Es noticia
Menú
La Costa del Sol, territorio PP: consolida su 'reinado' recuperando Torremolinos
  1. España
  2. Andalucía
El PSOE PIERDE UN NUEVO AYUNTAMIENTO

La Costa del Sol, territorio PP: consolida su 'reinado' recuperando Torremolinos

Los populares gobiernan en cinco de los siete municipios de uno de los principales motores económicos andaluces. Representan más de la mitad de la población de toda Málaga

Foto: Margarita del Cid, nueva alcaldesa de Torremolinos, junto al regidor saliente, José Ortiz. (EC)
Margarita del Cid, nueva alcaldesa de Torremolinos, junto al regidor saliente, José Ortiz. (EC)

Todo salió según lo esperado por el PP. A pesar de estudiar distintas estrategias, el PSOE no pudo impedir la moción de censura que le ha arrebatado la alcaldía de Torremolinos. Los populares recuperan un municipio que perdieron en 2015 tras gobernarlo ininterrumpidamente durante los 20 años anteriores. Un golpe duro para las filas socialistas, que supone un revés para su flamante secretario general en la provincia, Daniel Pérez, y cuya onda expansiva alcanza a las direcciones regional y nacional del partido. Porque no se puede olvidar que en este municipio, Juan Espadas pasó a liderar a la todopoderosa Ejecutiva andaluza y Pedro Sánchez sometió por completo al 'susanismo' y es un espacio clave para el argumentario de la formación.

Pero la recuperación de Torremolinos por parte de los populares tiene otra lectura: la constatación de que la Costa del Sol se ha transformado con el paso de los años en territorio PP. El partido gobierna, en la mayoría de los casos, de forma consolidada cinco de los siete municipios que componen uno de los principales motores económicos de la comunidad. Un repóquer de consistorios que suman más población que los otros 97 de la provincia de Málaga.

Foto: La nueva alcaldesa de Torremolinos, Margarita del Cid. (EC)

La presencia en el pleno de este lunes de dirigentes de los dos principales partidos evidenciaba la importancia de un relevo estratégico para ambos. El PSOE, al verse obligado a entregar la vara de mando a la candidata popular, Margarita del Cid, era consciente del desplome del hito que logró tras las elecciones municipales de 2015: arrebatar la supremacía del PP en la Costa del Sol.

Con varias alianzas que, dependiendo el caso, incluían a formaciones de extrema izquierda, Ciudadanos, independientes y tránsfugas, los socialistas se hicieron en distintos momentos con las varas de mando de Marbella, Mijas, Benalmádena y la localidad torremolinense; frente a unos populares que agrandaban su diferencia en Estepona hasta obtener uno de los mejores resultados de todo el país, retenían la mayoría absoluta en Fuengirola y mantenía a Francisco de la Torre al frente de la capital malagueña.

Tras las municipales de 2015, los socialistas arrebataron al PP la supremacía en la región

Este éxito del PSOE no se prolongó todo el mandato. Poco más de dos años después de los comicios, concretamente el 29 de agosto de 2017, Ángeles Muñoz regresaba como regidora marbellí tras un pacto con Opción Sampedreña (OSP) que desalojaba al socialista José Bernal. Una moción de censura que volvía a otorgar a su partido la supremacía en la Costa del Sol y que se ha reforzado notablemente con la recuperación de Torremolinos.

La cuádruple entente —con Ciudadanos, Vox y dos ediles no adscritos— “cumple con lo expresado por los torremolinenses en las urnas en 2019”, porque “aglutina más del 55 por ciento del voto emitido entonces, mandato que nunca debería haberse pervertido”, señaló el coordinador general del PP de Málaga, José Ramón Carmona, cuyas siglas han legitimado la moción porque Del Cid encabezó la lista más votada.

Foto: Espadas y Sánchez, durante el congreso que el PSOE andaluz celebró a principios de noviembre en Torremolinos. (EFE/Jorge Zapata)

Los populares dirigen desde este lunes Estepona, Marbella, Fuengirola, Torremolinos y Málaga; es decir, al 85% de la población de la Costa del Sol y el 56% de los 1.658.920 habitantes que, según el padrón de 2020, hay en la provincia. Es cierto que los casi 600.000 de la capital podrían tener un efecto distorsionador, pero la preponderancia del PP en las urbes es comprobable. En la actualidad, está al frente de 13 de los 19 municipios con más de 10.000 residentes, algunos situados en el interior o el cinturón metropolitano, como Antequera, Alhaurín de la Torre, Ronda, Alhaurín el Grande y Coín.

