvenes. Si solo votaran esas generaciones Z o Y, Vox ganaría a su adversario en la derecha por goleada. El PP consigue en los últimos sondeos rebajar algo la edad media de sus votantes gracias a la absorción de votos de Cs; aun así, sigue estando en los 56 años, que son 55 en el caso del PSOE.

Foto: Abascal, García-Gallardo y Ortega Smith, en un acto en Valladolid. (EFE/Nacho Gallego)

Ya en las últimas elecciones generales, de noviembre de 2019, Vox dio un importante salto en la bolsa de votantes más jóvenes. Llamativa comparando la cita con las urnas de abril y la de noviembre. Si en la primera convocatoria electoral los votantes entre 18 y 24 años supusieron un 3,3% de sus votos, en noviembre la cifra subió al 12%. Igualmente, si en la primera cita los votantes entre 25 y 34 años eran el 6,6% de su electorado, en abril fue el 11,4. El porcentaje de votantes fue del 6,8% entre 45 y 54 años, 6,5% entre 55 y 64 años y 3,5% por encima de los 65.

La foto fija de esas últimas elecciones deja claro dónde está la base social de Vox. La tendencia se consolida atendiendo a las distintas encuestas del CIS. Aunque el voto joven fluctúa más que cualquier otro y Vox logra también ganar terreno entre los votantes más maduros, su base social sigue estando claramente inclinada hacia los más jóvenes. El partido de Santiago Abascal confirma que tiene "mucha fuerza" en el electorado más joven. "Incluso, por datos que tenemos, en población que aún no tiene edad de votar, cosa buena porque nos convertimos en una opción de futuro", señalan fuentes de la dirección de Vox.

El cambio desde 2015

El artículo de la politóloga Ana Salazar, “El voto joven: un voto estratégico con dificultades para los partidos políticos”, publicado por la Asociación de Comunicación Política ACOP en su último número, constata la fuga de votos hacia los nuevos partidos a partir de 2015 en detrimento de los partidos tradicionales. “Según el Barómetro del CIS del mes de noviembre, aunque la fuerza de los partidos políticos ha variado sustancialmente (Ciudadanos ha pasado a la irrelevancia demoscópica y Más País no termina de consolidarse como opción), en el caso de celebrarse elecciones generales, nos encontraríamos con un patrón parecido: a medida que avanza la edad la tendencia es votar bipartidismo, mientras que Unidas Podemos sigue manteniendo una base importante de voto joven y Vox alcanza una de sus cotas más altas en el voto de 25 a 34 años”.

Pablo Simón, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Carlos III, precisa que, mirando al conjunto de la población española, los jóvenes en general votan a la izquierda más; ahora bien, si miramos solo a la derecha, el partido que tiene más voto joven es Vox. “Ocurre igual con Podemos, en términos relativos tiene más porcentaje entre su electorado de voto joven. Realmente, no es que Vox sea el primer partido entre los jóvenes de toda España, pero desde luego sí que es el primer partido entre los jóvenes de la derecha. Es lo mismo que con la clase obrera. Se dice es que Vox tiene un voto obrero... A ver, los obreros en España votan mayoritariamente al PSOE, pero los obreros de derecha votan mayoritariamente a Vox; por eso, en términos relativos al total de su electorado, Vox tiene mayor porcentaje de obreros que el PP, pero no es su primera opción. Es desde luego una manera de crecer muy diferente a la que tenía Ciudadanos, que crecía más en edades medias, profesiones liberales, entornos urbanos...”, especifica Simón.

Foto: El presidente de Vox, Santiago Abascal. (EFE/Kiko Huesca)

Esa diferencia entre PP y Vox es también coyuntural, incide el profesor de la Universidad Carlos III, porque, si miramos a las elecciones de Madrid, la candidata popular, Isabel Díaz Ayuso, arrasó entre el voto joven. En esas autonómicas, el 39% del voto entre 18 y 34 años fue al PP frente al 11% que eligió a Vox. Una tendencia que no cumple la media en España.

Efectivamente, esto corrobora lo que subraya Salazar en su artículo sobre el voto joven, que “no se puede identificar a este colectivo como un grupo homogéneo porque en ellos influyen las mismas variables que en el resto del electorado: el género, la posición socioeconómica, el nivel cultural, la ocupación, el territorio, la ideología... incluso la edad”, porque votan de forma distinta quienes están más cerca de los 18 que de los 35, marcándose una línea divisoria entre los nacidos antes y después de los 80.

El secreto: Instagram y TikTok

Con todo, hay factores que ayudan a seducir al voto joven. Es algo que Vox, que maneja como nadie redes sociales como Instagram o TikTok, sabe bien. El lenguaje, los códigos y los canales de comunicación elegidos marcan la diferencia entre unos partidos y otros. “Los jóvenes perciben que los partidos tradicionales no les hablan a ellos, no se dirigen a ellos, no les conceden un espacio en la conversación pública de la cual se ven excluidos”, señala Salazar desde su experiencia en los grupos de discusión realizados en su consultora, Idus3.

Para los jóvenes, el lugar idóneo para informarse son las redes sociales. Existe una grieta generacional y eso se traduce en muchas ocasiones en una elevada desafección. Las personas entre 18 y 34 años siguen siendo las más abstencionistas en España.

Salazar concluye que la falta de miedo de los jóvenes a probar respuestas dentro de toda la oferta electoral, la necesidad de buscar nuevos representantes, nuevas ideas, nuevos partidos que se asemejen y recojan su visión de la realidad, que les haga sentir empatía, que es ‘uno de los nuestros’ y que finalmente se gane su confianza, es lo que inclina la balanza a favor de los nuevos partidos frente a los tradicionales. Y con todas las cautelas porque, si hay un voto volátil que fluctúe no solo entre partido, sino también entre bloques, ese es el voto joven.

Foto: Santiago Abascal y Juan García-Gallardo. (EFE/Nacho Gallego)

Si el PSOE en España quiere acercarse a los jóvenes con ofertas como el bono al alquiler y el PP, por ejemplo en Andalucía, recortar distancias con el electorado de menor edad con iniciativas como el bono transporte, los expertos avisan de que ese tipo de ofertas electorales no conquista a los electores de menor edad. “La recomendación es pasar de las promesas electorales a apostar por nuevos canales de comunicación, dedicando esfuerzo para adaptar los lenguajes y códigos propios de esas generaciones”, concluye este estudio sobre el voto joven en España. YouTube, Twich o TikTok marcan el camino.

En esa estrategia digital residió el aumento de voto joven de Vox en las últimas generales. Es, además, el secreto mejor guardado de Vox, capitaneado por el joven Manuel Mariscal. "Explicar cómo lo hacemos sería desvelar una estrategia que le gustaría conocer al resto de partidos", ironizan. El partido tiene 642.000 seguidores en su perfil de Instagram, 51.600 seguidores en TikTok. Por detrás le sigue Podemos, con 266.000 seguidores en Instagram y 244.300 seguidores en TikTok, donde llegó mucho antes que la extrema derecha, que se sumó a esta red cuando Twitter clausuró sus cuentas. Es el camino, advierten los expertos, para seducir a la Generación Z.

El voto joven en España supondrá poco menos del 23% del censo cuando, a finales de 2023, se convoquen las elecciones generales; pero, aunque no sea por su peso, constituye un voto estratégico. Si hay un partido que haya encontrado un filón entre los llamados 'millennials', entre 29 y 39 años, y 'centennials', los menores de 28 años, ese es Vox.

Partido Popular (PP) Extrema derecha Elecciones Madrid Instagram Vox
El redactor recomienda