Lejos quedan los resultados obtenidos tras la mayoría absoluta obtenida por Mariano Rajoy hace una década, en los que la provincia se tiñó de azul prácticamente en su totalidad, pero no deja de ser una evidencia que la Costa del Sol se ha convertido en una garantía de votos pata el PP. Una comarca en la que el discurso socialista vive una curiosa paradoja: es aceptado en las elecciones generales, pero que no termina de calar cuando los ciudadanos deben elegir a su alcalde o alcaldesa.

El PP gobierna en 13 de los 19 municipios de Málaga con más de 10.000 habitantes

Esta circunstancia queda patente en localidades como Estepona o Fuengirola, donde sus máximos responsables, José María García Urbano y Ana Mula, respectivamente, se imponen con mayoría absoluta comicios tras comicios. Logrando una invisibilidad de la oposición que impide que arraiguen propuestas populistas. Como ejemplo, el primero obtuvo 21 de los 25 ediles en liza en las elecciones de 2019 y dejó a Vox en 584 votos.

Al margen de los análisis estratégicos y de resultados, más allá de las cuotas de poder perdidas o ganadas, lo que ha dejado en el aire la moción de censura de Torremolinos es la sensación de desconexión entre las representantes socialistas y la realidad local. Sus discursos pivotaron en gran medida sobre los mantras que a diario escuchan los ciudadanos en boca de los líderes nacionales de su partido, algo que parece contradecir el impulso municipalista por el que aboga Espadas desde que tomó las riendas del partido a nivel regional.

Las intervenciones que protagonizaron el alcalde saliente, José Ortiz, y su portavoz municipal, Maribel Tocón, orillaron los aspectos claves de su gestión municipal, sus éxitos y aciertos, para enarbolar la bandera arcoíris, azuzar el miedo a Vox y hablar de retroceso de derechos y libertades. Se percibió falta de autonomía en favor del argumentario, en ocasiones expresado de forma crispante.

Foto: Juan Espadas. (EFE/Daniel Pérez)

Los populares, por su parte, se enfrentan al reto de afianzarse de cara a las elecciones de 2023, afinar en su trabajo diario para sacudirse las acusaciones de estar siendo apoyados por la extrema derecha y sortear las previsibles facturas ideológicas que pasará Vox. Mientras transcurre el tiempo para comprobar si eso ocurre o no, este lunes desplegaron un discurso aséptico, enfocado en las primeras líneas de actuación y marcando alguna línea roja para desactivar los ataques del PSOE: “Seremos garantes de una tolerancia activista y militante”.

El omnipresente Elías Bendodo, valedor de Del Cid, y mano derecha del presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, vuelve reforzar su liderazgo a través de la fortaleza que ha logrado consolidar en su partido. Una jugada, la de la moción, que ha pillado desprevenido al secretario general del PSOE andaluz y ha amargado el estreno de su delfín en la provincia. Los populares ya deslizan que las encuestas para los próximos comicios mejoran notablemente sus resultados.

Todo salió según lo esperado por el PP. A pesar de estudiar distintas estrategias, el PSOE no pudo impedir la moción de censura que le ha arrebatado la alcaldía de Torremolinos. Los populares recuperan un municipio que perdieron en 2015 tras gobernarlo ininterrumpidamente durante los 20 años anteriores. Un golpe duro para las filas socialistas, que supone un revés para su flamante secretario general en la provincia, Daniel Pérez, y cuya onda expansiva alcanza a las direcciones regional y nacional del partido. Porque no se puede olvidar que en este municipio, Juan Espadas pasó a liderar a la todopoderosa Ejecutiva andaluza y Pedro Sánchez sometió por completo al 'susanismo' y es un espacio clave para el argumentario de la formación.

Política Partido Popular (PP) Pedro Sánchez
El redactor recomienda